Un poco de psicomagia para entender la vida

Por María Fosado

 

Aquél que no haya leído alguna vez en su vida un libro de Alejandro Jodorowsky, no sabe de lo que se ha perdido.

Muchos pensarán que se trata de alguien como Jorge Bucay, quien se dedica a escribir libros de psicología y superación personal que podrían considerarse aburridos para aquellos que no les interesan esos temas, pero que para otros les parece fascinante poder saber cómo comprender la complejidad del ser humano y mejorar sus relaciones personales.

A todos nos gustan los actos de magia. Hay quienes creen en las criaturas mitológicas y son fanáticos de las creencias nórdicas, y unos cuantos que creen en los brujos, a quienes se les ha etiquetado como una especie de gitanos que van por la vida tratando de comunicar el futuro de las personas cuando se les consulta.

Pero aquí vamos a hablar de magia y lo que encontrarás en el libro de “Psicomagia” de Alejandro Jodorowsky. Así como lo explica en su libro, los brujos o curanderos son aquellas personas que utilizan métodos y remedios naturales, como manojos de hierbas y agua bendita para practicar “limpias” del cuerpo y del aura.

Los médicos profesionales desprecian estas prácticas puesto que para ellos, la medicina es una ciencia que trata de encontrar el remedio preciso para cada enfermedad, y que no se propone curar el alma, sino el cuerpo. Los curanderos desarrollan técnicas personales y hechizos que funcionan a través de la fe que se les tenga para que puedan ser efectivos.

Alejandro Jodorowsky, tras conocer durante su estancia en México todos los rituales que realizan los curanderos, decidió crear la “psicomagia”, que se basa en la compresión del consultante y no tanto en cuán supersticioso sea. Esta técnica consiste en que el consultante debe saber el porqué de cada una de sus acciones y el psicomago se convierte en su consejero, al mismo tiempo que el paciente se vuelve su propio sanador.

Pero, después de esta introducción, es importante saber quién es Jodorowsky. A palabras de Gilles Farcet, describe a Alejandro Jodorowsky como “un acto psicomágico ambulante.”

Dramaturgo que ha marcado la historia del teatro, tarólogo que ha dejado a más de uno boquiabierto, nunca teme poner sus propias enseñanzas en tela de juicio con una buena dosis de humor. Lo que Jodorowsky considera como una verdad, es que nosotros escogemos nuestro destino por adelantado y nada de lo que nos sucede es fruto del azar. En la psicomagia, le corresponde al inconsciente descifrar la información transmitida por el consciente.

El acto psicomágico que Alejandro Jodorowsky realizaba era a través de un estudio, tipo interrogatorio, que hacia a el consultante para conocerlo a detalle, entonces comenzaban a salir “los trapos sucios”. Después de esto, el tarot lo ayudaba a sacar a la luz los secretos inconfesables, pues hay que mencionar que las personas solemos decir medias confesiones. Es decir, nos guardamos la mejor parte de las verdades para confesarlas después.

La vida nos enseña la verdadera naturaleza de la vida. Cuando vives el ahora, ese instante parece real pero después se convierte en un recuerdo y las imágenes de éste son iguales a las de los sueños. Los sueños se van haciendo realidad, como la realidad se va convirtiendo en sueño. Todo lo que soñamos se acaba haciendo real.

Las 4 leyes de la magia:

  • Querer: Si tú no quieres, no avanzas y te estancas.
  • Osar: Hay que hacer frente a los cambios que producirá la curación.
  • Poder: Hay que ser uno y hacer cosas. No luchar contra uno.
  • Callar: No necesitar presumir lo que sabes que eres.

Este último, me recuerda a una de mis escenas favoritas de la película La vida secreta de Walter Mitty, en la que Walter Mitty, protagonista de esta historia, decide salir de su zona de confort y encontrar a Sean O`connell.  Cuando lo hace, lo ve tratando de captar la foto del “leopardo de las nieves”, pero al final decide no hacerlo y pronuncia la siguiente frase: “Las cosas bonitas no buscan llamar la atención.”

Y en el caso de la ley número 4 sobre la magia que propone Jodorowsky, creo que no hay necesidad de “presumir” lo que los demás saben que eres cuando tus acciones e intenciones hablan por ti mismo.

El mundo está lleno de personas que desean realizar sus sueños sin esforzarse demasiado. No basta con soñar, hay que merecer.

La psicomagia no pretende ser una ciencia, sino una forma de arte que posee virtudes terapéuticas. La mayoría de la gente, prefiere sacar el monedero y pagar por que alguien haga algo por ellos, en vez de tener fe en sí mismos y creer que pueden cambiar sus situaciones.

Si existe verdadero deseo y también confianza, todo es posible. Lo que importa es que la persona realmente desee cambiar.

Queremos cambiar nuestra realidad actual y muchas veces pensamos que es muy difícil lograrlo o que es imposible, simplemente porque vivimos amarrados a nuestras dificultades.  Salir de éstas, implica modificar la relación que tenemos con nosotros mismos y con todo nuestro pasado. Unos le llaman locura, pero hay quienes creen que esto es creer en lo invisible para que pueda convertirse en la realidad que uno desea.

Existen otros títulos que son bastante interesantes de leer acerca de este autor. Incluso puedes encontrar en sus redes sociales, frases llenas de verdad, misticismo y que seguro te harán reflexionar.

Si ya has leído alguno, te invito a compartir tu opinión en los comentarios de este post.


Imagen: https://www.flickr.com/photos/126761679@N07/

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.