¿Por qué los jóvenes deberíamos prepararnos para el futuro?

Por Daniela Hernández

 

Hay un dicho que dice “como me ves, te verás” y esa es la realidad.

Hace algunas semanas escribí sobre los jóvenes mexicanos, la razón fue muy simple: en este momento la edad promedio de nuestra población es de 27 años, de manera que gran parte de los habitantes somos jóvenes. Sin embargo, nunca está de más observar las condiciones a futuro para quienes hoy somos jóvenes y en unas cuantas décadas seremos adultos mayores.

Actualmente, de acuerdo con cifras del INEGI, en 3 de cada 10 hogares de México vive al menos una persona de 60 años o más. Así mismo los adultos mayores representan el 10% de la población.

No obstante, según estimaciones del Consejo Nacional de Población (CONAPO), para 2030 este porcentaje aumentará más de cuatro puntos y para 2050 casi un cuarto de la población pertenecerá a dicho sector.

En México tanto jóvenes como adultos mayores, que de manera superficial parecen formar parte de distintos grupos, pertenecen al mismo sector vulnerable de la población debido a que comparten la falta de protección a sus derechos, tanto por parte del gobierno como de la sociedad en general.

Todo lo anterior, me hace preguntarme una cosa: ¿México está preparado en materia de infraestructura para atender a las personas de la tercera edad?

Mi respuesta es que desafortunadamente no. Pero más allá de lo que yo pueda pensar, instituciones como la Secretaría de Desarrollo Social afirman que los programas sociales destinados a las personas de la tercera edad no son suficientes y debido a esto la gran mayoría vive en condiciones de inseguridad social.

Salud

Cifras del INEGI revelan que 71% de las personas de la tercera edad tienen acceso a servicios de salud, y que de dicho total: 53% pertenece al IMSS, 28% al Seguro Popular y 12% al ISSSTE. Sin embargo, 3 de cada 10 siguen completamente desprotegidos. Al tiempo que como se sabe el verdadero problema no está en la cobertura de los servicios sino en la calidad de los mismos.

Más de la mitad de las causas de muerte en este sector tienen que ver con las siguientes enfermedades crónico-degenerativas: diabetes mellitus (17%), enfermedades isquémicas del corazón (16%), enfermedades cerebrovasculares (7%), enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores (6%), enfermedades del hígado (4%) y enfermedades hipertensivas (4%).

Trabajo

Por otra parte, la tasa de participación económica de los adultos mayores de 60 años es de casi 34%. No obstante, 3 de cada 4 trabajan dentro del mercado informal y sólo el 33% gana un salario mínimo.

En materia de pensiones, únicamente 26% cuenta con una. Hay más hombres beneficiados que mujeres, quienes en su mayoría reciban la ayuda gracias al derecho laboral de sus maridos fallecidos. Por otro lado, en los hogares donde hay al menos un adulto mayor, más de la mitad recibe una pensión por jubilación o indemnización.

La cultura del ahorro 

La aseguradora AXA México señaló para un artículo de El Financiero que “En el país, 84% de las personas, aún con recursos económicos suficientes, no ahorra a largo plazo, ni prevé su retiro de manera adecuada”. Este es un grave problema que deriva en la imposibilidad de mantener una vejez digna.

Como subrayé en el apartado anterior, 8 de cada 10 mexicanos mayores de 65 años carecen de una pensión, de manera que la mayoría están desprotegidos y por ello existe la necesidad de impulsar la cultura del ahorro entre los más jóvenes para que llegada la hora de descansar, haya menos preocupaciones.

Transporte

Otra de las problemáticas que padece este sector se encuentra en las opciones de movilidad, debido a que como señala el Reporte Nacional de Movilidad Urbana en México 2014-2015 realizado por ONU-Habitat “las mujeres, los niños, las niñas, las personas con discapacidad y adultos mayores resultan más afectados por los sistemas de transporte ineficiente, ya que no consideran sus necesidades específicas”. Además de sufrir maltrato y discriminación.

Si bien es cierto que el acceso para las personas de la tercera edad a medios de transporte como: metro, trolebús y RTP son gratuitos, también lo es que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Dinámica Demográfica (ENADID) 2014 del total de adultos mayores a 60 años, 68% reportan dificultad para caminar, subir y bajar usando sus piernas. Por lo que de nada sirve la gratuidad en los servicios cuando estos no se adaptan a las necesidades de los usuarios.

Hoy en día la población de la tercera edad apenas alcanza el 10% y a pesar de esto la mayor parte vive en condiciones de vulnerabilidad, por lo que no imagino que pasará cuando esta llegue al 25%. En unos cuantos años los jóvenes que hoy tenemos veintitantos nos convertiremos en los de sesenta y tantos, por ello es nuestra responsabilidad mirar hacia el futuro e idear soluciones para vivir con plenitud cada una de nuestras etapas.

En conclusión, tenemos un gran reto frente a nosotros y ¡es hora de actuar! tanto gobierno como sociedad necesitamos trabajar en la construcción de un México incluyente y respetuoso de todos sus habitantes, sin importar la edad.


Fuente: Contacto hoy

Comentarios

Comentarios