Resiliencia: la capacidad que todos tenemos para seguir adelante

Por Samantha González

 

Cuando a Lance Armstrong le comunicaron que tenía cáncer, decidió pelear contra él y le dijo:  “Te has equivocado de persona. Al elegir un cuerpo para vivir en él, cometiste un error porque seleccionaste el mío”

¿Cómo se le llama a esa capacidad que tienen personas como Armstrong para seguir adelante?, tal vez deduzcas que al ser atletas están acostumbrados al trabajo duro, desarrollando esa determinación para avanzar y no rendirse fácilmente. Sin embargo, esto es sólo un porcentaje correcto. Existe una capacidad llamada “resiliencia” que todo ser humano tiene, la gran diferencia es que unos logran desarrollarlo más que otros.

En el libro Crecer en la crisis, cómo recuperar el equilibro perdido, de Alejandro Rocamora, define la resiliencia como: “La aptitud de las personas que tras haber sufrido graves conflictos (malos tratos en la infancia, pérdidas, situaciones familiares claramente disfuncionales, etc.) son capaces de mantener un equilibrio mental, que les proporciona paz y tranquilidad.”

Ahora, ¿en qué momento de tu vida has sentido esa determinación y coraje, que en lugar de ver una situación como estorbo, te impulsa a seguir luchando, negociando con esa vocecita que se resiste a avanzar para lograr tu objetivo?

Ese momento no necesariamente tiene que ser traumático, se puede dar en diferentes circunstancias que tal vez no te has dado cuenta. Por ejemplo, la historia de mi abuela materna siempre me deja con el ojo cuadrado y en un momento descubrirás el por qué.

Mi madre proviene de una familia muy humilde y me cuenta que su mamá comenzaba sus días levantándose a las cuatro de la madrugada para hacer la comida y prepararle al marido (mi abuelo) el almuerzo para que se fuera a trabajar.

Después de alistar a los más pequeños y mandarlos a la escuela, se preparaba para ir a acarrear agua caminando una gran distancia en dirección a un cerro. Al terminar llegaba la hora de hacer la comida, preparar las tortillas hechas a mano para dirigirse nuevamente al cerro y llevarle un taco a mi abuelo que se encontraba cuidando el ganado. Nuevamente estando en casa y con los hijos llegando con hambre, les daba de comer, no faltaba el quehacer en la casa.

Aún con todo el trabajo que tenía como madre de familia, lograba encontrar tiempo para dedicarse a tejer, ese era su gran pasión.

Y así como mi abuela puede haber otras iguales o con mayor carga de trabajo que nos dejan sorprendidos por el esfuerzo tan grande que hacen día a día y manteniendo un espíritu fuerte.

¿Qué circunstancias hacen que unos desarrollen más la resiliencia que otros?

Es interesante conocer que no es cuestión de genética, todas las personas nacemos con esa capacidad y la diferencia está en cómo se desarrolla.

Las etapas de niñez y adolescencia son las más importantes, ya que es aquí donde nuestra capacidad de desarrollar la resiliencia se ve afectada o favorecida.

Cuando los padres de familia tratan de evitar que su hijo no sufra, sin quererlo, están interfiriendo en el desarrollo de la capacidad a la frustración, que de adulto ayudará al pequeño a no fracasar ante cualquier contrariedad y poder enfrentar los conflictos de la vida cotidiana.

Si queremos desarrollar la resiliencia, una buena forma de comenzar es probar en desarrollar los siguientes pilares en nuestra persona:

Autoestima consistente

Es la base de los demás pilares y es el fruto del cuidado afectivo consecuente del niño o adolescente por un adulto significativo, “suficientemente” bueno y capaz de dar una respuesta sensible.

Introspección

Observación que cada persona hace en su persona para tomar conciencia de sus actos y estados de ánimo, creando una evaluación honesta de sí mismo. Esta es una característica que destaca en las personas emprendedoras, ya que les permite seguir mejorando y creciendo constantemente.

Independencia

La capacidad de mantener distancia emocional y física sin caer en el aislamiento

Capacidad de relacionarse

Es decir, la habilidad para establecer lazos e intimidad con otras personas, para balancear la propia necesidad de afecto con la actitud de brindarse a otros.

Iniciativa

El gusto de exigirse y ponerse a prueba en tareas progresivamente más exigentes.

Humor

Encontrar lo cómico en la propia tragedia. Permite ahorrarse sentimientos negativos aunque sea transitoriamente y soportar situaciones adversas.

Creatividad

La capacidad de crear orden, belleza y finalidad a partir del caos y el desorden. Fruto de la capacidad de reflexión, se desarrolla a partir del juego en la infancia.

Moralidad

Entendida ésta como la consecuencia para extender el deseo personal de bienestar a todos los semejantes y la capacidad de comprometerse con valores. Es la base del buen trato hacia los otros.

Capacidad de pensamiento crítico

Es un pilar de segundo grado, fruto de las combinación de todos los otros y que permite analizar críticamente las causas y responsabilidades de la adversidad que se sufre, cuando es la sociedad en su conjunto la adversidad que se enfrenta y se proponen modos de enfrentarlas y cambiarlas. A esto se llega a partir de criticar el concepto de adaptación positiva o falta de desajustes que en la literatura anglosajona se piensa como un rasgo de resiliencia del sujeto (Melillo, 2002)

Ahora que sabemos el nombre de esa capacidad que tienen aquellos emprendedores, deportistas, exitosos, etc., podemos empezar a trabajar en ello. La resiliencia no es algo que nos llega por arte de magia y nos levante para conseguir una capacidad de lucha ante las adversidades.

Si sientes que te encuentras en un bache en el que no ves una salida, no desesperes; aunque no lo creas tú sabes la respuesta para seguir avanzando. Bien dicen querido lector que “lo que no te mata te fortalece” y esa experiencia te dará valor para continuar, se aprende más de nuestros errores.

Si deseas aprender más sobre el tema te dejo la bibliografía del libro donde obtuve esta información interesante: 

– A. Harris, Thomas (2010). Yo estoy bien, tú estás bien. Guía práctica del análisis conciliatorio. Edit. Sirio. S.A.


Imagen: https://pixabay.com/es/formaci%C3%B3n-m%C3%BAsculos-armas-rubia-828726/

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.