¿Qué le dejó el 2016 al 2017?

Por Daniela Hernández

 

Hace poco más de una semana que dimos la bienvenida al 2017, pero ¿qué historias que empezaron en 2016 continuarán en éste? Mi primer artículo del año resolverá tal interrogante.

Como recordarán, en enero de 2016 se anunció la aprobación de la Reforma Política para el Distrito Federal, con la cual no sólo cambiaría la denominación del Distrito Federal a Ciudad de México sino que, de acuerdo a fuentes oficiales, se conseguiría mayor autonomía política, así como participación ciudadana.

Aunado a esto, como parte del proceso se encontraba la conformación de una Asamblea Constituyente, encargada de redactar la nueva Carta Magna de la Ciudad de México. Después de las elecciones del 5 de junio de 2016, la Asamblea quedó conformada por 100 integrantes, 60 elegidos por voto popular y 40 designados por el Ejecutivo y Legislativo así como el Gobierno de la capital.

Y aunque el año pasado comenzó la historia de la CDMX, es en este año y los posteriores que veremos la evolución de dicha Reforma. El primer acontecimiento relevante se llevará a cabo el próximo 31 de enero, fecha límite para la presentación de la nueva Constitución capitalina. Habrá que ver las reacciones de la ciudadanía ante la nueva ley, que por lo pronto ya ha generado polémica con temas como el aborto y el impuesto a la vivienda.

Sin duda alguna, uno de los grandes temas que cimbró al mundo en 2016 fue el resultado de las elecciones en los Estados Unidos el pasado 8 de noviembre. Sin embargo, lo interesante apenas comenzará el 20 de enero, cuando el magnate de negocios, Donald Trump, comience su primer año de los cuatro que durará la administración.

Aunque como era de esperar, Trump ya ha dado mucho de qué hablar en las últimas semanas, entre los temas más destacados están: la conformación de su gabinete, la renegociación del TLC para conseguir fondos que paguen el muro de la frontera México-Estados Unidos y el espionaje orquestado por el presidente de Rusia, Vladimir Putin, para favorecer al ex candidato republicano y ahora presidente electo, Donald Trump.

Es un hecho, que el ex presentador de televisión seguirá siendo protagonista de las noticias cuando en dos semanas y con mayoría republicana en ambas cámaras lleve a cabo todo lo prometido durante su campaña, como: la construcción de un muro en la frontera sur que pagará México, la disminución a los impuestos y la eliminación del Obamacare.

De regreso a nuestro país, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), José Antonio Meade, despidió al 2016 con el anuncio del aumento a la gasolina en un 20%, situación que ha causado inconformidad en gran parte de la población mexicana, sin mencionar que la última semana estuvo repleta de bloqueos carreteros, manifestaciones, toma de instalaciones de PEMEX y saqueos a lo largo y ancho de la República Mexicana.

Cabe mencionar que, al menos en redes sociales, la molestia se extiende más allá del gasolinazo, debido a que los ciudadanos piensan que tal decisión tiene más que ver con un perjuicio y no con el beneficio prometido tras la aprobación de la Reforma Energética. Aunado a esto, muchos usuarios aseguran que el fin del aumento es seguir robando al pueblo, y es que tan sólo hace dos años se dio a conocer una propiedad millonaria (sin declarar) que pertenecía al actual presidente de México, Enrique Peña Nieto, quien primero ignoró la investigación, después trató de darle una explicación con ayuda de su esposa y termino guardándola en un viejo cajón con llave para que fuera olvidada.

Por lo pronto, nadie sabe cuánto tiempo durará la molestia, pero al menos en las próximas semanas el gasolinazo seguirá siendo noticia, más aún considerando que a partir de la segunda semana de febrero el aumento a los combustibles será diario.

Finalmente, en el ámbito internacional, la guerra de Siria específicamente en la región de Alepo, fue un tema sobre la mesa durante gran parte del 2016 y ¿cómo no hablar sobre esto si las consecuencias han sido devastadoras? Cifras oficiales de la ONU calculan más de 250 mil muertos hasta agosto de 2015, pero de acuerdo con el Observatorio Sirio de Derechos Humanos para septiembre de 2016 la cifra ya había ascendido a 300 mil, así como 4.8 millones de desterrados, en su mayoría mujeres y niños, desde que inició el fuego en 2012.

A pesar de los esfuerzos por terminar la disputa, y aunque a finales del año pasado Rusia y Turquía anunciaran una tregua que permitió la recuperación de Alepo por parte del gobierno sirio, tales acciones no garantizan la conclusión de la guerra sino más bien marcan un punto de inflexión y por lo tanto el comienzo de una nueva etapa en el conflicto. Hay que recordar que en gran medida gracias a la intervención, especialmente financiera, por parte de potencias regionales e internacionales el problema se ha perpetuado.


Fuente: El Debate

Comentarios

Comentarios