Ponencias y divulgación

Por Miguel Téllez

Comenzaré contando –brevemente- acerca de mi participación en dos coloquios, cuyas sedes fueron campus de la UACM. Luego, hablaré de la divulgación filosófica.

El 26 de octubre de 2017 tuve la oportunidad de participar en dos coloquios filosóficos. Ambos celebrados en la UACM, en campus distintos. A las once de la mañana de ese día hablé acerca del sismo del 19 de septiembre y algunas implicaciones morales de ese suceso. Esto en el campus Tezonco. Horas después, a las seis de la tarde, presenté otra ponencia, donde abordé el tema de la dimensión epistémica de la democracia. Esto en el campus Cuautepec.

Pintando este cuadro de las ponencias con pinceladas gruesas: resulta bueno saber que se realizan eventos filosóficos donde puedes tener diálogo con población de otras universidades. En mi caso, estudiante de la UNAM, ir a campus de la UACM fue una oportunidad que agradezco a los organizadores de los eventos. Pasaré ahora a ciertas impresiones que viví en cada recinto.

La UACM Tezonco es muy grande y, sin duda, también tiene bastante población. Arribé media hora antes: tiempo suficiente para hallar el salón donde se realizaría el coloquio. Comenzó tarde el evento, tal vez unos veinte minutos después. Quizás eso no es lo desastroso, lo que sí lo fue –al menos como lo veo- es que ese retraso no permitió la discusión. Al terminar las lecturas de las ponencias, quedaron unos treinta o veinticinco minutos nada más: poco para discutir cuatro trabajos. Me fui insatisfecho por la falta de debate.

Luego del evento en Tezonco me dirigí hacia Cuautepec en compañía de un amigo, a quien agradezco el haberme acompañado. Llegamos al campus Cuautepec de la UACM alrededor de las cuatro y media de la tarde, así que tuvimos tiempo para conocer la universidad. La UACM Cuautepec me pareció más pequeña que Tezonco, y con menor población. Eso no dice nada interesante, aunque sin duda el ambiente es totalmente diferente.

En este evento estuve a lado de dos compañeros. En esa mesa hablé de lo que denominé “cogniscitivismo político”, del cual espero publicar algo para Ollin. En este coloquio sí hubo tiempo para discutir –sólo éramos tres, en Tezonco fuimos cuatro-, sin embargo, el diálogo no profundizó tanto. Por parte del público recibí una pregunta interesante, la cual expresaba la duda de –siguiendo el hilo de lo que dije- cuál teoría de la justicia podríamos adoptar para contrastar un estado de cosas concreto frente a un ideal. Respondí a la pregunta. Luego de eso, ya no se profundizó en los otros temas –lo cual me decepcionó, ya que al menos uno me parecía concreto y fructífero, aunque quizá también quedó a deber la exposición de argumentos del ponente-. Este tema que menciono como fructífero es la importancia del Estado laico, y como situaciones prácticas se nombraron al aborto y la despenalización de drogas –especialmente la mariguana-.

El coloquio en Cuautepec me pareció redondo y completo, a pesar de mis decepciones –que no tienen nada de objetivo, tal vez-. Espero tener ocasión de contar de manera precisa mi descontento hacia la manera de abordar ciertos problemas que se hablan en filosofía. Por ahora paso a lo siguiente.

La asistencia en el evento de Tezonco fue baja, al final comenzó a llegar más población. Con la poca experiencia que tengo en coloquios sé que vender toda la taquilla –es una expresión, son de entrada gratuita- en un evento de filosofía, cuando no viene un filósofo rockstar, es algo que no pasará. La asistencia no es algo que me preocupe, excepto cuando la difusión o divulgación es nula. Ignoro qué tan buena fue la difusión en Tezonco, y en realidad no pretendo “atacar” a ningún campus en especial por ello: esto es más general, va hacia todos los que estamos inmersos en el estudio de la filosofía.

Una queja común entre estudiantes de filosofía es la poca atención que la gente presta a nuestros temas. Sin embargo, considero que achacarle nuestros males a la gente no es la cura. De hecho, pertenezco más a la idea de que si la gente tiene rechazo hacia la filosofía es por la intuición que sigue dominando: se habla de los griegos nada más, son temas de protesta –de esos llamados “chairos”- o asuntos muy “viajados”. Pienso que como estudiantes de filosofía debemos aprender a vender mejor nuestro trabajo, sin duda algunos tendrán más sencillo esto que otros –por los temas que manejen-. En la ponencia en Cuautepec, al ver que la gente ya no participaría más, les lancé una pregunta respecto a mi exposición: ¿ustedes creen que los expertos nos deben gobernar? No diré que todo el auditorio quedó conmocionado ante tal pregunta, porque no fue así. Sin embargo, sí que vi rostros de duda y de esa “risa” que luego surge cuando alguien hace una pregunta inquieta o más o menos interesante. Mencioné un par de cosas más, no sólo lancé una pregunta –como el hecho que en nuestra Carta Magna, respecto a requisitos para cargos políticos, no se piden licencias académicas-. Como lo veo, esto es de interés, y más en estos tiempos en que el ambiente político nos permeará más.

Hacer divulgación de algún área de conocimiento no es fácil, incluso la ciencia –física, biología, química- sufre. No estoy en contra del trabajo puro y duro de tipo academicista en filosofía, estoy en contra de que se crea que esos son los únicos temas. Quizás a algunos les interesen más los asuntos de interpretación de algún texto oscuro y saber qué quiso decir el “maestro”, sin embargo, eso está lejos de la filosofía que se suele hacer en otros lugares: hay filosofía que trata problemas diarios y sin necesidad de usar términos “viajados” –técnicos sí, eso pasa incluso en las ciencias-. Con esto no pretendo decir que este tipo de filosofía sea la mejor, aunque sin duda podría arrojar más luz a la hora del tema de la difusión y el interés de población que no sea de filosofía.


Imagen: http://casadiseno.biz/mesas-cocina-diseo.html

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.