Nada nos parece

Por José Barbosa

Hace poco estaba revisando mi Facebook y pude darme cuenta de que a las personas en su mayoría no se les va a tener contentos con nada. Los debates se vuelven muy intensos día con día y sea el tema que sea, en serio… Me sorprende mucho como se encienden si los contradices aunque tú tengas la razón en un tema. Es un círculo vicioso, al igual que las críticas diarias de la vida cotidiana.

Tal vez, pueda ser por los juicios, la educación u opiniones personales, pero no todos aceptan consejos bien fundamentados u opiniones que van más allá de una crítica constructiva, y lo tomo de las personas que en su momento suelen sentirse ofendidas por no saber callar y seguir argumentando hasta el punto de faltarle a uno el respeto (hay casos, me ha tocado).

No soy ningún psicólogo, pero con el tiempo he sabido manejar este tipo de cuestionamientos y ¿por qué no tocarlo aquí?

Creo que todos somos libres de emitir una opinión, pero hasta el momento he conocido pocas personas que suelen tomarse el tiempo de analizar el tema y dar una respuesta objetiva ante cualquier situación sea que estén de acuerdo o no. Lamentablemente, la sociedad juzga aquello que no conoce o que no sabe, entiende lo que quiere entender y por ahí no va la cosa.

Uno debe de saber comprender a los demás y sus puntos de vista. La convivencia sería otra tanto en el día a día con los amigos o en el trabajo, como en las redes sociales. La gente debería tomarse el tiempo de conocerse, no juzgar todo lo que ve y escucha por otro lado, sacar sus propias conclusiones. Pero aceptar la de los demás.

Por otra parte, algo que debemos de tener en claro es saber interpretar también por nuestra cuenta la calidad de personas con las que nos topamos y dejar de dar largas, pelarnos o justificarnos ante ellas. Solo por el hecho de también nosotros querer tener la razón. Ya que puede que caigamos en actos incoherentes e innecesarios.

Como tal a la gente nada le parece, y hay que saber manejar tus ideales, pensamientos y opiniones. Dejar de dar explicaciones, pero no ser sumiso por decirlo de algún modo. Lo que debemos hacer todos es darnos a respetar. Habrá personas que lo entiendan y otras que no, como ya dije nada nos parece.

Hay muchos ejemplos, Facebook es uno de ellos… Y creo que la mayoría estamos suscritos o le damos “me gusta” a alguna página por el contenido. Y a lo largo de la popularidad, ese contenido sube o baja de tono, con temas ya sea de índole política, social, diversidad, moda, maquillaje, etc. Hay de todo y digamos que suben un video de un papá jugando con su bebé de 3 años de una manera “poco saludable”, en mi punto de vista ese video es inofensivo, pero para otros puede ser muy poco ortodoxo.

Otro tema que puede ser un ejemplo, que vi hace poco de un niño que se ha vuelto popular por su manera de maquillarse. El pequeño tiene 11 años y lo hace de una manera espectacular, y hay personas que dan una opinión muy buena, pero en su mayoría son comentarios negativos, llenos de ofensas y críticas muy poco constructivas.

En concreto este es el tema central de que a la sociedad nada le parece. Pero también existen los casos:

  • ¿Para cuándo el novio/a?
  • ¡Felicidades! Ya terminaste la carrera… ¿Ya vas a trabajar?
  • Me gusta que seas independiente, pero… ¿Te mereces algo mejor?
  • ¿Eres feliz? No parece

Situaciones de este tipo, suelen tornarse molestas y cada persona es diferente y vive a su tiempo y modo. No vas a tener contento a nadie y todo mundo va a criticar hagas o no hagas bien las cosas.

Vive a tu tiempo y haz las cosas que tú mismo creas convenientes. Tú eres tu propio juez y arquitecto de tu propio destino. No el de los demás y no en el tiempo de los demás.


Imagen: https://www.carlosdevis.com/wp-content/uploads/2016/05/parasito.jpg

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.