Schopenhauer ¿Machista?

Por Aura Pérez

Segura estoy que varios hemos leído El amor, las mujeres y la muerte, de Arthur Schopenhauer (1788-1860), y justo cuando introductoriamente al capítulo: “De las mujeres”, leemos: “Sólo el aspecto de la mujer revela que no está destinada ni a los grandes trabajos de la inteligencia ni a los grandes trabajos materiales.”,¹ nos llevamos un mal sabor de boca y generamos muchas preguntas con respecto a su pensamiento. Sin embargo, este filósofo alemán considerado una de las más destacadas personalidades dentro de la filosofía del siglo XIX, se caracterizó por su misantropía y la fusión de las doctrinas: brahmánicas y búdicas, así como, las enseñanzas de Platón y Kant. Lo cual, es esencial tener en cuenta a la hora de leerlo e interpretarlo, porque aunque no existe justificación para eso que leímos en su apartado “De las mujeres”, innegablemente nos remite a interpretar su pensamiento, a través, de las doctrinas que siguió, refutó u ocupó para dar vida a su pensamiento.

Por ello, creo que mucho de la manera de interpretar las cosas que adoptó Schopenhauer, no solo en el apartado: De las mujeres, nos remite a Kant, y la idea de que los humanos no podemos conocer las cosas en sí mismas, sino, a través de como las percibimos y experimentamos.  Esto es de suma importancia tenerlo en cuenta a la hora interpretar su pensamiento, pues creo que justo lo que vemos plasmado en la filosofía de Schopenhauer, tiene que ver con la capacidad y el misticismo que por una parte desarrolla la filosofía, y que como ya mencioné, tiene que ver con la capacidad que lleva a varios filósofos a plasmar sus ideas y volverlas algo así como universales, gracias al dote filosófico de poder llevar ideas filosóficas a la práctica, que lleva a esa comprobación, a través de la experiencia y la manera como percibimos el mundo, de lo que ya hice referencia.

Así que, basados en que todos nos constituimos por los hechos humanos, a los que todos nos enfrentamos diariamente en espacio y en tiempo, volviéndose lo constitutivo en la manera por la que optamos para interpretar lo que percibimos y experimentamos del mundo. Podemos entender por qué Schopenhauer, escribió aquello. Que es un reflejo de sus problemas en casa, un espejo de las sociedades machistas de su tiempo, y del papel que las mujeres han desarrollado tradicionalmente, sin dejar de lado la lucha por la conquista de sus derechos, y que en nuestra sociedad actual, bien valdría la pena reflexionar. Pues varios párrafos de lo que escribe Schopenhauer, seguramente no nos serían muy ajenos. Por ejemplo:

“En el fondo de su corazón, las mujeres se imaginan que los hombres han venido al mundo para ganar dinero y las mujeres para gastarlo. Si se ven impedidas de hacerlo mientras vive su marido, se desquitan después de muerto éste. Y lo que contribuye a confirmarlas en esta convicción, es que el marido les da dinero y les encarga de los gastos de la casa.

Tantas partes defectuosas se compensan, sin embargo, con un mérito. La mujer más absorta por el momento presente, goza más de él que nosotros. De ahí esa jovialidad que les es propia y las hace ser capaces de distraer y a veces consolar al hombre abrumado de preocupaciones.”²

Este pensar, es el mismo que muchos en S.XXI, piensan que en el fondo tiene un poco de razón, dándole sentido con la práctica.  Pensamientos como este que han sido transmitidos de generación en generación sin chistar, nos focaliza el arquetipo, de la normalización social por las atrocidades diarias que se comenten en contra de mujeres, por el simple hecho de ser mujeres, y del afán de muchos hombres a desenfocar la problemática justificados en el espejismo especista. Así que si hiciéramos una lectura más inteligente y reflexiva de lo que Schopenhauer tiene que decirnos de las mujeres, podríamos preguntarnos más allá de las ideas hegemónicas que hemos asumido que poco nos invitan a pensar y transformar nuestra realidad. Apostémosle más al estudio de la filosofía, asumiendo el importante papel que tiene en la formación de ciudadanos conscientes y con criterio, lo cual es… ¡Punto para el viejito cascarrabias!


¹ Schopenhauer, Artur (2015).El amor, las mujeres y la muerte. México: Editores Mexicanos Unidos, s.a. pág.44

² Ibidem.pág.44


Imagen tomada de: The Book of Life

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.