Tiempo libre, tiempo para leer

Por Alicia García

Es bien sabido que los seres humanos necesitamos tiempo de ocio y esparcimiento para despejar la mente y descansar el cuerpo. El tiempo recreativo es una necesidad para la salud mental de todas las personas, las terapeutas Irene Muñoz y Pamela Salgado lo definen “cuantitativamente a partir del tiempo que la persona dedica en forma voluntaria y como distracción en su hacer habitual y diario.” Es decir, las personas emplean su tiempo libre en actividades placenteras que ayuden a su distención y distracción.

A los mexicanos nos gusta pasar el rato y nos encanta pasarlo bien, para muestra un artículo de 2014 donde según el diario El Financiero a los mexicanos les gusta pasar el tiempo libre en familia. En cuanto a las actividades que realizan durante este tiempo se encuentran hacer deporte, caminar, bailar, ir al cine, escuchar música e ir a comer a algún restaurante; en cuanto a las menos populares encontramos platicar, estudiar, ir de viaje, entre otras.

Es sencillo darse cuenta que entre las actividades favoritas de los mexicanos se encuentran aquellas relacionas con actividades físicas y audiovisuales mientras que las menos preferidas tienen que ver un poco con introspección y estar lejos de aparatos electrónicos. Pues bien, leer ni siquiera figura en la lista lo cual me lleva a pensar que: a) los mexicanos no dieron esa opción en la encuesta, b) fueron muy pocos los que la mencionaron y por ello no se agregó en la encuesta o c) los encuestadores ni siquiera la consideraron como una opción en la encuesta. Eso dice mucho de nosotros, ¿no creen?

Según el Universal, una encuesta del INEGI levantada en 2015, los mexicanos leemos en promedio 3.8 libros al año en comparación con otros países donde también se lee poco sin embargo nos superan con cifras de 4 libros en Brasil, 4.1 en Colombia o 4.6 en Argentina. Ciertamente estas cifran dan vergüenza en comparación con la de otros países lectores como Alemania donde alcanzan hasta 12 libros por persona al año de acuerdo al periódico Proceso en 2013.

Mi punto es, necesitamos leer más, es divertido y es una excelente opción para pasar nuestro tiempo libre. Cargar con un libro al brazo es sencillo y nos saca de cualquier situación de aburrimiento en la que nos podamos encontrar. Además es muy práctico sacar nuestra lectura (en cualquier formato que prefiramos) y utilizar el tiempo “muerto” que tenemos mientras viajamos en autobús, o esperamos nuestro turno en el banco, mientras esperamos a que alguien llegue a una cita o simplemente elegir la lectura como actividad recreativa.

Si ya eres un lector asiduo seguramente tendrás miles de opciones sobre buenos libros con los que pasar el rato, pero si eres un nuevo miembro del club de lectores aquí hay unas cuantas opciones de mi biblioteca personal que te puedo recomendar:

  • La casa de los espíritus, de Isabel Allende. Ella es una de mis autoras favoritas, hay muchas cosas que me gustan de ella comenzando por su género literario, el realismo mágico y por ser una de las pocas escritoras latinoamericanas del género. Ésta es su primera novela y una de sus más grandes obras. La historia relata la vida de la familia Trueba a lo largo de cuatro generaciones envueltas en amor, muerte, fantasmas, política, entre otros grandes y peculiares acontecimientos.
  • El nombre la rosa, de Umberto Eco. Para los que prefieren libros de misterio éste es un clásico y una muy buena opción. Es una novela que narra la investigación de misteriosos crímenes que se llevan a cabo dentro de una abadía en Italia. Además ésta es la obra más conocida del ya fallecido autor.
  • La Trilogía Millennium, de Stieg Larsson. Esta trilogía se compone por tres libros con títulos muy conocidos por todos pues ya fueron llevados a la pantalla grande: Los hombres que no amaban a las mujeres, La chica que soñaba con un cerillo y un galón de gasolina y La reina en el palacio de las corrientes de aire. Estos libros son otras tres excelentes opciones para aquellos que se inclinen más por historias de misterio y la permanencia de los personajes principales en los tres libros.
  • Frankenstein o el moderno Prometeo, de Mary Shelley. Este libro es un clásico de clásicos donde podemos conocer la historia de Frankenstein y al verdadero monstruo creado por la autora inglesa hace mucho tiempo. Te sorprenderá descubrir que Frankenstein no es el nombre del monstruo sino de otro de los personajes.
  • Rebelión en la granja, de George Orwell. Esta obra es un clásico que retrata de manera cotidiana y en un divertido mundo animal como el sistema es corrompido por el poder para terminar convirtiéndose en una tiranía.
  • Diablo guardián, de Xavier Velasco. Esta es una novela humorista e irónica que encima obsequia muy buenas frases para reflexionar. Además de estar escrita por un mexicano, es una de sus obras más reconocidas, galardonada por el Premio Alfaguara y una excelente opción para pasar el rato y mucho más.

Estos son apenas unas pocas recomendaciones para comenzar a leer si es que se encuentran perdidos y necesitan una recomendación, pero lo divertido y maravilloso del mundo de la lectura es que es casi infinito y podemos descubrir joyas escondidas entre libros de rebaja, libros regalados, lecturas recomendadas o el libro random que nos encontramos olvidado por ahí. Aprovecha el tiempo al máximo y pásala increíble leyendo, al final del día lo único que no se recupera es el tiempo y verás que después querrás mas tiempo libre para poder seguir leyendo.


Fuentes:

www.revistas.uchile.cl/index.php/RTO/article/viewFile/110/95

http://www.elfinanciero.com.mx/sociedad/los-mexicanos-prefieren-divertirse-en-familia.html

http://www.eluniversal.com.mx/articulo/cultura/letras/2016/04/16/mexico-lee-38-libros-al-ano-indica-encuesta-de-inegi

http://www.proceso.com.mx/339874/entre-108-paises-mexico-es-penultimo-lugar-en-lectura


Imagen: https://educacion2.com/10-libros-de-verano-para-seguir-aprendiendo-en-vacaciones/

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.