Nakastsonteyotl mexikatl (orgullo mexicano)

Por Alicia García

¿Tienes idea de lo que significan las palabras en el título? ¿sabes en que idioma está escrito?. La gran mayoría de los mexicanos no. Nakastsonteyotl mexikatl está escrito en náhuatl, idioma que hablaban los aztecas y en gran parte de América Central. Sin embargo no es de sorprenderse que pocas personas conozcan siquiera algunas palabras en esta lengua o idioma, esto se debe a la continua pérdida de identidad que hemos venido generando desde la globalización.

Pero hablemos un poco más sobre la identidad, ¿cuál es la identidad de los mexicanos? Y más específicamente ¿la de los jóvenes mexicanos?. Creo que esta es una pregunta difícil de responder porque así como la biodiversidad de México es enorme, asimismo somos sus ciudadanos, mega diversos. Los hay provenientes de altas regiones inaccesibles e inalcanzados por la modernidad; los hay citadinos, acostumbrados a la jungla de cemento donde compiten día a día; también están los pueblerinos que ya comienzan a incluir los productos de la globalización en su vida diaria; hay hombres y hay mujeres; hay ancianos y niños; y estamos los jóvenes, ni muy jóvenes ni muy viejos, simplemente en el medio de las costumbres y tradiciones y de lo nuevo y moderno.

Es difícil meternos a todos en un mismo saco y hablar “del mexicano” sin embargo en definitiva podríamos decir que los mexicanos somos gente trabajadora, alegre, amable y con mucha actitud. Y cuando hablo de los mexicanos también me refiero a los mexicanos que aun forman parte de los pueblos originarios, de aquellos mexicanos que aun viven en zonas marginadas e inaccesibles o de aquellos mexicanos que viven plenamente su cultura y tradiciones sin interferencias ajenas ni mucho menos extranjeras. Sí, somos nosotros los citadinos y ellos los indígenas, nosotros y ellos, mexicanos.

Pero déjame aterrizar un poco más la idea. Cuando hablo de identidad mexicana y de orgullo mexicano en el título es porque quiero que seas capaz de enlazar, de unir, de mezclar y de fusionar ambas partes. Quiero que estés orgulloso de saberte un joven mexicano, que te sientas satisfecho de que te reconozcan como tal, que te sientas contento y que te apropies de ello. Pero decirlo es más fácil que hacerlo, en especial cuando cada vez vamos más en la dirección opuesta para lograrlo.

¿Cómo podríamos vivir “a lo mexicano”? para conseguirlo creo que primero se deben rescatar muchas de las tradiciones que hemos ido dejando de lado, costumbres, folklor y todo lo demás que nos representa aquí y ante el mundo entero. Una buena forma en la que podemos empezar es reconquistar nuestra cultura consumiendo productos locales, impulsando a los artistas mexicanos, apoyando marcas mexicanas, retomar los elementos mexicanísimos que siguen presentes por todas partes.

Nosotros tenemos el poder de cambiar el cause del estilo de muchos jóvenes mexicanos: usando los multicolores que nos ofrecen las artesanías de los pueblos originarios, comiendo lo que ancestralmente se obtiene de la tierra, visitando lugares turísticos que formen parte de reservas mexicanas o que en su defecto apoyen a las comunidades en el proceso. Son miles las ideas que podemos comenzar a llevar a cabo, pero de todas ellas, la que me parece más interesante es estilarse en lo que nos pueden ofrecer los pueblos originarios. ¿no te enamoran los colores que están bordados en un camino de mesa que venden indígenas de la sierra de Zongolica en Veracruz? ¿no te fascina la facilidad con la que tejen cualquier tipo de manta los tzotziles que viven en Chiapas? ¿no te seducen los huipiles que producen las mujeres zapotecas en Oaxaca? ¿o las artesanías que puedes adquirir de los náhoas en Puebla?

Como mencioné anteriormente, México es un país mega diverso y mega rico, tenemos cultura, tenemos tradiciones, tenemos gastronomía, tenemos paisajes… tenemos de todo, sólo hace falta que lo rescatemos. Nuestra generación de jóvenes debería reconquistar, más que nunca, la esencia de ser mexicano, la comida típica, las tradiciones o algunas costumbres que nos han ido formado como mexicanos. El cambio comienza ahora y es un proceso lento pero no imposible. Comenzar por consumir lo que se siembra y lo que se cosecha cerca de nosotros, consumir local y además pagar el precio justo por ese trabajo es el primer paso. Dejar de lado el regateo cuando compramos con las marchantas; retomar la costumbre de los tianguis para abastecernos de fruta, verdura o carne; regresar a lo natural, a lo que la tierra nos ofrece y los pueblos originarios cosechan y venden; enorgullecernos de nuestro arte y portar un huipil de mil colores; apoyar el arte local asistiendo a conciertos o al menos promocionarlos. Hay muchísimas cosas que podemos hacer, y el primer paso que se necesita para comenzar, lo damos todos.

Así que dejemos de lado las trasnacionales y enfoquémonos más en aquellos que nos ofrecen los productos de la tierra, en las pequeñas empresas que han surgido de ideales comunitarios, comencemos a usar el trabajo de manos artesanas crecidas en México, recobremos los sabores que nos definen aquí y fuera del país, fortalezcamos la unidad y el orgullo mexicano que nos caracteriza a todos los jóvenes.


Imagen: http://www.elmundo.es/internacional/2015/07/28/55b79607e2704e8d3b8b4596.html

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.