Mis contactos en FB son utilitaristas: ¿hay algún riesgo? (Parte II)

Por Miguel Téllez

En el escrito anterior describí grosso modo en qué consiste el utilitarismo. Al final, mencioné el problema del aborto. Dije que los argumentos que usualmente expresa la gente son intuitivos y que eso no los convierte en socavadotes –como tal vez creen quienes los afirman. A continuación explico por qué saqué a colación el problema del aborto y, por fin, diré porqué mis contactos de FB son utilitaristas –o al menos, tal vez, la mayoría- y qué consecuencias tiene esto.

Como contaba, el tema –o problema, son sinónimos tal como se emplean en la academia y como los utilizo- del aborto tuvo resonancia en nuestro país a causa de que en Argentina se discutió acerca de su legalización o prohibición. Pero no hablaré de qué argumentos sustantivos son más poderosos para los pro-aborto o para los anti-aborto. Lo que quiero señalar es que me percaté que mis contactos compartían “infografías” acerca del aborto, y el contenido de tales “infografías” era de matices utilitaristas. Tal vez tú también llegaste a ver esas “infografías”, o hasta memes. 

El meme que comparte características utilitaristas con aquellas “infografías” a las que me refiero es aquel donde sale un “monito” con el cerebro muy grande –es de hecho a la vez el sofá donde está sentado el “monito” y expresa sus creencias. Lo que dice tal meme es la caracterización entre los anti-aborto y los pro-aborto. Según tal imagen, las razones –que son malas, según el muñequito omnisapiente- del anti-aborto son por defender el carácter sagrado de la vida y que el aborto es un asesinato. En cambio, las razones –que son las buenas- para la legalidad del aborto son las siguientes: 1) permite la disminución de la población, 2) menos niños en situación de calle, 3) menos familias disfuncionales, 4) menos matrimonios forzados y 5) menos muertes por abortos clandestinos. 

Recordemos lo que decíamos del utilitarismo, y que es una consecuencia de aceptar el principio de utilidad: podemos sacrificar ciertas cosas en pos de otras cosas que consideramos valiosas. Como lo veo, las razones esgrimidas en tal meme –que también se ven replicadas en distintas “infografías”- son de corte utilitarista. Cabe aclarar que mi posición moral ante el problema del aborto no es pro-vida –o anti-aborto. Sin embargo, considero que defender ciertas afirmaciones, en cuestiones morales, por razones equivocadas, puede ser hasta peligroso. Creo que esto es el caso con las personas que comparten imágenes con afirmaciones que tal vez consideran prudentes, pero lo prudencial no es siempre moral. Antes de avanzar, quiero aclarar que escribo “infografías” entre comillas porque, según entiendo, una infografía tiene el cometido de compartir información relevante para echar luz a ciertos fenómenos o problemas. Sin embargo, el compartir información es –o debería- de manera neutral. Uso el entrecomillado porque al darle prioridad a un punto de visto, ya no se es neutral, por tanto, quién sabe si realmente sea una infografía o si, como dicen, “bajita la mano”, se intenta echar luz de la defensa de cierta postura sustantiva en moral.

Digo que es peligroso por lo siguiente: imaginemos que la razón 1) se toma en serio. En tal caso, no se ve porqué entonces tendríamos deberes hacia los adultos mayores que tienen graves problemas de salud: podría decirse que ya tuvieron una vida plena y que su muerte –que no tendríamos porqué alargar- ayudará también a la disminución de la población. De hecho, los esfuerzos médicos gastados en ellos bien pueden ser invertidos con gente más sana, que puede apoyar con su trabajo al desarrollo del país, etc. Sostener algo así parece contraintuitivo e incluso da la impresión de que defendemos algo poco razonable o, si se quiere, hasta incorrecto.

Razonamientos similares anteriores se siguen con las razones 2), 3) e incluso 4). Si bien el 3) y el 4) parecen atender más a una especie de atención acerca de cómo debería ser un matrimonio y los factores que afectan a su plenitud –según el cómo debería ser-, igual podría hacerse una maximización de otras variables que afectan a un matrimonio y no por ello esas variables deberían estar protegidas –o reguladas- penalmente. 

Como corolario de este tema: se debe tener cuidado con las razones con las que simpatizamos. El que un problema se torne difícil por el calor que luego las personas le impregnan a sus afirmaciones, no significa que debamos permitir que el edificio de la discusión arda. Al contrario, debemos hallar dónde está la fuga de gas, o dónde radica el problema que está poniendo en peligro al edificio de la discusión. No pretendo dar una guía de cómo evitar incendios en la discusión, aunque una intuición es justo 1) atender qué razones sostenemos y, tal vez la más importante, 2) entender que somos falibles. Una tercera variable es entender de dónde nace la razón que sostenemos, si tiene un origen religioso, político, o hasta filosófico o cientificista. En el terreno moral muchos argumentos tienen esos orígenes, y aunque hoy día hay un acuerdo generalizable acerca de la laicidad, lo peligroso de un origen no es tanto si se trata de una posición religioso, sino fanática, y fanatismo lo hay hasta en el futbol. 

Finalmente, otra cosa que agregaré respecto a que mis contactos de FB son utilitaristas, es que resulta escalofriante el que simpaticen con el sacrificio de ciertos bienes –o hasta personas- en pos de un bien mayor –o supuestamente mayor. Esto es lo que hay detrás del utilitarismo clásico –y muy seguramente de utilitaristas contemporáneos. Insisto, tal vez sostener razones no es algo que se haga de manera tan reflexiva –aunque parece que así debería ocurrir. Así que mi crítica no se basa en señalar que son “irracionales” o algo semejante, sino de nuevo, que parece no haber cuidado en las afirmaciones que se defienden. Como dije, ser utilitarista no es algo malo en sí mismo –tal vez. Más bien hay que tener con razones utilitaristas que de hecho sí son malas: si tú crees que la felicidad es el fin último, eso está bien, mientras para alcanzarla no debas ir en detrimento de los derechos de alguien más. Y esto último, es en concreto un problema enorme que muchas veces se echa por la borda y se caricaturiza en demasía.


Imagen: http://canal7ibarreta.com.ar/uno-de-cada-dos-argentinos-conectados-sufrio-al-menos-un-ciberataque-en-lo-que-va-del-ano/

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.