Reflexiones posteriores al 1º de julio

Por Víctor Manuel Cruz Martínez

La jornada electoral más grande e histórica del país ha concluido y de manera exitosa. Con una gran participación ciudadana (hecho que no se veía desde hace tiempo) los votantes se volcaron a las casillas para ejercer su derecho y hacerse escuchar a través del voto.

Por una parte, el Instituto Nacional Electoral cumplió cabal y debidamente con la preparación y organización de la elección, las mesas directivas de casilla se instalaron debidamente y los funcionarios de la misma fueron capacitados para contar y clasificar los votos de sus vecinos en todas y cada una de las secciones electorales.

Salvo los incidentes en las casillas especiales (que por ley sólo pueden contar con 750 boletas)  fue una jornada ejemplar que ayuda al país a consolidarse como una nación democrática.

Por otro lado, el principal actor en éste proceso que son los electores cumplieron muy bien con su derecho y obligación a sufragar comportándose de manera ejemplar y permitiendo así superar el abstencionismo y sentir un ambiente de reconciliación y unidad en la que se observa que la participación hace la diferencia.

En términos numéricos el 63.44% de la lista nominal acudió a emitir su voto, cifra que no se veía desde la elección de 1994 cuando se registró una participación de 77.16%, es decir, más de 45 millones de electores sufragó en la casilla correspondiente a su sección o en alguna casilla especial.

Los resultados obtenidos en esta elección llegan a cambiar varios aspectos en todos los niveles de gobierno, entre ellos hay que mencionar el reacomodo de fuerzas políticas, ya que MORENA desplazó al aún partido en gobierno tanto en la Cámara de Diputados como en la de Senadores.

Aunado a eso, en las cifras locales, dicho movimiento arrasó de igual manera en la mayoría de cargos a elegir, basta mencionar las 11 de 16 delegaciones que encabezará y las gubernaturas que obtuvo en esta contienda electoral.

Asimismo el apabullante triunfo de Andrés Manuel López Obrador, habla del deseo de cambio que la sociedad tiene y ahora le permitió dar ese resultado que ha prometido. El amplio margen de diferencia que obtuvo hacia sus contrincantes lo permea de legitimidad, la cual deberá convertir en gobernabilidad.

AMLO ha pasado de ser el principal actor de oposición a ahora ejercer el poder y encabezar el gobierno federal, hecho que deberá entender y considerar que no es lo mismo criticar desde afuera a ya estar inmerso y tomar decisiones que puedan afectar o beneficiar al país.

Finalmente, la madurez política que el país ha adquirido se vio reflejado en el momento que los contrincantes aceptaron la derrota y ofrecieron cooperación para el bien de la nación con el virtual presidente electo, noticia benéfica para para dejar atrás las malas costumbres y acusaciones de fraude inexistentes.

Es importante mencionar que las instituciones electorales han trabajado bien desde procesos y elecciones anteriores, sin embargo, la diferencia en ésta jornada fue la participación y el anhelo de cambio que la sociedad exige.

El INE y los institutos electorales locales se investirán de confianza y credibilidad ciudadana y podrán arreglar las grietas que han surgido por resultados electorales con pocos márgenes de diferencia.

La noche del domingo 1º de julio los mexicanos se fueron a dormir sabiendo, por un lado, quién sería su presidente y, por otro lado, satisfechos por haber participado con su país siendo parte de la elección más grande en la historia de México.

Ya sea, como funcionario de casilla, como observador electoral o simplemente como elector, los mexicanos se adueñaron de una jornada histórica que arrojó resultados impresionantes que apuntan a materializarse como un cambio real en nuestra sociedad.

De esta manera, los mexicanos estamos conscientes que con participación, empatía y unidad podemos lograr cosas extraordinarias, transitar a un país de primer mundo no sólo depende del gobierno y sus acciones, sino también del comportamiento individual y el deseo de crecimiento que cada uno tiene.

Es así que me atrevo a señalar que el verdadero cambio en México comenzó desde que las personas decidieron ir a votar, decidieron participar y decidieron que es lo que quieren para el futuro inmediato.

Felicidades México, felicidades a la democracia.


Imagen: https://www.google.com.mx/search?hl=es-419&biw=1517&bih=735&tbm=isch&sa=1&ei=-gM8W5ftLZGGsAX8lb6ADQ&q=elecciones+2018&oq=elecciones+&gs_l=img.3.2.0i67k1l2j0l2j0i67k1l2j0l2j0i67k1l2.1900.1900.0.3411.1.1.0.0.0.0.101.101.0j1.1.0….0…1c.1.64.img..0.1.100….0._uRMaUz1EgE#imgrc=5KXilZz490hsgM:

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.