Vivimos con el miedo de perdernos

Por María Fosado

 

Así como todos tenemos nuestra propia definición del amor, también la tenemos respecto a la muerte. Muchos le temen, otros la ven como el curso natural de la vida y otros más la veneran; y al final todo lo respeto.

Temo a la muerte porque si me va a llevar quiero que sea después de haber logrado todo lo que quería y no cuando ni siquiera me haya preparado para ese momento. Veo la muerte como el curso natural de la vida porque sé que yo también voy hacia allá.

Todos somos inicio de muchos caminos y cada uno de ellos tiene un propósito: el de regresar. La muerte ha de ser así.” —Daniela Rivera Z.

Por momentos me siento fuerte y valiente al decir que estoy consciente de que todos, incluyendo a los que más quiero y son lo más importante en mi vida, algún día morirán.

Pero qué sabré yo de pérdidas tan grandes si de los únicos dolores que he padecido en el alma han sido de relaciones que significaron algo muy profundo en mí y de personas que decidieron irse aun cuando yo no lo quería o incluso fui yo la que me fui.

Dejar ir es difícil, pero es más difícil no saber aceptarlo para afrontar la realidad.

“Porque cuando alguien a quien quieres se te va, intentas detenerlo con las manos, y esperas poder atrapar así también su corazón. Pero no es así…”— Federico Moccia.

Pensamos que si perdemos a alguien, nuestra vida ya no tendría sentido y que incluso se podría acabar simplemente porque no sabemos vivir sin esa persona con la que estábamos acostumbrados a convivir a diario.

Como no estoy para contar historias de desamores, sólo diré algo: vivimos en el miedo de perdernos a nosotros mismos más que perder a las demás personas.

Cuando me enojo con alguien a quien quiero con toda mi alma, de repente me viene a la mente la pregunta: ‘¿qué harías si se muriera?’ y la verdad es que me entra un miedo horrible porque es lo que menos quisiera que sucediera.

Por otra parte, eso me ayuda psicológicamente a pensar que debería dejar mis enojos porque no somos eternos en esta vida, porque debería pensar más las cosas antes de actuar y también a valorar a quienes están conmigo.

Nos da miedo pensar en el después de alguien, nos da miedo imaginar que lo que queremos o a quienes queremos se nos puedan ir por una u otra razón y porque no somos conscientes de que lo único que tenemos es el presente.

Leyendo un libro sobre miedos, aprendí que el miedo que tenemos a la muerte es como un mecanismo de defensa ante situaciones que necesitamos resolver; tememos a la muerte porque sabemos que aún hay cosas que nos faltan por hacer en este mundo y no podemos o no queremos irnos sin antes haberlas concluido.

Pero entonces ¿qué sucede con aquellos que ya no están y aún tenían muchas cosas que vivir y hacer? En realidad las cosas que todavía tenían que hacer eran de acuerdo a los ojos y expectativas de los demás, porque cuando alguien muere es, porque a pesar de haber dejado cosas inconclusas, se fue cumpliendo su misión de vida.

En casos y temas como éstos, no me gusta ejemplificar, porque entiendo el dolor ajeno, también porque puede haber alguien que me está leyendo y tal vez esté sufriendo en estos momentos.

Lo único que puedo decir es que definitivamente cuando alguien se va y también cuando nosotros decidimos irnos, no volvemos a ser los mismos.

Creo que en vez de pensar en el miedo que me provoca el saber que en cualquier momento uno puede dejar de estar, debería tomar acción de lo que sí está sucediendo y aprovechar el momento.

Sé que esas frases motivacionales de ‘Vive el presente, sólo se vive una vez, carpe diem‘, ente otras, ya nos las sabemos. Pero ¿acaso de verdad las aplicamos? Siempre nos la pasamos preocupados por el futuro, sufriendo por el pasado y el presente sólo lo vivimos cuando nos conviene. Cuando nos la estamos pasando genial en la fiesta o en momentos que nos llenan de emoción y después de eso nos desconectamos y ya no prestamos atención a las cosas simples de la vida que son las que más cuentan.

Y ahora que he mencionado esto último, les recomiendo ver la película About time, o Cuestión de tiempo con Rachel McAdams, que justamente habla acerca de la muerte y de vivir el momento.

Aquí el tráiler [https://www.youtube.com/watch?v=a2ZPebMXWKQ], y si la han visto dejen sus comentarios al final del artículo.

Entonces ¿tú qué vas a hacer para que el tiempo no se te vaya en vano? ¿Qué será de tu vida después de que ese alguien se vaya?

Aprovechemos la oportunidad de tener con nosotros a quienes queremos. Yo sé que nos peleamos con ellos, también sé que los problemas son a diario y que existen personas que son mucho más complicadas que nosotros mismos, que por momentos las queremos mucho y que a ratos ya no las soportamos; pero que son demasiado importantes en nuestras vidas y que a pesar de todo seguimos juntos.

No esperes a que la vida te sorprenda sin haber vivido lo que aún puedes en el presente. Y cuando sientas que no puedes más, recuerda que nada es para siempre y que las oportunidades sólo una vez en la vida.


Imagen: https://www.flickr.com/photos/alessioalbi/

Comentarios

Comentarios