¿Qué es la justicia?

Por Miguel Téllez

 

Es muy común preguntarnos qué cosas son justas y por qué. Esto no es un trivial, en ocasiones nos quejamos de algunas cosas y señalamos que son injustas. Por ejemplo, cuando alguien le rompe el corazón a alguien y este último se queja, es posible que escuchemos que diga: “no es justo”. Sin embargo, no es racional hablar ahí de justicia. Sólo imaginemos que sea el caso que romperle el corazón a alguien sea una injusticia, tendría que existir algo como la “policía del corazón” y entonces, si alguien te propone una relación de noviazgo o matrimonio no podrías negarte pues implicaría que le rompas el corazón y luego deberías cumplir con una sentencia. Pero las cosas no son así, por fortuna.

Hay diversas teorías de la justicia. Pienso que es buena idea conocer teorías filosóficas contemporáneas de la justicia para argumentar mejor las ideas. Seguramente todos tenemos algunos sentimientos respecto a lo que es justo, aunque eso no es suficiente en ocasiones. Les cuento qué tipo de teorías estoy seguro que les vendrían bien a las personas.

En 1971 un filósofo de nombre John Rawls, publicó su “Teoría de la justicia”. Desde el prefacio, Rawls nos dice porqué es que escribe una teoría de la justicia. Nos cuenta que su teoría espera servir de alternativa a otra teoría que, según él, ha dominado el debate de la filosofía moral, política y hasta en economía: el utilitarismo. Que el utilitarismo haya ganado demasiado terreno no es coincidencia, pues estuvo defendida por grandes intelectuales que cada que se les hacía un ataque, sabían defender su postura. El utilitarista clásico es el famoso Jeremy Bentham, conocido por su principio de utilidad. Otro defensor del utilitarismo fue un alumno de Bentham: John Stuart Mill. ¿Y por qué Rawls busca que su teoría sea alternativa al utilitarismo? ¿Qué tiene de malo el utilitarismo?

Para fines prácticos, les contaré que una de las ideas por las que son famosos los utilitaristas, es por su principio que podemos llamar “maximizador”. ¿Qué hay que maximizar? El utilitarismo clásico diría que la felicidad, otros dirían que el bienestar. ¿Y a quiénes debemos tomar en cuenta? Aquí entra la importancia de Bentham, que fue un innovador para su época. Él incluye a los animales respecto a nuestras decisiones morales. Esto era inusual para su época, que aún tenía rasgos de obedecer leyes divinas. Pero, ¿por qué Rawls está contra maximizar la felicidad de la gente? Eso es lo que, incluso hoy día, busca la gente. Robert Nozick elaboró un argumento para demostrar que la felicidad y otros estados mentales no son precisamente lo que más nos importa. Imaginen que un grupo de neurofisiólogos crearon una máquina que te inyecta drogas y una vez que estás conectado ahí, todo es felicidad. ¿Te conectarías? Nozick nos dice que la gente respondería que no. Claro que esto es discutible, aunque parece que buscamos vivir las experiencias, sin importar que siempre sean felices; por lo tanto, la felicidad no es lo más importante.

Rawls critica al utilitarismo por otra cuestión. El maximizar la felicidad de las personas, implica sacrificar a otras personas en el cálculo utilitario. Por ejemplo, en un salón hay 30 estudiantes, se pregunta si quieren comer o tomar algo, 25 de ellos dicen que tomar algo y el resto quiere comer porque en su casa no desayunaron. Según un cálculo utilitarista, la felicidad de 25 es más alta que la de 5, luego hay que dar de comer y no de tomar. Esto es un ejemplo sencillo y no nos despierta -tal vez- tantos conflictos como pensar que en lugar de comida o agua se trata de salvar 25 vidas o 5 vidas. El utilitarista elegiría salvar 25. Este sacrificar a las personas no le parecía a Rawls.

¿Y qué dice Rawls? Antes de desarrollar su teoría, nos dice -hablo de Teoría de la justicia– que la justicia es una virtud de la estructura básica de la sociedad, es decir, de las instituciones -incluso de la Constitución-. Además, nos dice que las personas poseen una inviolabilidad en sus libertades y derechos que no puede estar sujeta a transacciones ni regateos -está criticando al utilitarismo-. Esa inviolabilidad se funda en la justicia. El hecho de que estemos sacrificando a la gente es porque no tenemos hasta el momento otra teoría mejor. Sin embargo, eso no quiere decir que la teoría sea la correcta. Rawls nos dará su propuesta y dirá que esa es la correcta.

Por otra parte, su teoría tiene bases kantianas y contractualistas. Esto quiere decir que Rawls tomará algunas ideas de Kant y usará el modelo hipotético de un contrato social -como lo hace Rousseau o Locke, por ejemplo-. Lo que nos propone Rawls es que imaginemos que entramos a una posición original, donde vamos a elegir los principios de justicia que se van a encargar de regir la manera en que las instituciones distribuyen bienes primarios. Los bienes primarios son aquellas cosas necesarias para desarrollar una vida que merezca la pena vivirla. Entre esos bienes se encuentran las clásicas libertades de los liberales -Rawls es un liberal-, el ingreso y la riqueza y las bases del autorrespeto.

Ahora bien, para elegir de manera imparcial los principios de justicia y evitar que cada parte -los que entran a la posición original- tome decisiones que le favorezcan, Rawls propone que debemos ponernos un velo de la ignorancia. Es decir, vamos a ignorar de qué color es nuestra piel, nuestra religión, nuestro estatus en la sociedad, nuestros talentos, etc. Según Rawls, vamos a elegir dos principios: 1) Un esquema de libertades lo bastante amplio que sea compatible con un esquema de libertades compatible con el de los demás y 2) que cada desigualdad esté justificada si y sólo si favorece a los menos aventajados.

Esto es grosso modo parte de la teoría de Rawls en Teoría de la justicia. En la siguiente publicación desarrollaré las implicaciones de los principios de justicia y las críticas que ha recibido esa teoría. No olvidemos que estas discusiones buscan ayudarnos a encontrar una sociedad justa.

 


 

Imagen de: https://nestoravendano.wordpress.com/2012/08/

Comentarios

Comentarios