Ser niño en México

Por Daniela Hernández

 

Siempre me gustaron los niños, pero durante los últimos años tuve la oportunidad de convivir con ellos y aunque puede sonar a cliché, veo en ellos una esperanza para el mañana; pues si hoy les damos lo mejor de nosotros, mañana ellos lo reflejarán.

En México, de acuerdo con la última encuesta del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), realizada en 2015, las personas entre 0 y 17 años de edad representan aproximadamente 20% de la población.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), señala que los primeros cinco años de un niño son los más importantes para su crecimiento, ya que durante esta etapa se desarrollan capacidades físicas, intelectuales y emocionales que marcarán su vida.   

Un ejemplo perfecto que muestra la importancia de estos primeros años se encuentra en el documental “El comienzo de la vida”,¹ de la directora Estela Renner, donde se establece que los avances en la neurociencia han permitido descubrir el papel fundamental de los primeros años de vida en el éxito alcanzado por una persona.

Aunado a lo anterior, dicha producción aborda cuestiones que van desde la importancia de la lactancia materna o la crianza conjunta de los hijos, hasta los derechos de los niños y el papel de las instituciones para el mejor desarrollo de este sector de la sociedad. De forma que, si estás muy interesado en los temas de la infancia, este es un documental que tienes que ver.

Por otra parte, es cierto que las condiciones socio-económicas en las que nace un niño determinarán gran parte de su futuro, pero también el afecto y cuidado que los padres le den para que desarrolle la seguridad y autoestima necesarias. Del mismo modo, la repartición de tareas dentro de la familia generará un ambiente de igualdad entre los miembros.

No obstante, es un hecho que la pobreza (en la mayoría de los casos) condiciona el futuro de los menores, pues los hace enfrentarse a situaciones adversas desde sus primeros años de vida. En México, de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), en 2014, más del 50% de la población infantil se encontraba en situación de pobreza.

Y lo anterior es comprensible cuando el estudio “Pobreza y derechos sociales de niños, niñas y adolescentes”, realizado por la UNICEF y el CONEVAL, reporta que nuestro país invierte únicamente, un poco más de mil dólares al año por niño, equivalente al 0.8% del Producto Interno Bruto (PIB), que de acuerdo con una nota del portal web Sin Embargo es una inversión menor a la de países con economías más pequeñas como Guatemala, Honduras, Costa Rica y Argentina, que gastan hasta el 1.6% de su PIB en el desarrollo de la infancia.

Es importante mencionar que el mayor porcentaje de pobreza infantil se encuentra en Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Veracruz, donde, desafortunadamente, los niños indígenas son quienes más la padecen.

La salud es una de las cuestiones más preocupantes para el sector infantil, debido a que nuestro país enfrenta dos retos completamente diferentes; el primero es la obesidad y el segundo la desnutrición.

México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil, según datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT), 1 de cada 3 adolescentes padece sobrepeso u obesidad. Asimismo, si este problema prevalece deriva en altas posibilidades de padecer diabetes durante la vida adulta, el mayor desafío que enfrenta el sistema nacional de salud.

Sin embargo, al mismo tiempo existe un 7% de niños que padecen desnutrición crónica, particularmente en las zonas rurales. Y este problema es tres veces mayor entre la población indígena. 

Por otra parte, la UNICEF señala que “aunque la lactancia materna es el mejor alimento y la mejor vacuna que pueda existir, en México, durante 2012, tan sólo 14% recibieron leche materna exclusiva durante los primeros 6 meses, la tasa más baja en toda América Latina”. Lo anterior a causa de los mitos y prejuicios que perduran en la sociedad mexicana.

En materia de educación también hay mucho por hacer, ya que según datos de la Encuesta Intercensal 2015 del INEGI, 36% de los niños de entre tres y cinco años no asisten a la escuela; tampoco lo hacen 3.5% de los menores entre seis y catorce años; y en peor situación está 26% de aquellos entre quince y diecisiete años.

Desde hace tres años que comencé a trabajar con niños, me volví más cercana a sus problemas y ahora siento una mayor responsabilidad sobre los valores, así como el ejemplo que debemos darles a quienes mañana tendrán que tomar las decisiones.

Ningún miembro de la sociedad debería vivir bajo condiciones adversas, pero la vulnerabilidad de los niños los convierte en un grupo que merece atención prioritaria.


¹El documental se encuentra disponible en plataformas streaming multimedia como Netflix.


Imagen: http://noticierostelevisa.esmas.com/nacional/590275/los-ninos-mexico-tienen-algo-celebrar/

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.