Si es todo, es nada (El dilema del arte)

Por Ana Garduño
Siempre me he preguntado: ¿Cuáles son los criterios para definir qué es arte y qué no? Es una complicada tarea, no hay duda de eso, y muchos expertos, críticos y tratantes de arte se encuentrar dudosos ante la respuesta a tal pregunta, y no los culpo, puesto que no es una tarea sencilla.

Hace poco, veía el documental “Exit throught the gift shop” (Dirigido por Banksy) que habla sobre un hombre que, tras seguir a los graffiteros y aprender de sus actividades, decidió convertirse en artista de la noche a la mañana, y pasó del anonimato a la fama de un solo salto, cosa que enfureció a los graffiteros que lo habían conocido. Fue entonces que Banksy se preguntó entonces cuál era el significado del arte, y si realmente cualquiera podía ser artista. He pensado en eso cada vez que voy a los museos, y desde entonces una pregunta me he preguntado: ¿Cuáles son los elementos que dictaminan qué es arte y qué no?

Nos encontramos que muchos artistas contemporáneos, jóvenes, muchos de ellos; tienen problemas para lograr hacer su arte público y reconocido por las personas y por la crítica. Y sin embargo, muchas veces nos encontramos con obras en los museos que son, la verdad, bastante extrañas y no parecen arte en lo absoluto.

Pero, antes de juzgar, debemos tener claro cuál es el concepto de “arte”. Según la enciclopedia, el arte es la representación en cualquier acto o producto de una idea, emoción o visión del mundo. Lo que significa, en su manera más básica, que es la expresión de tus pensamientos en la manera que tú desees. Pero entonces, si es la representación de tus pensamientos e ideas de la manera que tú desees, ¿Significa que cualquier dibujo hecho por un niño, o por un bebé es “arte”? La verdad es que es muy difícil de explicar, y la mejor forma de buscar la respuesta a tan polémica pregunta, es escarbar en el pasado:

En la antigüedad, las sociedades tenían un concepto de “arte” muy definido, el cual era dirigido, por lo general, directamente por los ideales políticos y religiosos de la época; en representar cosas “convenientes” para la sociedad. Fue por eso que muchos artistas, como Rembrandt en su época tardía, o los impresionistas, o Piccaso, fueron rechazados o excluidos de la sociedad. Les sucedió esto porque ellos trataban de dar su visión del mundo; de sus penas, de sus tragedias, y exponerlas a toda la sociedad. Pero la sociedad no estaba lista para ellos.

La última “represión artística” famosa, fue cuando los nazis quemaron lo que ellos llamaban “Arte degenerado”. A partir del término de la segunda guerra mundial, lo que llamamos “arte contemporáneo”, que existía desde principios del siglo XX. El arte, adoptó la anarquía. Todos deseaban identificar sus deseos o ideales reprimidos en el arte; y es por eso que el arte tuvo más fama entre la población; porque ahora no se mostraba un mundo idealizado por la sociedad (con sus excepciones), sino la cruda realidad. Expresada de diferentes maneras; pero a fin de cuenta la realidad.

Creo que entonces, la conclusión es que no podemos tener un concepto generalizado de “arte”. Cada quien tiene el propio. Creo que esta ha sido una de las épocas más honestas, porque cada quien va a ver el tipo de arte que le gusta, y punto.
Rafael Cauduro solía decir que, cuando le preguntaban a qué se dedicaba, él decía que era artista. Luego le preguntaban que en qué museos o exposisiones había mostrado sus obras, y él contestaba que en ninguno aún, pero él, en su corazón, para él mismo, era artista. Incluso los pequeños artistas, anónios para la sociedad, cuentan en verdad como “artistas” unque sea para ellos mismos. El arte ya no es sobre mostrar la perfección, sino de mostrar las pequeñas imperfecciones del mundo de una manera bella para ti mismo, y sobre todo, honesta.

“Un intelectual dice una cosa simple de un modo difícil. Un artista dice algo difícil de modo simple”
Charles Bukowski

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.