¿Qué es la teoría?

Por Alejandro Pocoroba

 

La teoría nos ayuda a relacionar lo que se establece con la realidad externa, pero cuando hablamos de teoría, ¿qué es lo que queremos decir con ella? ya que las teorías se abstraen a partir de los datos particulares de un tiempo y un lugar determinados, así que a menudo hablamos abstractamente cuando las analizamos (Alexander, 1995) y es que esto se refleja cuando se aplica la teoría a espacios particulares de los diferentes niveles de realidad. Encontramos que el ritmo de la realidad no va de acuerdo con la teoría, pero siempre existen teorías, por así decirlo, clásicas que pareciera que el tiempo no pasara por ellas y siempre son aplicables en las diversas realidades.

Pero ¿Qué es la teoría? De acuerdo a Jeffrey C. Alexander, la teoría es una generalización separada de lo particular, una abstracción separada de un caso concreto (Alexander, 1995), es decir, las teorías son casos generales iniciados en cosas sencillas; que pueden ser aplicadas en diferentes formas, ya sea de lo particular a lo concreto o de lo concreto a lo particular.

La teoría nos ayuda a entrelazarla con la realidad, proporcionándonos un soporte para tener diferentes miradas de la realidad, ya que las teorías  son las que estructuran la realidad  (los datos o “hechos”) que estudian los científicos (Alexander,1995)

Cuando se habla de teoría, posteriormente tendríamos que hablar de realidad o viceversa, pero ¿qué realidad es la que vamos a ver a partir de la teoría? Recordemos que las teorías son generadas tanto por los procesos no facticios o no empíricos que preceden al contacto científico tanto con el mundo real como con las estructuras de este “mundo real”. (Alexander, 1995), es decir, que cuando aplicamos las teorías las trasformamos para poder adaptarlas al punto de vista en el cual nos encontramos, de esta manera que se relacionan los hechos y las teorías.

Las diversas comprensiones teóricas del componente que se considera decisivo constituye la base de las principales tradiciones sociológicas (Alexander, 1995). En otras palabras, la sociología tiene diversas tradiciones, por ejemplo: conservadores, liberales y radicales. Sin embargo, éstas mismas son las que ayudan a que exista un modelo determinado, mientras que los ideológicos argumentan que las decisiones políticas del científico generan  modelos, pero este segundo grupo de teóricos argumenta que la opción entre modelos funcionales e institucionales genera compromisos ideológicos (Alexander, 1995).

He aquí la importancia del método, que en la sociología es crucial, porque sirve para estructurar teorías sociológicas generales (Alexander, 1995) con los datos empíricos que vamos a abordar a partir de tal o cual teoría y para explicar, entender y comprender mejor lo investigado.

Aunque existe una gran gama de teorías todas ellas son reduccionistas; aunque todos estos niveles son relevantes ninguno de ellos tiene el poder que a menudo se le atribuye (Alexander, 1995), y es que muchas veces la teoría nos puede nublar, en otras palabras, nos  ponemos la “playera” de una teoría y queremos abordar con esa teoría todo lo que se nos presenta en la realidad social. Por ejemplo, el concepto de Marx, “lucha de clases”, donde quiera que vayamos queremos ver una lucha de clases aunque no haya como tal esta lucha. Por ese motivo, Alexander atribuye que en la actualidad es crucial para el sociólogo su posición en la que el mundo se encuentra en dos vertientes: la del conflicto y la del equilibrio.

A manera de conclusión.  Las teorías, ya sean contemporáneas o no, deben de tenerse en cuenta ya que si no se puede explicar un “hecho social”, en palabras de Durkheim, con una sola teoría lo podemos hacer con otras teorías que nos permitan ir más allá, es decir, que nos permita tener varias miras de lo que queremos y pretendemos indagar, porque muchas de las veces al momento de leer teoría olvidamos que son construcciones y esas construcciones no las tomamos en cuenta, por ejemplo, como si sólo viéramos la parte más alta de la torre sin notar cada fierro que compone esa torre, es por eso que encuentro de suma importancia tener por lo menos un pequeño brebaje histórico de la teoría que pretendemos utilizar para indagar las cuestiones que nos interesan y es que la realidad va más allá de la teoría, es decir, que tenemos que tener en cuenta que la realidad  es confusa y la vamos organizando a partir de las categorías que formulamos en nuestro pensamientos.


Bibliografía:

Jeffrey C. Alexander (1995) “Qué es la teoría” toma de: Las teorías sociológicas desde la segunda guerra mundial. Ed. Barcelona: Gedisa.


Imagen: http://www.monografica.org/prova/wp-content/uploads/2012/10/03.jpg

Comentarios

Comentarios