Saber escribir en tiempos de emojis

Pos Stephanie Villalobos García

Fue en 1920, cuando el entonces Secretario de Educación Pública, José Vasconcelos comenzó con una ambiciosa campaña de alfabetización en México, fueron muchos los poblados, comunidades indígenas y asociaciones campesinas u obreras que lograron tener al alcance alfabetizadores voluntarios y material escolar de primera necesidad.

Según estadísticas oficiales, en esa fecha, 4.93 % de la población estaba escolarizada, actualmente esa cifra ha ido en aumento y sólo 5.5 % de los mexicanos aun no cuenta con el conocimiento para saber leer y escribir. Y es que mas allá de gozar de un gran avance cultural, parece que una sombra se apodera de las personas alfabetizadas: la mala ortografía.

Lastimosamente la importancia de la lectura y buena redacción se han ido deteriorando en parte a la llegada al siglo XXI de los programas de mensajería instantánea, y hoy en día, a las aplicaciones móviles para la comunicación inmediata.

En ambas, las mismas personas han encontrado los medios para simplificar el uso de palabras demasiado largas, acortar preguntas, saludos o situaciones. Además de eso le sumamos la intervención de los “emojis”, estos iconos emblemáticos que nos sirven para expresar sentimientos que únicamente con palabras no podríamos, tendremos como resultado una mimetización un tanto irresponsable de nuestra escritura y por lo tanto de nuestra lengua.

No se está en contra del uso de emoticones o imágenes que sirvan para expresar ideas que con el simple texto resultaría inútil, si no contrario a lo anterior, darle su lugar a la palabra escrita y evitar su degradación e incorrecto uso.

Un pequeño inconveniente a veces nos parece insignificante, una palabra en nuestro vocabulario que esté mal escrita, o le falte un acento es bastante normal pero ya se vuelve un problema bastante prominente si en los miles de foros, publicaciones en la internet, comentarios en videos o mensajes instantáneos observamos que la mayoría de las personas escriben por lo menos dos o más palabras con mala ortografía.

Es muy lamentable ser espectador de esta clase de arremetimiento contra la gramática, mientras crecemos tanto de edad como de manera profesional somos capaces de aprender muchas palabras y hay que estar conscientes de que con el simple hecho de leer podemos duplicar nuestro breviario.

Parece que ahora no es suficiente con tener un título universitario o un grado superior a éste, puesto que no significa que uno goce automáticamente de buena ortografía, compañeros de carrera o profesores con doctorado aun padecen de este extraño mal que cada día nos aqueja con más veracidad.

Escribir una palabra mal, es como si la pronunciaras de esa manera, es algo inentendible, creemos que no vale la pena darle la importancia que se debe, ¿Qué mas da como se escribe si se entiende?, o si los demás escriben palabras abreviadas ¿Por qué yo no?, es cosa de cultos, o gente letrada, para nada. El lenguaje nos pertenece a todos, es parte de nuestra cultura, es como un patrimonio con reglas que se asemejan a nuestras costumbres, irrespetarlo a mi parecer es de a poco desaparecer eso que con años se ha construido.

A lo mejor en nuestro país poseemos muchas lenguas, dialectos o idiomas, el bagaje cultural es vasto, y puede que la palabra que hablemos, el español, sea herencia de otro país que en teoría no nos pueda pertenecer, sin embargo también posee parte de nuestros significados. Ha llegado a formar parte de nosotros y le hemos aportado nuestra esencia.

Mi mejor recomendación para mejorar la ortografía, es leer, de esta manera mejoraras en tus habilidades de redacción, conocerás palabras de las que nunca oíste hablar y evitarás al monstruo de la mala gramática. De igual forma, corrige, aunque a las demás personas les desagrade este tipo de comentarios con correcciones, es una manera de evitarles a las personas que caigan en los mismos errores, claro está que se hará en un marco de respeto y con la mejor de las intenciones.

Hoy en día gozamos de auto correctores, no solo en los procesadores de textos, también en nuestros celulares, son un gran apoyo y nos brindan una pequeña ayuda para aquellos que con las prisas queremos escribir un mensaje rápido y bien redactado. También, podemos aprovechar buscadores como Google, que nos digan cual es el significado de una palabra que desconozcamos o en su defecto como se escribe.

Muchas son las herramientas que la tecnología e innovación nos han aportado, porque se tiene el conocimiento de la trascendencia de la escritura para el ser humano, aunque si ninguna de mis anteriores sugerencias te convence siempre estará la vieja confiable “tumba burros”, mayormente conocido como diccionario, puede parecer tonto y algo arcaico pero solo si uno pone el ejemplo podremos evitar la mayor masacre del mundo contemporáneo.

Fuentes: Fell Claude. (1989). José Vasconcelos Los años del águila. México: UNAM.


Imagen: https://pixabay.com/es/whatsapp-ios-pantalla-de-inicio-2105023/

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.