Pornocracy: The New Sex Multinations

Por Aura Pérez

 

Pornocracy es un documental de Ovidie, una chica francesa, filósofa, feminista, periodista, ex actriz porno y directora de cine para adultos con enfoque feminista donde destaca su película: Orgie en noir. Ha escrito dos libros acerca de la industria del porno: Manifiesto Porno (2002) y En el sexo que confiamos: Backstage (2004), y muchos más al respecto de la sexualidad, el embarazo y el movimiento feminista. También realizo un comic: Historias inconfesables que dibujó Jérôme D’Aviau.

Este documental tiene una duración de 1hr 17 min, donde a través de cuatro capítulos que nombra de la siguiente manera en orden de aparición: La presa, Los depredadores, El pulpo y Uber-sex.  Nos muestra cómo el negocio de la pornografía ha cambiado, debido a la nueva era que vivimos basada en el uso de tecnologías y el capitalismo, que la lleva a hablar de la  piratería digital y cómo la industria de la pornografía se vio afectada por ello, pues ¿Por qué los usuarios tendrían que pagar si pueden tenerlo gratis?. Lo cual la lleva a hablar de las tubes de internet como: Pornhub, YouPorn, Redtub, Brazzer, entre otras, que dan a relucir el nombre de Fabian Thylman, al cual le han adjudicado una serie de sobrenombres como: La pesadilla del porno, El rey del porno, Zuckerberg del porno, etc, por enriquecerse con toda esa flota de webs tan populares de porno que ya mencioné.

Lo anterior es por decirlo de alguna manera el nucleo del documental, sin embargo, pone sobre la mesa distintos temas de reflexión y debate como: el lucro a costa del trabajo de los demás, el cambiante y cada vez más violento consumo de la mujer que el usuario quiere ver y la responsabilidad que adquiere el usuario como consumidor de pornografía. Para ello Ovidie visita a productores y actrices porno para hablar con ellas y ellos acerca de lo que enfrentan en la vida diaria al dedicarse a esto con la era digital de por medio, que ya marqué como nucleo del film.

Todo esto hace de Pornocracy, un documental que a pesar de no profundizar mucho en las diversas cosas que plantea, deja una reflexión muy interesante y bastante alarmante de la industria porno digital. Pues no solo está el hecho de cómo las empresas lavan dinero y buscan la evasión de impuestos al establecerse en países business-friendly. Sino que también las condiciones laborales dentro de la industria han decaído, volviendo casi imposible la producción profesional de pornografía, aprovechándose en muchos de los casos de la experiencia o estética visual que conocemos como: amateur. Y es que no es que la pornografía o el dedicarse a ello esté mal, es que como consumidores hay que ser más pensantes y responsables, tomando en cuenta todo lo que está detrás de la industria pornográfica para que el “producto” llegue a nuestros ojos. Pues no porque la pornografía esté hecha para crestomatizar fantasías, quiere decir que a costa de ello gente común como nosotros que necesita un complemento salarial para vivir, tenga que exponerse a humillaciones y precarización de su trabajo solo por la evasión de pago e innovación que se pide o se busca como consumidor.  Así que la próxima vez que vayas a consumir porno en tubes, piensa a quién estás afectando con esa decisión y como una decisión tan simple está contribuyendo a la manera en que cambia el mundo y las mentes de las personas que lo habitamos, y como gracias a ti algunos se vuelven millonarios aprovechándose de tu elección y de otros que como todos necesitan un trabajo para vivir.


Imagen: https://www.google.com.mx/searchq=pornocracy&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwj3rtbZ6bHVAhUCJiYKHZmsAPgQ_AUICygC&biw=1359&bih=618#imgrc=GJLouMsRaLxShM:

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.