México hundido en una subcultura y las redes sociales lo confirman

Por María Fosado

 

Podría citar a todos esas personas desconocidas que gracias a su talento o sus escándalos subidos a la red se han creado fama en internet y que actualmente son considerados como todas unas “celebridades”.

Tenemos el ejemplo de aquel niño canadiense que comenzó cantando covers de canciones famosas, subió sus videos a Youtube y gracias a que un cazatalentos lo descubrió accidentalmente en la red,  logró alcanzar la fama internacional; con el paso del tiempo se convirtió en todo un fenómeno mundial.  Hoy Justin Bieber es considerado como uno de los mejores cantantes pop en el mundo.

Muchos creen que los reality shows son la plataforma ideal para hacerse famosos, pero la verdad es que no se necesita “competir” en uno para serlo, basta con ser grabado desde un smartphone por alguien de autoridad haciendo un escándalo en la vía pública o alterando el orden social, ser publicado en las redes sociales y listo.

Sin necesidad de tener un hada madrina para hacer realidad tu sueño de ser famoso y siguiendo esos sencillos  pasos, tu reputación quedará pisoteada y tu fama estará en ascenso.

Uno de los temas más comentados en internet, además de generar 474,000 resultados en Google,  es el caso de Daniela Lorena Aguirre y que muchos se preguntarán algo como ¿y esa quién es?, bueno, en realidad mejor conocida como la #Lady100Pesos, una joven de 18 años que de la noche a la mañana, como muchos otros, se volvió famosa por un video que circuló en redes sociales mostrando el estado de ebriedad en el que conducía una camioneta y no pudo evitar su cinismo al intentar sobornar con 100 pesos a los policías.

Lo más descarado de todo este asunto es que el soborno de los 100 pesos no fue lo único por lo cual se le haya criticado, sino que después de bajar de la camioneta y ser detenida, se muestra que no trae ropa interior.

Inmediatamente se convirtió en uno de los temas más populares en la red alcanzado la segunda posición de los Trending Topic en Twitter, así como su Instagram ha llegado a los 10 mil seguidores. No precisamente por el soborno a la autoridad o por demostrar que “menos es más” con ese diminuto vestido que llevaba el día en que fue detenida, sino que esta niña ojiverde ha dado mucho de que hablar por el físico que posee.

Por supuesto que los memes no se hicieron esperar, al grado de ser comparada con la cantante Belinda, hasta cuenta con una fanpage en Facebook en donde ha dado sus propias declaraciones respecto a sus actos cometidos pidiendo disculpas por su indebido comportamiento y a todas aquellas personas que se sintieron “ofendidas”. Como si quisiera darnos a entender que a nuestros ojos está mal lo que hizo, pero al parecer para ella no es considerado de esa manera.

pastedImage

Como ha captado el interés tanto por la prensa como todos aquellos que buscaron sus redes sociales, también mantiene al tanto a su audiencia respecto a su vida privada agradeciendo los regalos que algunos desconocidos han puesto en la puerta de su casa y a la vez pidiendo dejar de hacerlo. ¿De verdad estamos llegando a ese grado de estupidez? Seguramente esas son las mismas personas que se quejan de que el país está como está porque prefieren culpar al gobierno, en vez de tener la iniciativa para generar cambios sobre aquello que les molesta y al mismo tiempo proponer soluciones a las problemáticas del país.

Actualmente con ayuda de las redes sociales, prácticamente cualquiera puede volverse famoso. Algunos buscan desesperadamente la fama y no la encuentran, otros sin buscarla les llega pero ¿realmente se está utilizando la fama y popularidad a favor de algo positivo?

Es absurdo que cosas tan denigrantes sean aprovechadas para hacerse de dinero. ¿Patrocinadores para la #Lady100Pesos? ¿Firma de autógrafos?  ¿En serio?  ¿Qué sigue? ¿Convertirla en Top model mexicana?

Es de pena ajena que las marcas promuevan comportamientos negativos, lo peor de todo es que son las mismas que tienen como visión “cambiar al mundo”. Yo no los veo haciendo lo que dicen.

A todas las marcas y patrocinadores: si quieren que el mundo cambie, busquen y contacten con aquellas personas que luchan por una oportunidad para emprender sus negocios, patrocinen a esos niños que viven en pobreza extrema y su sueño es ser alguien en la vida, que tienen hambre de aprender, de salir adelante.  A esos niños sí hay que hacerlos famosos,  darles la oportunidad que merecen y lamentablemente  no tienen.

Existen personas brillantes, con talentos únicos que todo el tiempo ignoran sólo porque no son la ojiverde exhibicionista o como diría Sandra Bullock: la belleza es silenciosa.

O simplemente porque no son el multimillonario magnate dueño de las inimaginables propiedades al descubierto por los papeles de Panamá, por los que tanto se pelean por patrocinar.

Volteen a ver a quienes si han hecho algo por el amor a su país, por el querer superarse a sí mismos. ¿A poco creen que la cara bonita y cerebro de tonta les va a durar para siempre?

Deberían estar peleando en estos momentos por Olga Medrano, que seguramente no tienen ni la menor idea de quién sea: La primera mexicana de 17 años que gana la MEDALLA DE ORO en la OLIMPIADA EUROPEA DE MATEMÁTICAS. Esta niña sí va a cambiar la historia de México.

¿Ya pensaron en sus futuros empleadores que podrían ser sus hijos?

Hago un llamado a dejar de enaltecer este tipo de actos, porque después nos quejamos del país en el que vivimos.

“Este mundo no va a cambiar a menos que estemos dispuestos a cambiar nosotros mismos.”—Rigoberta Menchú.


Imágenes:  facebook.comtwitter.com

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.