Somos mucho país para tal temblor

Mientras unos pierden el tiempo sentados frente al televisor, a la computadora, con los celulares en su mano y no son capaces de poner el ejemplo y decir “ahora mismo estoy colaborando”, otros pocos son los que sí están haciendo algo por aquella persona que no conocen pero que saben que necesitará de ellos. Porque es en las peores tragedias cuando lo que menos deseas es que le pase a tu familia.

Dejen de seguir compartiendo videos, imágenes y cadenas de algo que en vez de apoyar sólo les genera más lástima y morbo.

¿En serio creen que compartiendo en sus muros, en su Instagram y demás redes sociales están “apoyando”?

Ojalá todo se solucionara con un #FuerzaMéxico o su #PrayForMexico

Ojalá que las bendiciones que envían amigos del extranjero ayudaran a componer la catástrofe que sufre nuestro país.

Ojalá nos demos cuenta que esto es un llamado no sólo para México, sino para todo el mundo que necesita solidarizarse y en vez de estar enviando sus condolencias a través de tweets, estados en Facebook e historias en Instagram se comprometieran a ayudar al que tienen a lado.

Si a tu familia no le pasó nada, entonces preocúpate por el vecino que no encuentra a su familiar, que se quedó sin hogar, que no tiene familia en el lugar en el que está; brinda todo el apoyo que sea necesario para que todos estemos bien.

Sobran pretextos para no hacerlo; claro, como a ti no te pasó ¿cómo para qué te preocupas, no crees?

Ojalá no sea demasiado tarde para que se den cuenta que esto no sólo está afectando a un país, está afectando a los seres humanos.

Ojalá nunca tengas que estar en nuestra posición y te atrevas a ser quien ponga el ejemplo y dejar de sentir sólo lástima o morbo.

Escribo esto a pesar de saber que no es suficiente un texto para expresar toda la rabia y la impotencia que siento de saber que pocos somos los que estamos haciendo algo.

Estoy convencida que si no hubiese sido mi país el afectado, también ayudaba.

Creo que no es necesario que a nuestras familias les deba pasar algo para aprender a solidarizarnos y dejar de quedarnos con los brazos cruzados.

En estos tiempos es más que claro que ya no funciona quedarse de brazos cruzados esperando a que el gobierno haga algo.

Ni a mi familia ni a mí nos ha pasado nada, y justamente esa es la razón por la cual me siento enojada y triste con el mundo; porque me parece muy irónico que sólo nos ocupemos de algo cuando nos está afectando y no cuando sabes que tu familia está bien y son muchos los que creen que a través de una estúpida bandera decorando tu foto de perfil en las redes y con tal de ganar likes y demás, crees que estás ayudando.

Ojalá que las luces que decoran sus monumentos emblemáticos del mundo, lleguen a alumbrar los escombros de aquellos edificios donde hay desaparecidos.

Qué tristeza me da que ver la Torre Eiffel de París y el Empire State de Nueva York se iluminen con los colores de la bandera de México, más allá de la catástrofe, porque me da mucha rabia e impotencia que países supuestamente tan desarrollados tengan esa mentalidad que creen que haciendo esto en sus países están ayudando.

Pero no, la verdad es más fácil publicar una imagen y caritas tristes como si eso fuera a aparecer mágicamente todos los recursos que se necesitan.

También no olvidemos a esos que según muy “Influencers” y solo se la pasan publicando #PrayForMexico.

Si tanta influencia tienen y presumen, ahora es cuando deberían demostrarla y decir “yo estoy aquí, yo estoy enviando mi aportación, yo estoy en las brigadas, yo estoy haciendo tal cosa…”

Ahora es cuando deberían tomarse su papel EN SERIO y dejar de lado sus poses y sus videos ridículos externando su preocupación para que la gente haga algo mientras ellos creen que enviando su video es suficiente y han cumplido con lo cometido.

No niego que son pocos y contados aquellos que sí están ayudando, qué lástima los que se creen la maravilla y cuando realmente deben demostrar su influencia se limitan con imágenes que no aportan nada.

Estoy impresionada por el corazón de los mexicanos. Por la humildad y humanidad de aquellos que han hecho tanto por las víctimas y familiares que sin conocerse están apoyando.

Creo que México es un país lleno de más fortalezas que de tragedias, que la sociedad mexicana es ejemplo para todos los demás países.

Yo sólo sé que mi país comienza a despertar al cambio y que los tiempos actuales que vivimos son demasiado favorecedores.

El poder de las redes sociales es impresionante, pero le atribuyo más valor a todas aquellas personas que se están moviendo, que están actuando en conjunto a la sociedad necesitada.

Difundir la información es importante, pero lo es más valioso cuando uno no se queda sentado sintiendo lástima al mirar las noticias, cuando piensa en el prójimo y ACTÚA.

Cuando somos capaces de ofrecer nuestra casa a quien lo necesite, cuando dejamos de hacer negocio aprovechándose de la oportunidad para entonces abrir el corazón y hacer las cosas sin pedir nada a cambio.

Simplemente atiendes al que lo necesita, das al que ya no tiene, ofreces al que está desvalido y dejas de poner pretextos para hacer las cosas.

¿No puedes ir a una brigada? Seguro puedes donar víveres.

¿Te da miedo salir de casa? Seguro con un solo clic ya hiciste una aportación económica.

¿Estás bien? ¿No te pasó nada? Entonces agradece a la vida brindando tu hogar como sitio de alojamiento a alguien más.

Vivir lejos de la catástrofe es uno de los tantos pretextos fallidos para no hacer nada.

Actúa desde donde estás, todos somos seres humanos. Todos tenemos algo que aportar.

Es tiempo de demostrar que como sociedad sin importar intereses, hagamos algo.


Imagen: https://es-la.facebook.com/public/Perla-Yazmin-Tudi

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.