México: Salón, lágrimas y deseo

Por Uriel Carrillo Altamirano

 

Es México en los años 50’s, un bar con luces tenues; al fondo una mujer. Ella está en el centro del escenario con su cabello negro y largo, sus labios rojo oscuro, un vestido largo (negro también), el micrófono y una magnífica voz. Alrededor, varias personas beben tequila, mezcal, cerveza, whisky, vino y pulque. Hay risas, besos, corazones rotos y almas muy mexicanas…

Salón, lágrimas y deseo son las tres palabras que componen este disco. Un álbum lleno de magia, feminismo y mucho México; con toques de bolero, cumbia, música ranchera, española y banda. Con esta nueva producción la cantautora Lila Downs regresa a la escena musical para demostrar que aún tiene mucho que ofrecer a sus seguidores.

Este disco es un trabajo con grandes arreglos en cada una de las canciones, con letras que hablan del amor y el desamor. En esta ocasión Martín Urieta, Agustín Lara, Álvaro Carrillo Rolando Hernández, Lila Downs y Paul Cohen son los encargados de transportar a quien lo escucha por una montaña rusa de emociones. Siete son las canciones inéditas, mientras que las otras restantes son versiones de canciones tradicionales muy al estilo de la cantante mexicana.

Después de dos años de su último álbum de estudio, la cantante oaxaqueña regresa a demostrar su gran capacidad vocal y su versatilidad para cantar diversos géneros musicales. Además, este disco es muy especial pues, a diferencia de otros en su repertorio, este incluye bastantes colaboraciones, entre las cuales se encuentran: Andrés Calamaro, Carla Morrison, Mon Laferte, Diego el Cigala y la Banda Tierra Mojada.

Una razón más para escuchar a este disco son las letras. El amor, fuente de energía que mueve al mundo, es el componente que une a las canciones. Aunque hay un elemento que permea todo el trabajo de pies a cabeza: el feminismo. Lila ha colocado una pequeña, pero poderosa dosis de dignidad y respeto a la mujer en cada canción; además, le ha agregado el toque mexicano que no ha de faltarle nunca a ninguno de sus trabajos.

Mi aliento es la nube que flota la costa

Soy ríos y montes sobre de la tierra

La espuma mi rostro

Soy libre y soy mujer

Para beberte

Salón, lágrimas y deseo es una expresión renovada de ser mexicano, que va más allá de rehacer algunas canciones o sacar un disco al mercado. Es una ofrenda y una conexión con el México contemporáneo porque recorre, con cada canción, etapas de un México del siglo pasado, Piensa en mí, hasta llegar al presente (Peligrosa ft. Mon laferte). Incluso es un viaje por el país (El Querreque y Son de Juárez).

Este álbum es un trabajo que invita al baile, a la pasión, a cantar y sentir. Que bien se puede acompañar con un tequila o un pulque, en una noche bohemia con amigos. Esto recuerda algo importante, parece ser que Lila y sus productores han encontrado una fórmula para hacer discos. No está mal, por ahora resulta algo muy afortunado porque hay un concepto que penetra en todo el disco.

Este disco debe superar el éxito, porque está mejor equilibrado que Balas y Chocolate. Este último es un disco con buenas intenciones y nada despreciable, pero que ofrece ritmos muy parecidos en la mayoría de las canciones. La gran comparación ha de hacerse con Pecados y Milagros, el cual fue galardonado por un Grammy anglo.

Downs tiene potencial y poco a poco se abre terreno hacia nuevos públicos. Por ello ha sido más notorio el aumento de su popularidad. Afortunadamente ella es un claro ejemplo de artista, que ha demostrado que no sólo es grande por sus interpretaciones, sino que sabe conceptualizar su trabajo y llenarlo de algo más que una linda voz.

Sea de paso mencionar que, en sus más de 30 años de carrera, su música ha evolucionado, pero no ha perdido su esencia. Esa que sabe a México en cada uno de sus canciones. Además, ha aprendido a cantar, no con el cuerpo, sino con el corazón. Maestras tuvo muchas, por ejemplo, Chavela Vargas, Lucha Reyes, Eugenia León o Guadalupe Pineda, entre otras.

Como sea, éstas son las mejores canciones del disco: Urge, Palabras de Mujer, Tus Pencas, Piensa en Mí, Envidia Con Andrés Calamaro, Seguiré Mi Viaje, Un Mundo Raro con Diego El Cigala y Peligrosa con Mon Laferte. Las demás también son buenas, pero aquí están las razones por las que este disco vale la pena.

Como dato extra, la cantante estará presentándose en Estados Unidos y México (noviembre) en este año. Si aún no conoces su trabajo, puedes buscarlo en internet, en su canal de videos.


Imagen: https://prezi.com/k8cgn4oawj-n/lila-downs/

 

 

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.