“Notas sobre fenomenología” ó concepción de la palabra catarina tras el recuerdo propio de un acontecimiento no mío

Por Jimena Cerón

 

Sobre la cama se postraba aquel hombre que con una tranquilidad exquisita disfrutaba de su estar mientras alguien más compartía su historia con los acompañantes de la mesa de cómo aquel hombre había llenado de asombro, alegría y tristeza sus corazones para ahora adorarlo.

Aquella tarde, un insecto (seguramente que al estar abierta la ventana del medio se metió a la habitación) seguro de sí mismo y con colores hermosamente brillantes se posó sobre el pantalón de aquel ser humano. Los presentes en el acto al notarlo le hicieron saber de la presencia de aquel, el cual al ser visualizado por el sujeto se sintió amenazado al mismo tiempo que recibía un golpe y caía al piso.

  • Era una catarina.
  • Creo que era una garrapata. ¿Qué dicen? (XD)
  • Nada. Que era una catarina.

Esto último se respondió mientras la observaban todos en el piso destrozada tan radiante y muerta por una confusión.

  • Aún así no sabemos de dónde venía.

¡Ja! Procesó mi cerebro mientras mi rostro era invadido de una forma alucinante por una sonrisa llena de admiración y asombro al decir una respuesta singular.

Era claro que aquellas personas sentadas a la mesa disfrutaron tanto de la narración como si en el imaginario sentir todos pudieran asociar la vida con la delicadeza que aquel insecto había demostrado al entrar por la ventana; la pureza con la que puedes responder a una explicación con impredecible de sus colores y patrones,y la inocencia con la que puedes pasar por alto la clasificación de insectos al interior.

Qué gracioso, qué grato, que bien te ves, de frente, con historias, con recuerdos, con caminos que se marcan en tus manos.

Entré a mi espacio, de la cama todo al piso y luego todo en orden; papeles a un costado de los libros, ropa al cesto, sabanas al colchón, un par de sacudidas y…

¡Vaya!, mi cerebro de nuevo:

Humano, él, la catarina.

Actuo…

Muevo mi mano hasta que está lo suficientemente cerca a un costado para lograr que ésta trepe.

Vuela.

Apróximo nuevamente mi mano para que ésta trepe ahora por el frente.

Vuela más alto, ya no está sobre la cama.

Cerebro: No hay temor justificado, soy consciente de un paréntesis.

Pienso y escribo…

Según Husserl, estaríamos cayendo en el objetivismo si se pensase que lo que yo busco con el texto anterior es hacer nacer en ustedes un sentimiento en primer instante de simpatía con el conocimiento previo de que ustedes pueden tener en algún momento cierta simpatía con los insectos ó bien con los relatores de historias, ó por el contrario con el placer mismo de la lectura que los tiene aún leyendo.

Sigamos, partiendo de que a diferencia del sujeto el sentir con la interpretación se va determinando, es de muestra un abanico de ideas previas a lo que se podría escribir, a lo que se puede interpretar y claramente el acontecer de los hechos se verá modificado. Lo cual, no quiere decir que la acción en realidad sea distinta, sino que, según la perspectiva ósea la vivencia previa, será la determinación del sujeto. Por lo cual concluyo.

Reconociendo que existe una cierta validez general, las catarinas, al ser insectos y sustentadas a través de validación por la ciencia denominada Biología, no son un insecto que represente un peligro para los humanos, no es causante de picaduras ni tiene un aspecto repulsivo.

Por otro lado ya más en el sentido interactivo, la catarina es un insecto con el que puedes interactuar al prestarse para recorrer tus manos o ser tan liviano que puedes ocasionar el vuelo con un simple soplido, por eso es que dentro de las categorías de insectos al interior está mejor posicionado que algún arácnido más aún si se le compara con un insecto rastrero como puede ser una chinche o una garrapata.

Ella fue una niña feliz, en más ser una ocasión visitó los mejores mejores centros de estudios y exposiciones de insectos, así a la corta edad de doce años ya tenía un mejor conocimiento sobre la caracterización de varios insectos. El contacto continuo con diversos focos infecciosos a los que solía asistir para realizar sus infecciones terminó por causarle una reacción alérgica, los centros de estudio hoy se han convertido en museos de historia natural con especies disecadas que dejan en claro que no representan la vida.

Acabo, en un tono moteados entre rojos negros y naranjas está mi libreta al pensar que solo pude quedarme con lo colo rodó para hacer la representación más abstracta.

Como la capilla del hombre en Ecuador, hoy se hace homenaje al ser humano en este rincón como Guayasamín.

Y tú, ¿qué piensas a partir de la planta catarina?


Imagen: https://www.google.com.mx/search?rlz=1CDGOYI_enMX748MX748&hl=es-MX&biw=320&bih=492&tbm=isch&sa=1&ei=z9E-WYSENcnzmAGkvoToBQ&q=insectos+obra+de+arte+800+x+445&oq=insectos+obra+de+arte+800+x+445&gs_l=mobile-gws-img.3…27460.31922.0.32643.21.21.0.0.0.0.234.2963.0j18j2.20.0….0…1.1.64.mobile-gws-img..4.1.130…35i39k1.YhCjfoHYjcA#hl=es-MX&tbm=isch&q=vida+obra+de+arte+800+x+445&imgrc=CUJuz4yYch-YCM:

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.