Paso a paso, tiempo a tiempo. El reloj corre y la vida humana continúa pese a todo.

Por Abraham Islas

Bien lo define el matemático actual Eduardo Sáens: no es que las matemáticas sean el lenguaje del Supremo, sino que ellas son el lenguaje que el ser humano ha desarrollado para entender la creación. De esta ciencia, la medida del tiempo (que es dominada de manera unificada en todo el mundo ya que se refiere en gran y corta escala) es la prioridad en este caso.

El tiempo tiene interacción con los diversos componentes del entorno químico y físico; define los ciclos (que representan la repetición de las acciones) y los periodos (que sin necesidad de que exista repetición, son los que determinan el plazo en el cual se llevan a cabo los sucesos).

De ésto es importante reconocer la medida aplicada en la vida del individuo en su posición como partícipe de una sociedad con la intención de mejorar la organización misma. Pues la acción de ser en sociedad, y en relación al tiempo, genera ciclos y periodicidad a lo largo del transcurso de su vida.

En la historia se sabe que es el alfabeto la primer tecnología del ser humano (ya que es el código que permite el intercambio para notar y asimilar significados), pero también la creación de dispositivos calendáricos son una serie de inventos relevantes para la subsistencia y óptimo desarrollo. Esto lo podemos ver en diversas culturas al rededor del mundo y en diversas formas con base a la concepción del cosmos de cada una de ellas.

El tiempo de la vida es dividido por años, los cuales corresponden a los ciclos del transcurso que da la Tierra al rededor del sol; y cada año es dividido en periodos mensuales -teniendo una relación con los ciclos de la luna al rededor de la Tierra-, que a su vez lo es en semanas y días hasta llegar a las horas, minutos y segundos; pasando del instrumento del calendario al del reloj. 

Cada etapa  de la Tierra es distinta y se caracteriza acorde a su distancia con el sol y, por ende, ella experimenta distintas temperaturas afectando su composición; con todos los fenómenos que esto implica, el ser humano ha dado diversos significados a esos periodos, desde lo relacionado con el ser, lo existente en la tierra y el cosmos. 

En particular, se destaca el fenómeno de la vida y la muerte del ser, que se trata de los extremos de la vida. Prácticamente, el ser humano nace, crece y se desarrolla para después lograr su reproducción y finalmente experimentar la defunción. Esta es una cadena periódica en, general, que esta llena de conocimiento y experiencia. 

La vida del ser humano, sea en el caso de mujeres u hombres, está catalogada acorde a etapas que se definen con base al tiempo de existencia. Hablemos a partir del nacimiento del individuo, en donde se vive la infancia, seguida de la adolescencia, juventud, adultéz y vejez hasta terminar la vida. 

En vida social el ser está sujeto a ciertas condiciones (las naturales y las humanas requeridas). Pues todo ser cuenta con potencial de personalidad, tal como dirían los expertos en la psicología, y por ello desde la infancia (que es la mejor etapa para la formación) el individuo cuenta con el derecho a la educación, para aumentar su conocimiento de lo que existe en el presente, de lo que hubo en el pasado y lo que puede realizar en el futuro, formando parte de una sociedad/ciudad que va en aumento en un mundo que no aumenta en correspondencia directa de espacio.

Con precisión, en la actualidad el mundo está en constante movimiento con cierta aceleración desarrollando tecnologías y el crecimiento de las sociedades requiere ser vertical, adecuando mejores mecanismos de administración. Por ello el individuo, después de la educación de la infancia continúa en centros de capacitación (si lo ve necesario) hasta poder ser integrado a grupos sociales especializados para dar rendimiento a los objetos que permiten la interacción en la sociedad.

Dentro de los espacios de experiencia el individuo esta sujeto al aprendizaje de personalidades de enseñanza de generaciones mayores que antes ya vivieron similares situaciones a los integrados, generando una conexión entre generaciones y que da sentido a los contextos que se estén viviendo en el momento. Este tipo de aprendizaje intergeneracional ocurre dentro y fuera de los centros especificados de capacitación, pues pasa en cualquier entorno de la vida, desde la casa, calle y todo aquel entorno donde se experimente convivencia.

Con base en todo ello, es importante valorar a los sujetos de enseñanza y también a los de aprendizaje a lo largo de la vida, pues en la mayoría de los casos parece haber interacción importante. Pues, los que hoy son sujetos de aprendizaje mañana lo serán de enseñanza continuamente.

Después de esta primer tapa de aprendizajes se aproximará la adultez, etapa en la cual se saca provecho de todo lo aprendido para tener mayores funciones y responsabilidades. Y le seguirá la tercera edad, cuando ya en algunos casos disminuye la fuerza, pero que no es la última parada del tren antes de partir, sino que actualmente ya es considerada también la cuarta edad: que es a partir de los 85 años.

Los jóvenes no siempre serán jóvenes, el tiempo transcurre rápido y eso es motivo claro para dignificar esta etapa de la vida en donde hay más energía, fuerza e inicios de poder para realizar las acciones idealizadas por la mente y el intelecto en relación a los objetos del entorno. 

Las últimas edades siempre conllevan ciertas secuelas de las anteriores, principalmente relacionadas con la salud física y mental. Por ello es importante paso a paso, sin exagerar ni caer en extremos, tener en cuenta la realidad más allá de nuestros pensamientos de conveniencia. No hacer caso omiso de los consejos de sabios y lograr una vida satisfactoria, poder tener visualizados los siguientes periodos para ir preparando los escenarios y reducir los riesgos de cada uno.

Por todo esto es importante, que jóvenes de México, demostremos la fuerza juvenil mexicana para mejorar los entornos no solo para los sujetos de nuestra edad, sino también observando a las generaciones que están antes y después a la etapa actual.

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.