No es necesario pedir perdón.

Por José Barbosa

 

“La gente perfecta no es real y la gente real no es perfecta, disfrutemos de nuestra maravillosa imperfección” 
Walter Riso

Suele pasar que en ocasiones podemos sentirnos muy decepcionados de lo que nos ha llegado a suceder, de que la vida se nos salga de control de un momento a otro. De sentirnos mal, por no saber cómo reaccionar ante todo lo sucedido.

Solemos encontrarnos en la vida con mucho tipo de gente y en su mayoría todos somos muy complejos, y es que el hecho no acaba, ya que te puedes  encontrar con personas de  igual de complejidad que tú. Sólo que se vuelve un círculo vicioso en el cuál ninguno llega a un punto en específico o no quedan nunca de acuerdo. Y es que esto no sólo aplica con la pareja, sino con amigos y con la familia. Pasa, que muchas veces no nos podemos llevar bien con todos. Por ejemplo; nuestros padres,  ya que de repente salimos perdiendo porque ellos son los que quieren tener la razón y no es así.

Es indispensable aceptar que somos seres humanos, y que la perfección no existe. Experimentar el hecho de decir:  “Perdón” es más significativo de lo que parece,  algo que debemos otorgar a todas las personas y no por eso nos hace malas, ni mejores personas. En mi punto de vista, el pedir perdón es un sinónimo de humildad y también depende del diferente tipo de concepto u apreciación ya que, a veces el pedir una disculpa es tan efímero que no solemos entenderlo de la manera correcta, porqué a veces no es tan necesario pedirlo y con ello me refiero a experimentarlo cara a cara con las personas.

La venganza o el resentimiento, son armas de dos filos y que vienen peleados con el perdón. Y en su defecto el orgullo también forma parte participe de esta situación. Y tal vez nos pone a pensar en olvidar a alguien que nos lastimó, el odio que en algún momento por  “equis” circunstancia nos causó, pensar de que manera nos íbamos a vengar, todo eso nos hace entender que los seres humanos somos tan complejos. Pero hay personas que no saben manejar ese tipo de sentimientos.

A veces no es tan necesario hablar tanto o hacer tanto drama para pedir una disculpa, el hecho de estar con alguien y apoyarlo mientras no estuviste, eso es pedir perdón. El hecho de sonreír y de no guardar ningún tipo de resentimiento y tener en claro que estuviste equivocado. Ese perdón que viene de lo más profundo de tu alma y aunque suene un poco cursi, con eso basta.

Tal vez no todas las personas pueden entender lo que estoy mencionando. Y me cuestionaran que no sirve, que el perdón no es necesario y que a veces ese mismo perdón suele parecer hipócrita, porque a veces los hechos dicen más que mil palabras u acciones. Pero a veces las personas no se dan cuenta que una palabra tan simple como un “Te amo” y “Perdón”, son de las palabras que más cuesta decir.

Muchas personas no se dan cuenta de todo lo que llegamos a hacer por ellas, y viceversa. Todos somos personas imperfectas y es aceptable que todos tengamos criterios completamente distintos. El hecho está en nosotros mismos, dar lo mejor hacia los demás para hacernos sentir bien, si prometemos algo lo debemos cumplir y aunque a muchos pueda parecerles tonto una promesa tan pequeña, todas tienen peso al igual que el perdón y se pueden llegar a complementar.

A veces nos sentimos llenos de miedos y no nos damos cuenta del daño que les estamos causando  a los demás. Tal vez ellos no entiendan por lo que estamos pasando o tal vez sí, ya que todos vivimos situaciones diferentes y basta con un simple; amigo tranquilo eso va a pasar en algún momento, échale ganas, si se puede. Aunque en otras ocasiones, no sirva ese simple punto, sino que las personas estén a tu lado que te apoyen y que te guíen con sus experiencias.

Hay veces en las que solemos sentirnos atacados por las acciones de los otros, sin embargo el estar seguro de lo que está pasando en nuestras vidas es el primer paso para empezar a darte a conocer ante el mundo y ante ti mismo, pero… ¿A qué voy con esto? Que debemos ser lo suficientemente maduros para adentrarnos en el mundo real.

Suele pasar o por lo menos a mi me pasa, que me encierro tanto en una burbuja en la que sólo soy yo y mi mundo fantástico y eso no es tan productivo como parece, aunque suene muy bonito o tal vez un poco tonto. Te apartas de la realidad y de lo que está pasando a tu alrededor.

Sin embargo el simple hecho de pedir perdón viene de adentro, de las intenciones que uno tenga y si estamos totalmente convencidos de hacerlo con la mejor disposición posible. Arrepentirse no sólo es una cuestión sino que tenemos que actuar y llevar a cabo ese sentimiento. Reconozco que me he equivocado, todos en algún momento lo hemos hecho. Pero no todos somos capaces de llevar a cabo este sentimiento, por eso sigo diciendo que no es necesario pedir perdón, porque a veces los hechos hablan más que mil palabras y no es que las palabras no signifiquen nada. Sino que el simple hecho de estar en el lugar correcto apoyando a una o varias personas y llegar de sorpresa en un momento que signifique mucho para ellos con eso basta y le estas dando una nueva visión de lo que tu mismo eres, que vale más su amistad o la relación que pudiste haber tenido antes con ellos, a diferencia del resentimiento o del orgullo de no saber manejar esta palabra tan cruda.

Tal vez los beneficios no los podrás notar de la noche a la mañana o tal vez nunca, pero el hecho de haber puesto en alto tus valores y dejar de lado el ego o el orgullo, los beneficios de perdonar o pedir perdón ocurrirán en nuestro interior, ya que independientemente de que la o las personas que llegamos a lastimar en algún momento lo acepten o tomen en cuenta lo que quisimos hacer, es otra cosa.

Ya que no es necesario, si me han lastimado u ofendido no es necesario que me pidan perdón. Y si yo lo he hecho no es necesario que me perdonen para yo pueda hacerlo directamente. Y mucho menos cuando lo hacemos con la mejor de las intenciones, porque eso habla bien de nosotros… Por eso no es necesario, pedir perdón.


Imagen: http://portal.codigosdelser.com/wp-content/uploads/2013/11/perdonar.png

Comentarios

Comentarios