Rompe reglas, sólo tienes una vida

Por María Fosado

De acuerdo a la teoría de nuestros padres, se supone que hemos sido educados a su “imagen y semejanza”, para hacernos unos jóvenes de bien o por lo menos hacer de nosotros lo que ellos no pudieron ser o hacer cuando eran chavos.

Hogares en los que los padres imponían sus reglas, hijos que sólo obedecen órdenes para hacer sus deberes correspondientes en casa, ser los hermanos mayores que deben poner el ejemplo para los más pequeños, también conlleva una gran responsabilidad.

Como en cualquier etapa, uno crece y se convierte en un ser rebelde e incontrolable que podría andar por la vida haciendo destrozo y medio, simplemente porque está en la “búsqueda de su personalidad”.

Hace varias décadas, el tatuarse o perforarse alguna parte del cuerpo era sinónimo de rebeldía y al mismo tiempo conllevaba etiquetar con infinidad de nombres a las personas, y actualmente parece ser algo tan común que podría convertirte en alguien famoso en las redes sociales.

Los adolescentes de hoy se tatúan y se perforan con o sin el consentimiento de los padres y tampoco significa que estén metidos en las drogas, sino que simplemente es un gusto que a muchos podría disgustar.

Romper las reglas no necesariamente significará que debes tú como mujer ir a perder tu virginidad a tan corta edad, aunque no podemos ocultar que tarde o temprano lo harán simplemente porque les ha ganado el amor, sé que si tus padres en estos momentos me estuvieran leyendo, estarían en desacuerdo con todo lo que estoy diciendo. Tampoco te estoy echando porras como para que vayas y lo hagas. Creo que todo se puede resumir en el “cada quien hace con su cuerpo lo que quiere”.

Tus padres te podrán aconsejar, te hablarán o tal vez no lo hagan acerca de los temas que en la actualidad ya no deberían ser un tabú. Tan fácil que si tus padres no te hablan de lo que te interesa, te da curiosidad o te inquieta, puedes encontrar información en internet, en las redes sociales y a pesar de que no todo lo que ves escrito en la web es cierto, también existen muchos sitios especializados que te darán una respuesta.

Romper las reglas no significa que mandes lejos a tus padres o que hagas oídos sordos a todo lo que te dicen porque son la voz de la experiencia, que si te molesta que te canten lo mismo de siempre, tal vez pienses cosas como “no te metas en mi vida” o “ tú que vas a saber sobre mis problemas” porque sabemos que muchos padres no siempre están con sus hijos o se preocupan por ellos.

Esto que escribo no es para defender (como muchos pensarían) a esos jóvenes rebeldes que en sus tiempos pudieron haber sido tus mismos padres, las generaciones actuales están cambiando.

En un mundo donde la tecnología rige, ese mundo en el que a través de una aplicación puedes obtener lo que quieras y tenerlo en la puerta de tu casa, los jóvenes nos comenzamos a preocupar por cosas que nos interesan, más allá del “querer” estar discutiendo con nuestros padres.

Romper las reglas no significa que tú como mujer te acuestes con el primero que te hable bonito simplemente porque temas como la virginidad han tomado otro sentido, tanto que hasta la niña bien que al independizarse de sus padres decide irse a vivir una relación seria con su novio.

Romper las reglas tampoco significa el hecho de tener que hacer algo “malo” o mal visto por algunas sociedades simplemente para decir “soy libre”.

Romper reglas va mucho más allá de un significado tan limitado que hemos creído por años como lo es el ser “rebelde”, porque en realidad no necesitas hacer ni deshacer de tu vida algo para romper reglas.

Romper reglas implica tener la valentía para decidir hacer o no hacer algo que te han impuesto, es tomar las riendas de tu vida, es atreverse a crear universos diferentes, es demostrarle a los que no creyeron en ti todo lo que eres capaz de lograr y no por ellos, sino porque no dudas de tu capacidad.

Dicen que nuestros planes van del todo bien hasta que tienes que pedir permiso. Y romper reglas implicará que algunas veces tendrás que mentirles a tus padres pero no para hacer de las tuyas, sino para ir tras tus sueños o tras la oportunidad que te abrirá nuevas puertas y que la decisión dependerá de ti y de nadie más.

Muchas veces el romper las reglas significará desafiarte a ti mismo para descubrir hasta dónde quieres llegar. Algunas o más bien, la mayoría de las decisiones en tu vida son tuyas y las tendrás que tomar tú solo porque tu felicidad está en juego, muchas veces tendrás que ir en contra de todo lo que te habían dicho que no podías hacer simplemente porque no es algo que le haga muy feliz a los demás, pero recuerda que los demás ya tomaron decisiones, ya vivieron su vida y si no aprovecharon la oportunidad cuando el tren pasó, es problema suyo y no tuyo.

Si vas a romper las reglas, que sea por algo que te va a hacer feliz, que sea por esa oportunidad que sabes que te va a abrir nuevas puertas, que sea por ti mismo y no por complacer a los demás.

En la vida no necesitarás hacer demasiado ruido para romper las reglas, porque tus éxitos, las puertas abiertas y todos tus logros hablarán por ti.

Por eso dicen que no cuentes tus planes, sólo muéstrales el resultado.

Rompe todas las reglas que quieras hasta que encuentres las oportunidades que tanto deseabas, sal de tu zona de confort y persigue eso que quieres, que si es para ti ese algo también te perseguirá.


Imagen: internet

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.