Un problema obviado

Por Brandon Ramírez

 

El tema de los movimientos migratorios ha sido una constante en la historia de la humanidad. El último par de años, los exiliados que fueron recibidos principalmente en la Unión Europea, y el discurso xenófobo y con ciertos tintes antinmigrantes estuvo presente en la campaña presidencial estadunidense, quizá ocuparon mucho del espacio de discusión sobre el mismo.

Para nuestro país, cuyo flujo principal es hacia Estados Unidos, el segundo de esos temas nos afecta de forma más directa. Tan es así, que cuando aquí se habla de migración muchos obvian que algunas personas provenientes de Centroamérica no buscar llegar a nuestra frontera norte, sino que México es su destino y en general, se considera a todos estos migrantes como en tránsito, en lugar de cono inmigrantes.

Puede que esas ideas y preconcepciones nos hagan obviar muchas más cosas implícitas a las migraciones. El flujo hacia Estados Unidos está establecido y hay una comunidad tan amplia de mexicanos en algunos estados que el choque cultural puede no ser tan abrupto, pero no es en todos los casos.

En 2005 Fernando León de Aranoa escribió, dirigió y produjo la película “Princesas”, que ejemplifica parte de estos fenómenos en su país, España. Dicho sea de paso, ese país es el destino más recurrido por mexicanos en Europa, aunque con un perfil sociodemográfico distinto al que decide migrar a Estados Unidos.

La película muestra muchas de las características que se vive en muchos de los grandes flujos migratorios del mundo. Específicamente, el flujo que sigue existiendo de Latinoamérica (específicamente en este caso de República Dominicana) a España. La historia se centra en dos mujeres, una española y una migrante dominicana y los problemas que rodean a la migración como fenómeno.

La solidaridad entre migrantes es una constante y gracias a ésta se tejen redes migratorias, es decir, recomendaciones y apoyos entre las personas para por ejemplo, correr la información de dónde rentar cuartos, e incluso quién podría conseguir papeles para legalizar la estancia. En este sentido, existen lugares y establecimientos destinados a los latinos en España, lo que muestra la presencia de estas comunidades en dicho país, que es visto como un mercado atractivo para vender comida o ropa. Así mismo los establecimientos para comunicar a los migrantes a su país de origen.

Otro fenómeno que se hace presente es el choque cultural entre el migrantes y quienes conviven con él. Algunos españoles ven a las migrantes, en este caso, como las causantes de la reducción de su trabajo, lo que genera antipatía contra ellas. El desconocimiento mutuo del contexto social en que se vive, crea prejuicios e ideas erróneas sobre el otro. El trato cercano genera un entendimiento de la situación del otro, que puede o no generar empatía.

Un tema no tratado más que de manera superficial en la película, es que algunos patrones de comportamiento vividos como normales en América Latina, como puede ser escuchar el radio o televisión a volumen excesivo apelando a que ‘en mi casa hago lo que quiero’, puede causar problemas en sociedades distintitas como las europeas, donde estas prácticas son mal vistas y censuradas e incluso castigadas con la ley.

La presencia de migrantes con necesidades como el dónde vivir, genera prácticas propias como las camas calientes. Los migrantes, al ser costosa la estancia en España, comparten el cuarto entre dos o tres familias, turnándose en periodos de 8 horas para poder habitar el cuarto-habitación.

La falta de trabajo puede desviar la idea principal y aceptar trabajos informales, ilegales o precarios. En la película vemos cómo la prostitución es un negocio en el que muchas migrantes se integran. La violencia a la que es expuesta, la sorpresa al encontrarse un sistema de seguridad social universal que atiende incluso a migrantes ilegales de manera gratuita, son parte de las vivencias que una de las protagonistas enfrenta.

Puede que sus condiciones de vida no sean mejores que en República Dominicana, pero la idea de conseguir dinero para mandar a su hijo, es el motor que la mantiene en el día a día. La idea de reencontrarse con su familia, ya sea en España o Dominicana, está presente ante cada acción que emprende.

Igualmente puede que la migración hacia México no suponga un gran alto en la calidad de vida de las personas que optan por este destino por la cercanía, o la cada vez mayor dificultad de llegar a Estados Unidos. El choque cultural también puede que no sea mayúsculo, ya que además del idioma hay cierta heterogeneidad en lo fundamental, aunque la violencia, corrupción e inseguridad en todo sentido a la que tanto en su país de origen como en el nuestro son una constante, sí que debe suponerles un gran reto en cuanto a la adaptación. De igual forma el hecho de que institucionalmente parece obviarse que su estancia aquí en muchos casos es con una idea de permanencia, no de tránsito, lo que impide crear apoyos ante un problema que no se considera existente.


Imagen: https://www.tes.com/lessons/boFKZdrkHqhsRw/science-birds

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.