Un escándalo

Por Teolinca Velázquez

Una de las personas en las que más confiaba me dijo: “Cállate, no hagas un escándalo”.

Una de las formas con las que se ha establecido el orden social que conocemos es mediante el miedo al escándalo, al “qué dirán”. Todavía hasta hace algunos años el ideal de la familia mexicana perfecta era intocable; los niños no podíamos llorar en público porque esto significaba evidenciar a nuestros papás como unos malos padres. Todavía la generación millenial se crió con la famosa frase: “Ya verás cuando lleguemos a casa”; el mensaje es claro: que los trapos sucios se lavan en casa.

A nivel nacional tenemos y hemos tenido, por lo menos desde que se consolidó el sistema presidencial como lo conocemos actualmente, la misma dinámica. El Presidente, un padre autoritario y la nación, una madre abnegada que repite las mismas mentiras una y otra vez: “No es cierto que tengamos los primeros lugares en violencia”, “No es cierto que tengamos tanta pobreza en país”, “La crisis está en nuestras cabezas”. Siempre mintiendo, siempre ocultando lo vergonzoso, siempre barriendo el polvo hacia abajo de los muebles. Cuando las nuevas generaciones, cansadas y hartas del silencio engañoso, levantamos la voz, nuestra madre abnegada nos pregunta: “¿Ustedes qué hubieran hecho?”

Como mexicanos tenemos todavía tan arraigada esta creencia de que lo malo tiene que ocultarse, que cuando aparece una joven muerta en Ciudad Universitaria, nos escandalizamos más por el hecho de que quienes protestaron por su muerte hayan rayado las instalaciones universitarias; nos parece inconcebible, reprochable, escandaloso, mientras que el verdadero escándalo es que la violencia ya haya llegado a territorios universitarios; un escándalo es que la Universidad se vea involucrada con dos asesinatos en menos de una semana; un escándalo es que los crímenes se estén resolviendo tan lentamente; un escándalo son las declaraciones que hicieron las autoridades acerca de la vida de Lesvy; un escándalo es que tengamos la mente tan podrida como para creer que el problema son las letras pintadas.

Que se levante la voz, que se pinten todas las paredes si esto es necesario para acabar con la mentira, con la sumisión y con el miedo. Quizá en términos de justicia no pueda lograrse aún gran cosa pero alzando la voz se puede contribuir a erradicar esta cultura de abnegación que tenemos, haciendo escándalos podremos decirle al país y decirle a la autoridad la verdad que tanto temen; en este caso, alzando la voz se puede exclamar una verdad temida por Rectoría: que la violencia ha llegado a Ciudad Universitaria e irá en aumento; que tan poca seguridad hay que pueden asesinar a cualquier persona en cualquier momento, que están amaneciendo cadáveres en territorio universitario, que en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales las chicas ya no estamos seguras ni en el baño, que para caminar por el Circuito Mario de la Cueva después de la noche debemos irnos en grupo por temor a ser asaltadas o peor, violadas. Nos piden que no hagamos un escándalo por todo esto, cuando el verdadero escándalo que sucedan estas cosas dentro de una Institución que existe por y para los estudiantes.

El lado negro de las cosas es que si nosotros alzamos la voz, la autoridad entiende que para solucionar esto hay que aumentar la vigilancia dentro del campus universitario y por ello se justificará la intervención de la autoridad gubernamental dentro de autonomía de la UNAM; ¿No será más bien que este aumento de violencia en CU responde realmente a una estrategia para acabar con nuestra autonomía? Así como poco a poco se han ido alterando tanto la matrícula universitaria como los criterios de aceptación que han ido convirtiendo a la sociedad estudiantil puma en un grupo de estudiantes aburguesados y apáticos, ¿no será que estos crímenes junto con la presencia de gente extraña y violenta responden a un plan maquiavélico para que paulatinamente nos vayamos convenciendo de que es necesario que intervenga la autoridad estatal o hasta federal para terminar con nuestra autonomía universitaria puesto que ésta ya no nos parece efectiva?


Imagen: https://divaguemosjuntos.files.wordpress.com/2014/12/silencio.jpg

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.