Ser mamá en México

Por Arianna Carli

 

Algunas de mis amigas están entrando a la etapa de la maternidad. Por cualesquiera que sean los motivos, bebés planeados o bebés sorpresa, el hecho me hizo reflexionar acerca de la situación de las madres en México, sobre todo después de escuchar a una de ellas diciendo que su sueldo de publicista en una empresa mexicana importante sólo le alcanza para pagar la niñera.

En México el salario mínimo es de $70.10 pesos mexicanos diarios para la zona geográfica A y $66.45 pesos para la zona geográfica B, esto es un aproximado de $2000 pesos al mes (alrededor de $120 dólares). El hecho de que mi amiga gane tan sólo un poco más del salario mínimo siendo profesionista y que una niñera, sin degradar dicha ocupación, gane lo mismo, es un tema aparte. Pero enfoquémonos en su situación de madre, según un estudio realizado por bebe2go.com, en México solventar los nueve meses de embarazo y los primeros nueve meses de vida del bebé cuesta alrededor de 260,000 pesos, esto puede variar de acuerdo a las facilidades que pueden dar instituciones como el IMSS o el ISSSTE y según las preferencias y necesidades de la familia; de cualquier manera, tener un bebé en México es indudablemente caro.

Otro punto a destacar es que nuestro país le otorga poco tiempo a la madre para la crianza de su bebé, la licencia de maternidad en México es de 42 días antes del parto y 42 días después de éste. La mujer puede utilizarlos de manera distinta, por ejemplo puede trabajar hasta el último día de su embarazo y después utilizar 84 días después del parto. Estas 12 semanas, otorgadas en 119 países actualmente, equivalen al mínimo propuesto por la OIT (Organización Internacional del Trabajo); 62 países otorgan licencias mayores a 14 semanas, por ejemplo Australia otorga un año de licencia a la madre.

A nivel mundial nos encontramos ante el hecho de que la madre económicamente activa debe separarse de su hijo en un periodo muy corto. Consideremos por ejemplo que la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda, para su sano desarrollo, la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida del bebé; esto resulta imposible si la madre debe volver a trabajar en un periodo de 3 meses o menos. Sin embargo, no hay muchas alternativas si la mujer desea mantener su trabajo, que muchas veces no es siquiera un deseo, sino una obligación para poder mantener económicamente a los hijos. Sumándole el hecho de que muchas mujeres en nuestro país se enfrentan al problema del despido laboral por embarazo.

Me parece sumamente necesario exigir mejores condiciones laborales para las madres y para la población mexicana en general, empezando por los salarios ridículos que ofrecen algunas de las empresas más poderosas de nuestro país.

Por el momento, mujeres mexicanas: piensen en esta serie de inconvenientes antes de decidir tener un hijo, parece ser que en el México del 2015 son libres de ser madres, en todo el sentido de la palabra, sólo aquellas mujeres que no necesitan ni quieren tener un trabajo.

Comentarios

Comentarios