Reconstruir a México

Por Arturo Castañeda Fernández

La grave condición de México es fácilmente perceptible; nuestro país es una nación que ha sufrido y sigue sufriendo demasiado por los grandes problemas que tiene. Día a día observamos como el Estado Mexicano se desmorona frente a nuestros ojos por la indiferencia de muchos de nuestros compatriotas.

Los problemas que padecemos han venido aumentando con el transcurso del tiempo. Cuando nació México (en 1821), el problema más grave era la desunión de los mexicanos por causas ideológicas, sin embargo, al no resolverse ese obstáculo se generaron otros que dificultaron el panorama nacional y que dieron lugar a una gran cadena de complicaciones que, hasta la fecha, nos ha impedido avanzar. Es decir, los problemas actuales son consecuencia de obstáculos anteriores que no fueron resueltos cuando era debido. Ello nos da cuenta de que existe una relación entre todos los problemas que sufrimos, de manera que, si se quiere erradicar la condición negativa de México, será necesario combatir cada uno de ellos.

Existen muchos problemas que mantienen hundida a nuestra nación, no obstante, los más graves son: desunión, narcotráfico, corrupción, desigualdad social, discriminación, ingobernabilidad, indiferencia e ignorancia.

 ¿Quiénes son los responsables de la existencia de estos graves obstáculos?

Un Estado está compuesto de tres elementos: territorio, pueblo y gobierno. La calidad de cada uno de estos es fundamental para el desarrollo de un país. El territorio mexicano, a diferencia de otros Estados, posee una gran cantidad de recursos naturales, una amplia variedad de ecosistemas, playas hermosas y zonas culturales que resultan ser de gran utilidad para la economía mexicana; además, su ubicación le permite situarse como uno de los lugares más estratégicos para las actividades comerciales. Muchas naciones extranjeras desearían tener nuestro territorio. La madre tierra nos dotó de una gran fortuna, sin embargo, para desgracia de nosotros, no la hemos sabido utilizar.

No es entonces el territorio lo que nos mantiene alejados del progreso, sino, el elemento humano compuesto por el gobierno y por el pueblo.

En varias ocasiones, hemos visto como el Poder Judicial, Legislativo y Ejecutivo –tanto federal como local-, han incumplido con sus deberes, han sido indiferentes a los problemas, han actuado de manera incorrecta y han perjudicado a los mexicanos al dar mayor prioridad a sus intereses personales que a los colectivos.  Por ejemplo, algunos miembros del Poder Judicial han tomado decisiones injustas en perjuicio de los miembros del Estado debido a la corrupción interna. No es difícil encontrar a individuos inocentes dentro de prisiones y a responsables fuera de ellas.

 En el ámbito administrativo, la burocracia (peyorativamente hablando) se observa en dependencias del gobierno, en los Ministerios Públicos, en las Juntas encargadas de la resolución de conflictos laborales y en otros órganos, ya que los procedimientos son sumamente tardados e impiden la agilidad de los trámites y la resolución eficaz de los problemas. Esto, sin considerar la corrupción que aumenta cada día, pues las autoridades exigen al ciudadano prestaciones ilícitas para realizar labores que, legalmente, les corresponden, so pena de actuar incluso, en perjuicio del propio individuo.

En el Poder Legislativo también existe crisis, puesto que algunos de sus miembros dicen ser representantes del pueblo, cuando en realidad, lo son de sus propios intereses o de intereses partidistas. Incluso, muchos han contribuido a la creación de leyes cuyo objetivo real se oculta en perjuicio de la sociedad. Otros, ante su falta de preparación, son incapaces de construir mecanismos jurídicos efectivos que puedan resolver los graves problemas nacionales, situación que resulta irresponsable, pues las decisiones erróneas trascienden al presente y al futuro de México. Desde luego que no podemos hacer un juicio en el que se generalice la calidad de todos los legisladores, pues sería injusto no mencionar que entre las filas de ese Poder se encuentran personas destacadas y comprometidas con el pueblo y con los fines de México, sin embargo, parece que estos son la excepción.

El año anterior, el Congreso de la Unión realizó una gran cantidad de reformas al ordenamiento jurídico mexicano, esas modificaciones, marcaron el inicio de una nueva etapa. Algunos intelectuales consideran que estos cambios fortalecerán la estructura del Estado Mexicano; otros, por el contrario, creen que las modificaciones jurídicas realizadas no son suficientes para resolver los problemas que nuestro país padece.

Lo cierto es que cualquier cambio realizado por el gobierno no prosperará, si nosotros: el pueblo mexicano, no contribuimos, desde nuestro ámbito, a la formación de un país más competitivo.

Muchos ciudadanos suelen quejarse de la incapacidad, de la indiferencia y de la corrupción del gobierno mexicano, empero, no han hecho lo necesario, ni siquiera desde su ámbito, para que las cosas sean distintas. Es decir, existen mexicanos que a pesar de ser irresponsables con el cumplimiento de sus deberes, reclaman al gobierno cuando éste no observa sus obligaciones.

Mientras varios miembros de la sociedad mexicana sigan siendo mediocres, irresponsables, corruptos y conformistas,  el gobierno no será responsable, honesto, fuerte y capaz, pues tal y como dice la frase: “Los pueblos tienen el gobierno que merecen”, y hasta la fecha, en nuestro país, no se ha hecho lo suficiente para merecer un gobierno distinto.

Podemos deducir entonces, que más allá de pensar únicamente en la sustitución de nuestros gobernantes, debemos buscar la transformación de la mentalidad mediocre y conformista que predomina en nuestro país. México nunca será una nación poderosa si nosotros no lo fortalecemos. Será una labor compleja, pero podremos facilitarla si cada uno de nosotros cumple con su deber. Pues tal y como decía Belisario Domínguez: “Si cada uno de los mexicanos hiciera lo que le corresponde, la patria estaría salvada”.  

Gobierno y pueblo son los responsables de la condición actual que vive México, y si cualquiera de los dos no hace su trabajo, pronto será muy tarde…


Imagen: https://cdn.unicornbooty.com/wp-content/uploads/2017/10/09141454/mexico-terremoto.jpg

 

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.