Nosotros los foráneos

 

FORÁNEO: adj. culto. Que proviene de otro lugar

“..caí en cuenta de que cada semestre se me hace mas difícil regresar a mi rutina antigua, en la que me encuentro
fuera de casa y en la que no tengo la mismas comodidades, esa rutina en la que hay muchos sacrificios”

“recuerdo haber sido pequeño y haber soñado con lo que seria poder ser independiente al fin, con como seria poder
vivir solo, y no tener que pedir permiso para cada vez que quería salir..”

Ser un estudiante foráneo es una de las experiencias mas contradictorias que me han ocurrido , y es que en contraste al perseguir la carrera de tus sueños permaneces alejado de todas aquellas personas y cosas a las que estas acostumbrada, incursionas en un mundo completamente nuevo para ti, lleno de sorpresas, algunas veces buenas y otras no tanto, así como experiencias que llegan a marcarte de por vida.

Estar lejos de casa siempre me pareció una aventura, algo completamente divertida. Pensaba en todas las cosas que podría hacer si mis padres no estuvieran detrás de mi todo el tiempo, sin tener que pedirles permiso para hacer o deshacer con mi vida. Creo que lo que jamas paso por mi mente fue que en algún momento extrañaría todo aquello que había dejado en casa.

Salir en busca de la carrera de tus sueños podría sonar fácil, pero muchos de nosotros no tenemos ni la menor idea de todos los sacrificios que estar lejos de tu hogar representa. Llegamos creyendo que tendremos una vida exactamente igual, una vida llena de comodidad y cero responsabilidades; y es que lo que a todos nosotros no se nos dice es que el estar lejos de casa nos hará crecer de una manera extraordinaria y que inclusive podría hacernos renunciar ante los diferentes retos que se nos presentan.

Convertirte en un joven responsable conlleva cierto tiempo, para algunos no es difícil lograr adaptarse a la nueva vida y convertirse de la noche a la mañana en administradores, padres(ya que cuidamos de nosotros mismos), cocineros o personal de limpieza. El principal problema se presenta cuando vemos todo esto como una carga sumamente pesada, como “sacrificios innecesarios”, problemas que podríamos ahorrarnos al encontrarnos en casa y rindiéndonos ante la presión de las responsabilidades.

Ingresar a la Universidad y estar lejos de casa, le da un plus a todo el asunto, pues el ser estudiante y a la vez responsable de uno mismo nos ayuda a madurar antes de lo que imaginamos. Nos ayuda a crear un ambiente que sera parecido al que viviremos cuando sea hora de salir al mundo real y ser completamente independientes, así como nos brinda la seguridad de saber que el día de mañana podremos manejar cualquier situación que se nos presente estando completamente alejados de nuestro hogar. Es así como podremos lograr realizar nuestros sueños, esos que nos hicieron salir de casa y buscar mejores oportunidades.

Estar fuera de casa y ser estudiante no es el único reto al que muchos de nosotros nos enfrentamos; hoy en día es más difícil sobrellevar la situación. La falta de seguridad de muchas de las principales ciudades pobladas, mayormente por universitarios, nos vuelve victimas de toda clase de atropellos en los que se incluyen secuestros express, asaltos a mano armada, violaciones y demás.

Vivir lejos de tus seres querido, lejos de las comodidades de tu hogar, trasladarte de la manera mas económica posible de un lado a otro, cuidar de ti mismo, enfermarte, estudiar, lavar, planchar, cocinar o limpiar, son todas las actividades diarias a las que muchos de nosotros no enfrentamos, un trabajo agotador, pero satisfactorio. Al final del día sabrás que has dado un paso más para lograr tus sueños, sueños que tarde o temprano siempre tendrás que perseguir.

Comentarios

Comentarios

Alejandra Flores

Ale es una estudiante de medicina de la UAT. Le gusta la poesía, el futbol y escribir de muchos otros temas.