Padres sobreprotectores, hijos ¿inútiles o independientes?

Por María Fosado

 

Qué importante es que los padres den a sus hijos las armas para salir adelante.
Qué real es que no siempre lo hacen.
Igual de real es que muchos padres creen que lo hacen.
Libro Hablando Sola.

Los padres siempre querrán lo mejor para sus hijos para que éstos puedan salir adelante, para que sean felices y hagan de sus vidas lo mejor. Vivir con unos padres que te quieran, te protejan y  siempre den lo mejor de ellos mismos por ti, es lo mejor que podría pasarte.

Adolescentes que se sienten incomprendidos, que odian su vida por no tener lo que quisieran, como si lo material fuese lo más importante del mundo. Mientras unos se quejan de la familia en la que les ha tocado vivir, hay muchos otros que quisieran tener una última vez más a sus padres o por lo menos haberlos conocido.

Existen familias con padres despreocupados por sus hijos, aquellos que se sumergen en sus asuntos personales y olvidan que además de ser proveedores del bienestar de sus hijos, también deben ser educadores de los mismos.

O aquellos padres que creen que sobreprotegiendo a sus hijos serán mejores personas. Vivir en una familia en la que los padres protegen en exceso a sus hijos, acostumbrando a hacerlos dependientes, con el miedo de que llegue el día en que deban irse de casa como si pudiesen evitarlo. Como si pensaran que serán eternos para sus hijos y que siempre podrán evitar algún sufrimiento, pero no funciona así.

Es real que muchos padres creen que hacen lo mejor en sobreproteger a sus hijos para evitar que éstos sepan que el mundo puede ser cruel, en algún momento de sus vidas, se encontrarán con personas que rechacen a sus hijos, y se darán cuenta que no todas las personas son buenas, sufrirán por amor, se decepcionarán de las situaciones y también de las personas, y lo más grave de todo, es que no tendrán armas para defenderse ni para enfrentar los problemas.

Llegará el momento en que aquellos hijos sobreprotegidos se rebelen ante sus padres y todas aquellas normas y reglas que en exceso se volverán ridículas, porque los hijos no son para tenerlos encerrados en casa todo el tiempo, porque entonces ¿cómo saldrán al mundo real en el que si te quedas sentado a que algo te pase, nada te sucederá?, sólo verán a los demás pasar frente a ellos. ¿A caso podrán defenderse ante las adversidades del mundo?

Padres sobreprotectores hacen hijos inútiles: para poder reaccionar ante las situaciones de riesgo, para realizar las tareas más simples de casa, para defenderse ante las injusticias de algún  hecho.

Provenir de unos padres sobreprotectores y tener que lidiar con situaciones diarias y comunes de la vida, no es tarea fácil, porque no son suficientes los buenos modales o el ser un hijo ejemplar y obediente, cuando te toca responder a situaciones que a veces uno no imaginaba, todo eso deja de importar.

Gracias padres por enseñarnos modales, el significado de un “por favor” o aprender a dar las gracias; el hacernos responsables, el procurar siempre dar el todo por nosotros. Sabemos que no existe un manual para educarnos correctamente y que hacen lo mejor que pueden. Ojalá todos los padres les diesen las armas suficientes a sus hijos para salir adelante.

Pero llegará un momento en que aquellos hijos sobreprotegidos se darán cuenta de que no todo es suficiente para defenderse ante la vida. Es decir, llegará el momento en el que sabrán que algo más hace falta para sentirse “útiles” y es cuando la vida misma los va poniendo en situaciones en las que hay que actuar, y la “habilidad de responder” significa responsabilidad.

Llega un momento en que existe la necesidad de independencia, cuando uno se da cuenta que no todas las normas se han hecho para seguirse al pie de la letra, que algunas reglas deberán romperse para aprender lo que significa vivir experiencias. Que a veces no todo lo que es catalogado como “malo”, lo será siempre. Que uno tendrá que dejar su zona de confort, para vivir, aprender de la vida y que nadie te lo cuente.

Padres sobreprotectores que se quejan porque sus hijos no supieron defenderse ante una situación injusta, que pareciera que son inútiles pero que en realidad no aprendieron a hacer algo porque sus padres estaban muy ocupados solucionándoles la vida.

Los hijos crecen, se enfrentan a situaciones que muchas veces los padres quisieran evitar pero la vida está ahí para enseñarles lo que es tiempo de aprender.

Hijos sobreprotegidos, comenzad a realizar pequeñas acciones, aprended a vivir la vida de acuerdo a vuestra educación y valores. La vida se va en un suspiro y cuando aprendáis a dejar la zona de confort, comprenderéis de lo que se trata el vivir.


Imagen:  https://www.flickr.com/photos/martabevacqua/

Comentarios

Comentarios