Paja en el derecho

Por Miguel Téllez

 

Lo que haré a continuación será exponer una crítica que se dirige a un artículo del proyecto de Constitución Política de la Ciudad de México, donde se habla de los derechos reproductivos. Mi crítica tiene el nombre de Paja en el derecho. Quiero que sepas que esto es algo que he pensado recientemente, así que mi crítica puede no tener tanta fuerza teórica, sin embargo, las réplicas o intuiciones al respecto son bienvenidas. Comenzaré con algunas herramientas conceptuales para explicar lo que entiendo por ‘paja en el derecho’, luego diré cómo es que ese entramado teórico se vincula con el artículo 6, apartado F, punto 1.

En el escrito Indeterminación del Derecho, expuse el problema que se conoce justo con ese nombre. No repetiré todo lo que dije ahí, basta que recordemos sólo dos cosas: en tal problema iusfilosófico intervienen al menos dos factores, 1) ambigüedad y 2) vaguedad. De manera breve, entendemos la ambigüedad –en alguna de sus formas- cuando el concepto que usamos puede tener más de un significado, por ejemplo, cuando decimos ‘banco’. Alguien puede mencionar ‘banco’ y podemos no saber si se refiere al objeto para tomar asiento o a la institución financiera. En cambio, la vaguedad se presenta cuando el concepto no captura de manera precisa, bajo una serie de determinadas características o propiedades, la pertenencia de una cosa a un cierto conjunto. Por ejemplo, podemos decir ‘vehículo’ y entenderlo como ‘aquello que transporta a una persona’. Si vemos un letrero en el parque que dice ‘prohibido el acceso a vehículos’, se sigue que no pueden entrar carriolas, bicicletas, etc. Esto nos parecería absurdo.

Si revisamos algún reglamento jurídico, encontraremos leyes que implican ambigüedad o vaguedad. En el escrito Flagrancia y preparación política expongo un caso donde aparece una vaguedad que parece interesante y, además, algo alarmante. No ahondaré en ello. Lo que se sigue a partir de esto, es que es innegable que existe el problema de indeterminación en el derecho, y se necesitan de teorías interpretativas para solucionar las lagunas que se generan por tal asunto, estas teorías las expuse de manera breve en Indeterminación del derecho II.

Ahora bien, la explicación de que existan ambigüedades y vaguedades en el Derecho es simple: se debe al lenguaje natural. Entendemos por lenguaje natural el español, inglés, francés, etc. Un lenguaje artificial es el de la lógica clásica, la matemática, etc. Considero que el lenguaje natural también implica cosas tales como ‘pajas en el discurso’. Llamo ‘pajas en el discurso’ cuando se enuncian cosas que no son necesarias ni suficientes, tampoco relevantes, para lo que se quiere expresar. Esto nos  puede pasar en una plática. Por ejemplo, cuando alguien me cuenta algo, suelen empezar casi como: ‘iba caminando por la calle, el suelo estaba húmedo, sentí feo porque mi zapato se anda rompiendo de abajo, creo que luego lo mandaré a reparar. Seguí caminando y me encontré a Fulanito, iba despeinado. ¿Por qué será que no se peina? Bueno, te decía que me encontré a Fulanito…’ Al final la historia se puede resumir en ‘Lo que quiero contarte es que vi a Fulanito y me comentó que reprobó un examen’. En lo personal, ese tipo de personas me desesperan, pero no arruinaré mi escrito contando mis preferencias o disgustos, eso es bastante arbitrario y trivial.

Se dan esas pajas en el discurso debido al lenguaje natural, y tal vez porque las personas no saben estructurar sus ideas. Si el lenguaje natural fuera rígido –como el artificial-, sería muy difícil expresar lo que llamo paja, o tal vez nos daríamos cuenta que se trata de paja. Considero que la paja del discurso también se puede encontrar en reglamentos jurídicos. Esta es una conclusión de la crítica que a continuación presento. Supongo que es posible construir un dilema con la crítica mencionada. Veamos si funciona y en qué consistiría el supuesto dilema.

El proyecto de Constitución Política de la Ciudad de México,¹ Capítulo II,  artículo 6, apartado F, punto 1, dice:

“Toda persona tiene derecho a decidir de manera libre, voluntaria e informada tener hijos o no, con quién y el número e intervalo entre éstos, de forma segura, sin coacción ni violencia, así como a recibir servicios integrales para acceder al más alto nivel de salud reproductiva posible y el acceso a información sobre reproducción asistida.”²

Mi inquietud surge debido a esta parte: ‘Toda persona tiene derecho a decidir de manera libre, voluntaria e informada…’. Y específicamente, mi duda versa sobre dos cosas: 1) ¿el que se enuncien tres características de tal derecho son condiciones necesarias y suficientes? 2) ¿Qué pasa si una persona no está informada?

Las normas jurídicas no sólo señalan obligaciones, también otorgan libertades, derechos, etc. Un derecho puede entenderse como la facultad para hacer algo. En estos casos, podemos hacer una analogía con un trámite: si quieres obtener tal documento, necesitas tu acta de nacimiento, CURP e INE. Si no cumples con alguno de esos requisitos, entonces no obtienes el documento: fácil. Mi pregunta es: ¿este artículo en cuestión menciona esas tres características como requisitos para ese derecho? De ser así, parece que debemos definir qué entendemos por ‘estar informado’. Pongo un caso genérico: muchas personas creen que tener un bebé es una bendición. Ignoro realmente si un hijo es una bendición, si se puede decir eso sin carga religiosa y cuál es la evidencia seria o interesante que nos da seguridad para emitir tal juicio. Considero, en cambio, que –tal vez- estar informado implica entender las consecuencias de tener un hijo, más allá de nuestros gustos e imaginaciones. ¿Qué pasa si son requisitos para ese derecho? ¿Podemos ‘denunciar’ a alguien por no estar informado y tener un hijo?

Quien nos responda, parece que se enfrenta a dos cuernos de un dilema: si dice que son requisitos –condiciones suficientes y necesarias-, debe asumir que podemos ‘denunciar’ a quien se reproduzca y no esté informado –lo cual parece algo controvertido-. Si dice que no son requisitos, ¿para qué poner cosas que pueden ser asumidas? ¿No sería poner paja en reglamentos jurídicos?


¹ Se puede consultar y descargar aquí http://www.cdmx.gob.mx/constitucion

² Ver, Constitución Política de la Ciudad de México, p.7.


Bibliografía: Constitución Política de la Ciudad de México.

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.