Perdido

Por Emanuel Peña

 

El miedo se apoderó de él al momento de llegar a esa frase.

Puedo verte sentado leyendo este artículo. ¿Tú puedes verme?

En ese momento dejó de leer. Un escalofrío recorrió su espalda mientras veía a su alrededor, justo como decía el texto:

-…un lugar oscuro a tu alrededor.

Volvió a leer. No podía ser posible, sólo era una coincidencia. Pensar eso lo reconfortó, ya que si permitía que el miedo se propagara, tal vez perdería el control y, en perspectiva, cuando le contara a sus amigos, haría el ridículo, pues sabía que reaccionar sin pensar no era su fuerte.

Odió su insomnio y odió la parpadeante luz del monitor, ya que hacía mas tétrico el cuarto, permitiendo más lugares oscuros. Regresó al texto.

-Sé que crees que es una coincidencia, pero puedo verte y puedo probarlo.

Era bastante directo y comenzaba a dudar de su veracidad. Encontró el texto navegando por el internet. Pasó de imágenes hilarantes a tutoriales y después a artículos de terror. Una cosa llevó a la otra y sin darse cuenta, encontró un artículo titulado: “Como perderse en el terror”, ni siquiera supo el momento en que empezó a leerlo.

Solo era un artículo que hablaba de miedo y la diferencia de éste con el terror mismo. Nada inusual. Hablaba del miedo a lo desconocido y de cómo puede, en cuestión de segundos, pasar al terror mismo. Esa sensación horrible de la disipación de la razón. Un artículo bastante realista, que poco a poco iba haciéndose más tétrico y perturbador. Nada que no haya leído o visto antes, nada, hasta el momento en que llegó a esa frase. Como si lo que había leído previamente en el texto lo estuviera preparando a la llegada inminente de la frase. ¿Cómo sabía el texto que él estaba sentado en su computadora? Una frase bastante irreal, pues cualquiera que lo estuviera leyendo, podría estar parado, recostado o sentado; pero él estaba sentado, justo como lo decía. Aun así podría ser una coincidencia. Incluso la frase anterior era tan vaga como la posterior:

-¿Quieres saber exactamente qué es el terror? Mira a tu alrededor. Busca un lugar oscuro a tu alrededor. Lo has descubierto, ¿verdad? Enfoca tu visión. Búscame. Ahí estoy, esperándote.

Una frase que no debía estar. Que no debió leer. La curiosidad fue más y miró a su alrededor. Sus ojos se detuvieron ahí en ese espacio en su ropero, en ese lugar oscuro que se hacía en la puerta entre abierta, justo detrás de él, como lo decía el texto. No separó la vista de ese espacio oscuro en un buen tiempo.

Regresó al texto.

El miedo se apoderó de él.

…puedo comprobarlo.

Dudó si seguir leyendo, pues todo le daba una mala espina. Era más fuerte su curiosidad. Sin saberlo ya estaba perdido. Continúo leyendo.

-…tienes cierta duda, lo sé, ¿quién no la tendría?, pero, vamos, ¿cómo sabrás que es del ropero de donde te estoy viendo?

Un escalofrió recorrió su espina, ¿Cómo sabía el texto que cuando volteó sólo notó la abertura del ropero?, ya no era tan vago el artículo.

Esta chamarra de piel es bastante modesta, deberías usarla más.

En ese momento, algo cayó del ropero. Dio un sobresalto de terror cuando escuchó el ruido, volteando al mismo tiempo  aterrado. Era su chamarra de piel. Ya no creyó que fueran coincidencias.

-Te reto, mira dentro del ropero, mírame directo a los ojos, mira tus grandes temores convertidos en realidad, seguro será algo que podrás contarle a tus amigos. Contempla el rostro del terror.

Se levantó de la silla. Estaba completamente aterrado, al grado de no poder controlar el temblor que arremetían sus músculos en su cuerpo. Sus ojos, completamente abiertos, no dejaban de dirigirse hacia esa abertura del ropero. Comenzó a acercarse poco a poco. Cada paso le inundaba más y más de pánico. Llegó a la puerta del ropero. Tomó el cerrojo. Su mano temblaba. Ya no podía más. Se llenó de valor y la cerró por completo de un golpe.

Ya estaba mas tranquilo, levantó la chamarra y la puso en su silla. En la mañana la colgaría, pues ya eran suficientes emociones por una noche.

Cerró la ventana del navegador y regresó a la partida de AoE que estaba jugando antes de aburrirse y navegar por internet. Siguió jugando unos cuantos minutos más, hasta que se volvió a aburrir y abrió otra ventana de internet. Nunca se dio cuenta cuando la puerta del ropero se abría poco a poco.

Un par de días después, en las noticias matutinas de un periódico local rezaba la siguiente nota:

“JOVEN ESCRITOR DESAPARECE MISTERIOSAMENTE.

El escritor ****************, desapareció la noche del día ****** cuando estaba en su apartamento en **************. Se encontraron rastros de violencia, pero ninguna pista que dé con su paradero. La última vez que se le vio, fue cuando se dirigía a dicho apartamento el día anterior, no se comunicó con nadie el día de su desaparición.

Este hecho está rodeado por un halo de misterio, ya que la puerta principal se encontraba cerrada por dentro y no hay rastros de que se haya forzado alguna ventana. Su familia fue la que dio aviso de la desaparición, ya que no respondía a las llamadas telefónicas, por lo que optaron por irlo a visitar. Al descubrir que no estaba en su apartamento y no había forma de que hubiera salido, solicitaron la ayuda de su casero, quien abrió la puerta. Cual sería su sorpresa al descubrir que, en dicho apartamento, el dormitorio se encontraba completamente desordenado. No tardaron en informar a las autoridades pertinentes, quienes iniciaron una investigación por los sucesos encontrados. Ropa regada por todos lados, la cama completamente volteada, como si la hubieran golpeado y muebles volteados por doquier y un rastro de sangre en el piso y en los muebles, lo que demostraba que ********** fue raptado con lujo de violencia. Cabe destacar que el desorden presentado sólo se observaba en dicho dormitorio, los demás cuartos, se encontraban sin detalles por nombrar.  El detalle que más alarmó a los oficiales que ingresaron, fue que había un rastro de rasguños, que concluían en unas cuantas uñas enterradas en la puerta del mueble ropero, como si hubieran arrastrado a ********* hacia el mueble. Dentro del mueble no se encontraba mas que ropa y sangre, por lo que es un misterio más que aterrador. El mueble se encontraba enfrente de la computadora, la cual estaba prendida mostrando el último trabajo que el joven escritor estaba terminando, llevando por título Como perderse en el terror”. Texto que nunca vería la luz.

El caso aun sigue abierto, por lo que si tienes alguna información que pueda ayudar a dar con el paradero de ********* por favor, no dudes en hacerlo saber a las autoridades o a la dirección del periódico. Tu ayuda es muy importante.”

El caso nunca fue resuelto.


https://encrypted-tbn0.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcQAguDVm4qAlzzPKHcEIAX31RRjNSNy22IYy8A4Z-1x9cqgDyZXRpMfy3TPig

Comentarios

Comentarios