Sobre el Compromiso de Bakú

Por: Greta Ríos.

Hace algunos días, tuve el honor de representar a Ollin y a México ante el Primer Foro Mundial de Políticas Públicas sobre Juventud, que se llevó a cabo del 28 al 31 de octubre en la Ciudad de Bakú, en Azerbaiyán. Además de la grata experiencia de poder conocer una tierra tan exótica; su gente; sus tradiciones; su comida; su arquitectura y un poquito de su forma de ver el mundo; para mí, participar en este encuentro fue una oportunidad invaluable, pues me permitió acercarme a personas de todo el mundo, que trabajan por los jóvenes desde sus países y sus visiones particulares del mundo.

Al foro asistieron personas de 165 países, distribuidos entre activistas, expertos, funcionarios públicos, investigadores y tomadores de decisiones en materia de juventud. Durante los tres días en que estuvimos trabajando juntos, revisamos conceptos clave relacionados con los conceptos más básicos para la construcción de buenas políticas públicas en materia de juventud: cómo hacerlas realmente transversales; cómo construir indicadores objetivos para medir sus impactos; cómo enfocar los esfuerzos legislativos para generar un marco amplio de protección y defensa de los derechos de los jóvenes; entre otros temas.

Gracias a la presencia de tantos expertos en juventud, las discusiones fueron ricas y bastante fructíferas. El foro culminó con la adopción de un documento que sienta las bases, a nivel internacional, para la generación de políticas públicas sobre juventud con un estándar mínimo aplicable y una perspectiva de derechos.

Sin embargo, considero que la aportación más relevante del foro a la política pública mundial sobre juventud se dio, como en todo encuentro internacional, en los pasillos y con una taza de café de por medio. En este encuentro se forjó la consolidación de una Red de Investigadores Africanos sobre Políticas de Juventud; se negoció que la Oficina del Enviado Especial del Secretario General de las Naciones Unidas en materia de Juventud tuviera un presupuesto operativo; y que el Foro Mundial de Políticas Públicas de Juventud se lleve a cabo con una periodicidad definida, siendo el evento más grande y más importante en la materia a partir de este año.

Siempre he sido partidaria de la diplomacia informal y de perseguir acuerdos por esta vía. Participar en el Foro fue, para Ollin, un paso importante en nuestra carrera, sobre todo en lo que se refiere a consolidación de alianzas. Estamos contentos de haber sido seleccionados para participar en este encuentro y nos comprometemos a darle seguimiento y defender el Compromiso de Bakú sobre Políticas Públicas de Juventud.

 

 

Comentarios

Comentarios