Saber comunicar para crecer profesionalmente

Por Eva González 

 

La comunicación es un proceso que ha evolucionado en la especie humana durante, por lo menos, cuatro millones de años.  El lenguaje oral nos distingue de las otras especies animales y ha sido un factor preponderante para el desarrollo de las sociedades. El ser humano también ha sido capaz de inventar diferentes formas de transmitir mensajes a través del uso de la tecnología.

Hoy en día, se percibe a la comunicación como un proceso natural que se practica todos los días por una necesidad básica del ser humano, tal como beber, comer o vestirse. Pero la comunicación tiene elementos que pueden resultar no tan sencillos, regularmente, conocemos el modelo de la comunicación que cuenta con tres elementos básicos: emisor, mensaje y receptor, sin embargo, también tenemos en este proceso al código, el canal, el contexto y la retroalimentación. Este último elemento es vital para que se considere que un proceso de comunicación es tal.

Estamos muy acostumbrados al concepto de medios de comunicación, cuando estos son en realidad, medios de información, dado que no existe una respuesta por parte del receptor por medio del mismo canal. Un presentador de noticias, por ejemplo, transmite la información y nunca obtiene respuesta de parte de los televidentes, sus mensajes son unidireccionales. Por eso las redes sociales se ganaron el lugar tan importante que tienen hoy en día, por la posibilidad de replica que brindan.

Dado que las personas contamos con la capacidad inherente de transmitir mensajes, y lo hacemos a cada momento, durante mucho tiempo pasó desapercibida la necesidad de una comunicación efectiva, término que ha tomado relevancia desde algunos años en el ámbito corporativo. De esta manera, la habilidad para poder comunicarse efectivamente es muy importante a nivel organizacional, por lo cual, cada vez es más común leer en las vacantes publicadas que una de las habilidades o competencias requeridas es la comunicación efectiva o asertiva. Sin embargo, esto es algo que no termina de quedar claro para las personas que se interesan por tales empleos.

Como ya lo abordé en el artículo anterior a éste, las organizaciones están buscando gente que cuente con ciertas habilidades, y la comunicación es una de las más importantes, ya que de un manejo efectivo de la misma dependen: el buen trabajo en equipo, el cumplimiento de los objetivos en tiempo y forma, el entendimiento y adopción de la misión, visión y valores de la empresa por todos los miembros de ésta, el buen clima laboral, el cumplimiento con los clientes, las negociaciones y las reuniones efectivas.

Para que un proceso de comunicación cumpla su objetivo no basta con la transmisión del mensaje, debe existir una retroalimentación del receptor, y además, una verificación por parte de la persona que emitió dicho mensaje. Esto significa que deben dejarse de lado las ordenes que los jefes están tan acostumbrados a dar (esto también es parte del liderazgo y lo abordaré en publicaciones posteriores).

No podemos solamente lanzar mensajes sin asegurarnos que las personas los han recibido y entendido como nosotros lo deseamos. De lo contrario, no tendremos derecho a culpar a la gente cuando no se ha cumplido la instrucción que dimos, puesto que no nos tomamos la molestia de verificar que el emisor lo entendió como nosotros queríamos que fuera comprendido.

Este último elemento, llamado verificación, es relativamente nuevo y debido a la prisa con la que estamos acostumbrados a vivir, no nos damos tiempo de llevarlo a cabo, sin embargo, nos puede ahorrar muchos problemas tomarnos unos minutos para realizarlo.

El contexto es otro elemento que no se toma mucho en cuenta, pero es relevante, sobre todo cuando estamos tratando temas que no aluden al contexto en el momento. Por ejemplo, al estar terminando una reunión de ventas semanal, el director se dirige a su gerente comercial y le hace una petición de un reporte que quiere revisar en privado. Es posible que el gerente entienda que se trata del reporte de ventas semanal puesto que de eso han estado hablando las últimas dos horas. El director se refería al reporte de las incidencias del equipo de trabajo, pero como no se tomó el tiempo de dar el mensaje completo poniendo en contexto a su receptor, el mensaje no fue comprendido.

De esta manera se dan muchas malas interpretaciones al interior de las empresas todos los días y algunas tienen repercusiones serias para el negocio y la gente que ahí trabaja. Por eso, si queremos que nuestra búsqueda de empleo sea efectiva, tenemos que darle la relevancia necesaria a estos factores. Hay varios libros que tocan estos temas a profundidad, así como cursos que buscan desarrollar este tipo de habilidades.

Mi sugerencia es que busques un autor o un facilitador especialista en el tema y lo leas o te asesores. Definitivamente va a representar una ventaja que tengas un mayor entendimiento de la materia al momento de presentarte con un empleador y hablarle de tus habilidades y fortalezas.


Imagen: http://es.workmeter.com/blog/bid/314468/6-tipos-de-liderazgo-empresarial-Cu-l-es-el-tuyo

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.