Un buen año para los hobbies

Por Brandon Ramírez

A veces, para distraer nuestra mente de las preocupaciones y problemas que nos rodean (¡vaya que este año tuvo los suyos! tanto sociales como naturales), aunque sea por un rato, recurrimos a nuestros hobbies favoritos, que bien puede ser ver series, películas, leer, escuchar música, practicar algún deporte o jugar, se tenga la edad que sea. Este año fue, para quienes disfrutamos de la industria de los videojuegos, uno muy llamativo por los productos que salieron al mercado. Tanto apelando a la nostalgia, con la vuelta de juegos como Crash, Sonic o la estética de Cuphead, como con nuevas apuestas o títulos de sagas clásicas que han revalidado el nombre de las mismas.

Teniendo unos años con predominio de Sony y Microsoft, tanto con PlayStation como con las PC y Xbox One, la vuelta al primer plano de Nintendo con su Switch, refrescó el abanico de opciones para disfrutar de este hobbie de una forma distinta (la recién Xbox One X sigue en la línea de sus predecesoras de apostar por un hardware más potente que la competencia), pudiendo pasar de la TV al modo portátil en un segundo y llevar contigo juegos de máxima calidad a donde sea, de la mano del nuevo título de la saga The Legend of Zelda, que se pospuso para coincidir con este lanzamiento, obteniendo en muchos sitios especializados calificaciones de 10, y que algunos como Edge se aventurasen a etiquetarlo como el mejor juego de la historia, algo muy difícil de ver.

Ese mismo mes el juego Horizon Zero Dawn se puso a la venta en PlayStation, entrando en las ternas de casi todos los sitios web de videojuegos para competir con el nuevo Zelda por el mejor juego del año. En PC, se pudo jugar como acceso anticipado PlayerUnknow’s Battlegrounds, que revolucionó el catálogo de juegos competitivos, en especial de shooters y rompió todos los pronósticos de ventas.

Los siguientes meses siguieron irrumpiendo juegos como, Metroid: Samus Returns, Yooka Laylee que aspira a mover la nostalgia con juegos clásicos como Banjo Kazooie, Super Mario Odyssey, que nuevamente volvió a llenarse de dieces en los sitios especializados, Pokémon Ultra Sun/Moon,  Resident Evil 7 que revivió esta saga retomando el camino del que para muchos se desvió en sus 2 lanzamientos previos, NieR: Automata, Persona 5, Hellblade, Cuphead  y un largo etcétera.

La vuelta a la primera línea de la industria de Nintendo con un concepto nuevo como una consola híbrida, tras el fracaso que supuso su Wii U, acompañado de dos juegos con dieces casi unánimes, sin duda fue una sacudida agradable a este mundo, en especial para quienes somos consumidores de los juegos de esta empresa y que disfrutamos de sus sagas. Xbox One X, la consola más potente jamás desarrollada, si bien no puede competir con PC construidas para tener “potencia” de sobra, si que eleva el listón para quienes desarrollan juegos en consolas aspirando al realismo y las texturas súper definidas.

En lo personal, me cuesta trabajo recordar otro año en que haya disfrutado de tantos juegos que me dejaran un sabor muy agradable, con ganas de rejugar y completar al 100 por ciento. La competencia entre desarrolladoras de videojuegos, y creadoras de hardware, beneficia a quienes nos gusta y consumimos estos productos.

Como todas las industrias también tiene sus rasgos polémicos. Las últimas semanas el gran tema en este mundo fue el de los gobiernos en Europa que buscaban regular algunos mecanismos de pagos dentro de algunos juegos, asociados a cajas de contenido aleatorio, por ser prácticas muy parecidas a las apuestas dado su carácter azaroso, y que obligó a Disney/EA, por las críticas que su uso en el juego Battlefront 2, a cambiar al menos temporalmente el contenido de dichas cajas para no inclinar el juego en favor de quienes las consumen en demérito de quienes no.

Es poco probable que estos mecanismos de financiación cambien, pero en general, sólo afectan a un tipo específico de juegos, los orientados a la pura experiencia online (aunque puede que sea el que más éxito tiene en juegos como FIFA, Call of Duty entre otros), pero hay toda otra gama de opciones de las cuales disfrutar, que aún se centran en la experiencia de un jugador. Ya en otra ocasión mencioné el crecimiento que los esports han tenido en el mundo, y como industria, siguen creciendo con grandes pasos. Aunque ahora se tiene acceso a un catálogo inmenso de juegos en celulares o tablets, los que crecimos jugando en consolas estamos muy acostumbrados a los botones, gatillos y sticks. Las costumbres y gustos desarrollados con los años son difíciles de cambiar, y es imposible jugar a títulos triple A, que vayan más allá de partidas rápidas en tiempos muertos en un dispositivo móvil… salvo por los casos que ahora llegan a Nintendo Switch, aunque no lleguen al nivel gráfico de las demás alternativas, aunque tampoco es lo que el público de toda la vida de esta empresa espera. Ojalá el próximo año sea igual de completo que éste.


Imagen: https://static.vix.com/es/sites/default/files/styles/large/public/btg/gamer.batanga.com/files/Los-10-videojuegos-mas-influyentes-de-los-90s-1.jpg?itok=79Busm4A

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.