¿Son los millennials una generación que salió defectuosa?

Por Eva González

Se dicen muchas cosas negativas acerca de la gente que pertenece a la generación millennial (los nacidos entre 1980 y 1995), pero poco énfasis se hace ante la situación que enfrentan. Por eso quisiera puntualizar en las diferencias que hay entre las generaciones anteriores (baby boomers y X) y los millennials y, por las cuales se ha etiquetado tan mal a los que hoy tienen entre 22 y 29 años (los millennials más jóvenes).

Se dice que prefieren seguir de mantenidos en casa de sus padres porque es más cómodo y no adquieren obligaciones. En pocas palabras “les gusta la vida fácil”.

A aquellos mayores de 40 años, desde la niñez se les inculcó que tenían que estudiar para buscar un trabajo, casarse, tener una familia, comprar una casa con su crédito INFONAVIT y trabajar hasta jubilarse y disfrutar de sus nietos y de su libertad (pasando los 60 años) con una expectativa de aproximadamente otros diez años. Habría que ver que las condiciones han cambiado por completo y que ahora los jóvenes no pueden aspirar a trabajar durante 40 años en una empresa y vivir con sólo su pensión al jubilarse. Las AFORES ya sólo ofrecen 30% del sueldo mensual para cuando llegue el retiro. Si a eso le agregamos que los salarios se han depreciado mucho en los últimos años y la inflación sube y sube hasta las nubes, ¿parece realmente atractivo matarse toda una vida trabajando para otros y que al llegar a viejo el ingreso de nuestra pensión nos alcance apenas para medio comer?

Por otro lado, aunque sigue existiendo el crédito INFONAVIT, el encarecimiento de las viviendas, así como la localización en las que estas se ofrecen para quienes hagan uso de dicha prestación, tampoco son atractivas, ¿quién querría endeudarse por 20 años para pagar una vivienda que queda a tres horas de su lugar de trabajo?

Es muy cómodo juzgar a otros desde el propio sillón, pero las condiciones ya no se prestan para seguir el modelo de vida que llevaron nuestros padres y abuelos. Antes la gente conseguía un buen puesto sin tener educación universitaria o ganaba un buen salario siendo obrero. Debido a que los jóvenes se están preparando mucho más, hay una sobreoferta de universitarios que no logran posicionarse en el puesto que desean y muchas veces tiene que abaratar su trabajo para poder ganar un salario. Ante esta situación se han visto obligados a postergar su independización del hogar, lo cual genera un círculo vicioso porque al estar en una zona de confort es difícil querer moverse de ahí.

Hoy los jóvenes están conscientes de esta situación y ante eso han cambiado su forma y proyección de vida, por eso ya no está en sus planes o lo están postergando lo más posible, ámbitos como: maternidad/paternidad, matrimonio, adquisición de bienes inmuebles. Y ante los bajos salarios, el aumento en las jornadas laborales y la poca proyección a futuro, están pidiendo condiciones diferentes en sus lugares de trabajo y poder mantener un equilibrio con su vida personal. Por eso muchos están emprendiendo o trabajando por su cuenta.

Más allá de pedir comprensión, lo que esta generación busca es mayor oportunidad para abrirse camino, finalmente en todas las generaciones están los trabajadores, los receptivos, los flojos, los que prefieren no actuar y los que toman la iniciativa. Es importante comprender que las generaciones se clasifican porque tiene características muy particulares dependiendo del periodo en el que les toca nacer pero, sobre todo, desarrollarse. A los millennials les toca ser la generación de transición tecnológica, a los Z les toca ser nativos tecnológicos y eso les da características diferentes.

Por eso quisiera aprovechar para tocar el tema de los Z o centennials, que nacieron a partir de 1996 y que hoy están comenzando a egresar de las universidades e insertarse en el mercado laboral. Se dice de ellos que son una generación que viene con más “empuje” (lo que sea que esto quiera decir), y se podrán colocar mejor que los millennials porque viene dispuestos a trabajar más. Hasta el momento no alcanzo a comprender por qué afirman que esta es una característica propia de la generación que viene. Antes de que cambiaran tan drásticamente las condiciones socioeconómicas y laborales que hoy aquejan, los jóvenes también iban dispuestos a aprender y trabajar duro, hasta que se dieron cuenta de que no iban a tener la misma suerte que sus antecesores. A este respecto lo que personalmente creo es que mientras no cambien las condiciones laborales para bien, los salarios se incrementen y se le dé el valor a los profesionales actuales en vez de abaratarlos, la tendencia va a ser la misma que con los millennials porque, ¿quién querría poner todo su empeño y disposición en trabajar en algo que apenas deja para el gasto corriente?

Hay que comprender que las generaciones no salen defectuosas ni todos se ponen de acuerdo para actuar de la misma manera, simplemente se comportan como los mercados, se van moviendo de acuerdo a las tendencias económicas, entre otras (sociales, políticas, culturales).


Imagen: http://www.expansion.com/emprendedores-empleo/desarrollo-carrera/2016/02/08/56b8d6c146163fbb678b45b8.html

Comentarios

Comentarios