Ten cuidado en quién confías y sobre todo con lo que envías

Por María Fosado

 

Vivimos constantemente bombardeados de información por los medios de comunicación y a través de las redes sociales.Si bien es cierto, además de ser la tecnología nuestra aliada  y una importante herramienta para ayudarnos a resolver situaciones en nuestra vida cotidiana, mantenernos informados y entretenidos a toda hora, también implica sus propios riesgos.

En esta ocasión no te voy a hablar sobre los riesgos del uso de internet, pues son las instituciones educativas las que se encargan de ello (o deberían hacerlo) informando a los padres de familia y alumnos. De lo que sí te voy a contar es sobre un fenómeno que podría estar afectando a las generaciones más jóvenes, incluyendo a aquellas que ahora se han convertido en adultos.

Grooming, una palabra proveniente del término en inglés Groom, que significa engalanar; también se le atribuye el significado de una conducta que tiene un fin determinado o propósito. Es decir, el grooming, es el abuso y acoso sexual hacia niños y jóvenes a través de las redes sociales.

Tal vez te preguntes ¿qué tiene que ver en esto la palabra ‘engalanar’? Pues el groomer (persona que practica el grooming) se encarga de construir una conexión emocional con su víctima a través del “engalanamiento”, o dicho de otro modo, por medio de palabras bonitas, para ganar la confianza de la otra persona con el fin de explotación o abuso sexual.

La palabra en sí es nueva y la acción que conlleva es algo que es conocido dentro de la sociedad, pero existe un factor que lo hace distinto y ahora te explicaré a lo que me refiero.

Las nuevas generaciones clasificadas como “Generación Z” son aquellos nacidos a finales de los años noventa y a principios de los 2000. Se dice que nacieron con un chip integrado porque han sido educados con la tecnología y cuentan con habilidades digitales.

Son aquellos que prefieren tabletas electrónicas que libros físicos y que a partir de los cinco años de edad ya son capaces de utilizar un teléfono inteligente.

Justamente esa es la razón por la cual un niño o adolescente corre mayores riesgos; pues el grooming se manifiesta a través del groomer que contacta a su víctima por medio de las redes sociales y es aún más peligroso si utilizan un smartphone.

Cabe mencionar que los groomers pueden ser hombres o mujeres de cualquier edad.

El grooming puede presentarse de manera física, es decir, que los involucrados llegan a conocerse en persona o sólo quedar en el plano virtual.

¿Cómo opera el groomer?

1-Busca a su víctima.

2- Pretende ser alguien que no es, como fingir tener la misma edad que la otra persona.

3- Genera mucha confianza en el niño o adolescente.

Poco a poco va seduciendo a su víctima, y una vez establecida la relación lo que desean es abusar o explotarla de ella de manera sexual. Y si no lo hacen, intimidan a la persona haciéndola sentir culpable, avergonzada y advirtiendo de delatarla.

¿Cómo sucede el abuso sexual en línea?

La persona adulta convence a su víctima para que ésta le envíe imágenes sexualmente explícitas o si ya lo ha hecho, la amenaza de publicarlas.

Hace que su víctima forme parte de actos sexuales a través de la cámara de su celular o desde una computadora y mantiene conversaciones en línea con lenguaje sexual.

Lamentablemente los niños suelen caer en las redes de los groomers porque los hacen sentir en confianza, queridos y llegan a imaginar que se encuentran en una relación amorosa con su novio o novia virtuales.

¿Cómo identificar si alguien está siendo víctima del grooming?

Si es una persona que ya no utiliza internet como antes o entra a horas poco convencionales, se aísla de los demás, le da miedo salir de casa y no habla de sus actividades cotidianas, podría ser víctima de esto.

También hago la diferenciación entre el Grooming y el Sexting.

El sexting es la práctica de enviar contenido erótico a otra persona, ya sea por medio de mensajes de texto, imágenes explícitas o vídeo, y también se realiza a través de las redes sociales o aplicaciones en dispositivos móviles inteligentes.

Los niños y jóvenes son vulnerables a esto, pero la diferencia que existe respecto al grooming, es que el sexting es realizado conscientemente, y el uso que se le dé al contenido que envías es bajo tu propia responsabilidad. Ten cuidado en quién confías y sobre todo con lo que envías.

Consejos para prevenir el grooming:

  • No intercambies imágenes con desconocidos a través de las redes sociales.
  • Procura la confidencialidad de las contraseñas de todas las redes que utilices.
  • Que no te intimide el chantaje de alguien que te ha contactado en las redes sociales cuando tú ni siquiera lo conoces. Recuerda que puedes recurrir al bloqueo por spam o denunciar al usuario por acoso.

Si alguien trata de acosarte, realiza capturas de pantalla de los mensajes que recibas y no los respondas. Podrían servir para hacer una denuncia legal y ayudar en la búsqueda de esa persona.

De acuerdo a los datos presentados por Save the Children México, un acosador puede tardar tan sólo 12 minutos en que su víctima se quite la ropa por internet.

En México, el grooming aún no es considerado como un delito. Por este motivo, Save the Children México ha creado una petición para firmar #ContraelGrooming y poder denunciar a las personas que lo practican. Así que yo te invito a que firmemos juntos esta petición. Puedes hacerlo desde aquí.

¿Qué te pareció este artículo? ¿Consideras que debería ser castigado y qué tipo de castigo crees que deberían recibir los groomers? Todos sus comentarios son bienvenidos.

 


 

La imagen del artículo fue obtenida de: https://www.flickr.com/photos/deemac/

 

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.