Prejuicios y Estereotipos

Por José Barbosa

“No se debe confundir la verdad con la opinión de la mayoría”

– Jean Cocteau

Las personas jugamos muchos roles a lo largo de nuestra vida. Cada uno de nosotros toma diferentes tipos de decisiones, y tiene un comportamiento, una personalidad y una reputación como individuo en la sociedad. Pero, está claro que para tener este comportamiento y toma de decisiones nos dejamos llevar gran parte por lo que la sociedad nos dicta de cómo deben de ser las cosas y como debemos actuar ante los demás.

Los conceptos que quisiese destacar y que son muy importantes, porque de ahí surge la gran parte de nuestra historia; Es la educación en casa. Ya que depende mucho como nos educan los padres, los abuelos, los tíos, los hermanos, etc. Y dentro de este grupo después viene la sociedad misma, y con ella “los prejuicios y los estereotipos”.

Los seres humanos somos muy buenos para juzgar y para criticar. Creamos esquemas y los clasificamos ¡Somos buenísimos! Creamos estereotipos para defender una idea o un juicio de alguien que tal vez en el año 1800 tenía una definición de algo que no se podía hacer y simplemente se quedó y hasta la fecha se sigue percibiendo esta buena o mala idea. Una idea preliminar en cuanto a las relaciones en general, su pensamiento y el comportamiento. Del estereotipo, nace su amigo fiel y que me molesta de sobremanera; “El prejuicio”.

Los estereotipos la mayor parte del tiempo se crean a base de ideas equivocas y es que hay infinidad de ellos, pero gracias a estos las personas tienen un concepto prejuicioso de ellos; “una idea preconcebida o negativa hacia algo o alguien”.

Hace poco escuché un comentario de que los seres humanos no somos complejos, y por supuesto que lo somos. Todos tenemos un criterio diferente, y tenemos varias cualidades, realizamos actividades en las que somos buenos o malos y de ahí partimos a la toma de decisiones. Aunque a veces no lo hagamos bien. Eso depende de cada uno, de las cualidades, habilidades y fortalezas. Pero somos complejos, por la convivencia, la conciencia, los pensamientos y los sentimientos en cuanto a la interacción con los demás.

A veces nos sentimos bien, y a veces podemos sentirnos muy mal. O también puede haber personas que nunca se han sentido mal. Pero eso no quiere decir que se la han visto mal o han tenido una vida fácil. Sino que existe un mecanismo de defensa que tal vez vino del lugar central de su vida; Su familia. En este contexto el mundo es complejo, porqué para haber hecho lo que estás haciendo en este instante pasaste por muchísimos esfuerzos y sacrificios o tal vez no.

Sacrificios en el sentido de que no se conoce la percepción de todo. Ni de todos, por lo mismo de los prejuicios y de los estereotipos. Una opinión puede cambiar todo el panorama que uno mismo tiene y que ve su futuro con el mayor de los anhelos. Y vuelvo al tema familiar; Los padres en la mayor parte de los casos quieren lo mejor para sus hijos. Pero a veces no entienden que deben dejarlos cumplir sus metas solos, y sus sueños mismos.

Ya que cuando se genera un estereotipo es muy difícil que las personas cambien de opinión con el mismo y he ahí donde se puede llegar a tomar a mal y parten los prejuicios. Y dónde hay recriminaciones o temas más graves como la discriminación y violencia. Déjenme mencionarles que hay muchas variantes de estereotipos y que seguramente conocen muy bien: religiosos, políticos, culturales, sociales, sexuales, étnicos, de género y muchos más.

Por supuesto, algunos pueden destacar más que otros, ya que está clarísimo el tema de la discriminación y la violencia. Así como temas como él; machismo y feminismo. Ambos casos que vienen de un paradigma y de un juicio mal infundado. Que está claro que muchas personas pueden opinar bien o mal. Pero para mi punto de vista, los estereotipos y prejuicios. Solo existen para defender lo indefendible de categorías sociales, explicar hechos complejos que no son complejos, simplemente que están llenos de prejuicios. Acentúan similitudes, pero más que nada diferencias entre los seres humanos y justifican los actos negativos para “mantener” una estabilidad, pero más que eso un estigma social de restablecimiento a favor de un grupo (Cuándo es conveniente claro).

Algunos ejemplos de estereotipos y prejuicios;

– Azul es para hombres y rosa es para mujeres.

– Los hombres trabajan y las mujeres cuidan a los niños o cuidan del hogar.

–  Los hombres no deben llorar.

– Las mujeres no pueden hacer trabajos pesados.

– Si eres afeminado eres homosexual, y si eres muy masculina ya eres lesbiana.

– Los negros no pueden trabajar, porqué no son blancos y no tienen los mismos privilegios.

Hay muchos estereotipos y prejuicios que se vienen tomando en cuenta desde tiempos de la caverna, y que a veces debemos de romper esos paradigmas y simplemente vivir la vida como tal. Ser felices y no juzgar a nadie por sus actos. Cada quien es arquitecto de su destino y de sus decisiones, y debemos saber afrontar cada una de ellas.

He conocido personas que se rigen por medio de los prejuicios mal infundados, que la sociedad misma y la familia les han puesto. Y por ende, no logran ser felices del todo. Porqué están llenos de lodo. Y tal vez parezca que yo también estoy lleno de prejuicio por el hecho de juzgar o de dar una crítica hacia este tema, pero más que nada doy mi punto de vista, para aquel que piense de la misma forma que yo lo hago.

Tomar unos segundos o minutos de conciencia que a veces tener tantos juicios insanos es lo que nos está llevando al odio y a la violencia. Reflexionar y no etiquetar a nadie por su forma de vida.


Imagen: http://conceptodefinicion.de/wp-content/uploads/2016/12/Estereotipo.jpg

 

Comentarios

Comentarios