Negacionismo

Por Miguel Téllez

 

Hablaré del negacionismo en el ámbito de los derechos y libertades, específicamente, su lugar dentro de la libertad de expresión. Siendo así, mi escrito va dirigido a preguntarnos cosas como: ¿por qué si tengo libertad de expresión, no puedo negar hechos? ¿Se trata sólo de posturas políticas o jurídicas? En realidad, estas preguntas son bastante complejas, aunque mi labor será aportar herramientas conceptuales para comprender el fenómeno del negacionismo al que me refiero –podríamos llamarle “negacionismo jurídico”- y así echar luz en este problema. Comienzo con otra aclaración y, al final, lanzaré algunas preguntas para el caso de México respecto al negacionismo –antes cabe averiguar si tiene sentido hablar de “negacionismo jurídico” en México-.

La aclaración que anuncié es esta: considero pertinente hablar de “negacionismo jurídico”, a causa de que en otros ámbitos profesionales también se da un fenómeno similar a lo que implica el negacionismo jurídico. El otro tipo de negacionismo podríamos llamarlo “negacionismo científico”. Respecto al negacionismo científico, podemos entenderlo como aquellas actitudes que van acompañadas de juicios, con la intención de desacreditar una verdad comúnmente aceptada. Si quieres saber qué ejemplos hay de este tipo de negacionismo, dejaré un link de un artículo que aborda tales asuntos. Ahora bien, antes de entrar al meollo de este escrito, cabe echar mano de una definición. Jorge Reinaldo Vanossi, en su artículo “La criminalización del «negacionismo» frente a la libertad de expresión: un tremedal del derecho” nos cuenta de manera clara y precisa qué eso del negacionismo. La definición con la que inicia Vanossi es muy elegante y clara, y tú puedes revisarla –al final te dejaré la liga de dónde está su texto-, sin embargo, podemos recurrir a la RAE y encontrar lo que nos dice respecto al negacionismo: m. Actitud que consiste en la negación de hechos históricos recientes y muy graves que están generalmente aceptados.” El ejemplo que suele darse es la negación del Holocausto.

El texto de Vanossi también nos cuenta que se comenzó a usar el término en Francia para hacer referencia a los que negaron –o siguen haciéndolo- el Holocausto. Sin embargo, se emplea también al referirse a la negación de otros crímenes masivos, como el exterminio de gitanos –dirigido por Hitler, Himmler y Göring-, el GULAG en la Unión Soviética, etc..

Con este poco entramado teórico –la definición y para qué se emplea “negacionismo”-, podemos ahora pensar qué tiene que ver esto con nuestra libertad de expresión. Parece claro que cuando pensamos en la libertad de expresión, nos podemos estar refiriendo a que tenemos la facultad de decir lo que queramos. Regularmente esto es lo más común que podemos asociar al pensar en “libertad de expresión”. Sin embargo, cabe recordar que formalmente las libertades son aceptadas si y sólo si no afectan a terceros. Es por esto que los discursos de odio no forman parte razonable de la libertad de expresión. Ahora bien, ¿por qué negar determinados sucesos se toma como “delito” en algunos Códigos Penales?

Francia, Alemania, Bélgica y Suiza son los únicos países europeos en donde negar el Holocausto está penado jurídicamente. En México, y en otros muchos países, el negacionismo no está contemplado por los códigos penales. Manuel Atienza, en su libro “Podemos hacer más. Otra forma de pensar el Derecho”, en el capítulo II cuenta el problema que surge entre libertad de expresión y un caso particular muy conocido: las caricaturas de Mahoma. Menciono el libro de Atienza porque en su capítulo II, menciona el negacionismo, y esgrime que en España –su país- aunque el negacionismo no sería un ilícito penal, sí es un supuesto límite justificado para el derecho de libertad de expresión. Así mismo, siguiendo la lectura de Atienza, parece que las prohibiciones o límites de tal derecho, se deben a cuando violan aquella cláusula que dijimos líneas arriba –dañar a otros- o porque se pondera salvaguardar algún otro bien que se considere valioso –la autonomía, identidad de un grupo, “cuidar” creencias, etc.-.

Teniendo estas pocas herramientas conceptuales acerca del negacionismo, así como tener presente que han ocurrido crímenes masivos en la historia de la humanidad, considero que una pregunta sensata es: ¿y cómo es ese entramado que implica el negacionismo, pero ahora visto desde México?

Al comenzar a redactar estas líneas, primero pensé en hablar de la masacre del 68. La razón subyacente de ese caso: es más que conocido qué ocurrió, quiénes fueron los culpables, etc. Y hoy día se sigue negando, o se acepta sin más. Sin embargo, parece que han ocurrido más masacres que sólo la del 68. Por poner los ejemplos más conocidos: los 43 normalistas, el caso de Atenco en 2004, las muertas de Juárez, etc. No tengo mucho que decir respecto a esos casos, ya que cualquiera puede informarse y discriminar entre información –si sólo se compra lo que se dice en una o dos televisoras, parece que por ahí no va la idea de ‘informarse’-, aunque tampoco veo buenas razones para negar que México es un país donde aún existe represión, así como poca organización por parte de nosotros los ciudadanos, desconocimiento de vías jurídicas, etc.

Finalmente, el caso con el que quisiera cerrar este asunto del negacionismo visto desde lo que ha ocurrido en México, es el de la conquista española en México. Podríamos preguntarnos si ha ocurrido tanta masacre, deslizamiento de cultura, una especie de “adoctrinamiento” en nuestro territorio mexicano similar al que ocurrió cuando llegaron los españoles. Casi seis siglos después podemos decir “conquista” y no parece nada grave. Sin embargo, este idioma en el que me lees, y en lo que yo te leería y escucharía, no era el de nuestros ancestros –a menos que tu descendencia sea española, solamente-. Siempre se habla de identidad nacional, y podríamos preguntar desde qué periodo a qué periodo queremos rastrearla: hemos sido afectados por diversos sincretismos, y la mayoría han sido en forma de guerras.


Biografía:

Atienza, Manuel, Podemos hacer más. Otra forma de pensar el Derecho, Pasos Perdidos, Madrid, 2013.

Vanossi, Reinaldo, La criminalización del <negacionismo> frente a la libertad de expresión, en la revista Pensamiento Constitucional, N° 19, 2014, pp. 123-162 / ISSN 1027-6769.

http://www.comoves.unam.mx/numeros/articulo/161/contra-la-evidencia-los-negacionistas-en-la-ciencia

http://dle.rae.es/?id=QLvXZFX

http://elpais.com/diario/2006/02/19/internacional/1140303604_850215.html


Imagen: https://ve.tuhistory.com/noticias/las-mas-terrorificas-prisiones-abandonadas

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.