Mexicanos al grito de orgullo

Por Noemy Gonzalez G

Hablar de soberanía nacional implica hablar de autonomía e independencia, pero no solo política y territorial, también económica social y cultural. México es un país con gran potencial, por su espacio geográfico y sus recursos naturales, tiene una gran oportunidad de sobresalir a diferencia de otros países de “primer mundo” como se le conoce comúnmente; tiene una historia diversa, plural, con un gran número de culturas ricas en conocimiento que el México actual a través de sus gobiernos tiene que recuperar y resguardar.

Pero ¿cómo lograr esto? Desde hace muchos años el país ha tenido una gran decadencia, mandando a la basura lo que muchos de nuestros antepasados lograron. Es cómico ver como mediante los medios de comunicación tradicionales principalmente (la televisión, periódico, radio entre otros) tratan de lavarnos el cerebro o minimizar los problemas que enfrenta el país. El asunto hace eco más allá, se tiene la idea que las plataformas socio digitales y el internet ha puesto a nuestros pies las herramientas para ser autodidactas, sin embargo, basta ver la marcha conocida como “fifí” para darse cuenta de que se trata de la utilidad que le damos, los objetivos que tenemos con él y que el tener el acceso no significa que se tenga una perspectiva crítica de lo que sucede, cayendo en la ignorancia y la mediocridad.  

Los mexicanos realmente ¿tenemos algo para sentirnos orgullosos? ¿orgullosos de encabezar la lista de países con obesidad infantil? ¿orgullosos de tener primeros lugares en delincuencia y piratería? ¿orgullosos de tener un gran número de desempleados? ¿orgullos de ver jóvenes que no estudian ni trabajan? ¿orgullosos de ser un país crédulo? ¿orgullosos de vender nuestros recursos naturales a trasnacionales? ¿orgullosos de tener alerta de género por los feminicidios del país? ¿orgullosos de asesinar estudiantes? ¿orgullosos de contar con fosas clandestinas? ¿orgullosos por tener altos índices de pobreza? Ni siquiera en fútbol ganamos algo. Realmente como pueblo del siglo XXI no tenemos cosas de que enorgullecernos, porque, los pocos logros que se tienen como mexicanos, no fueron acuñados en esta época, por lo tanto, no nos corresponden, no son nuestros logros.  

Las decadencias actuales en la población mexicana son responsabilidad de nuestro gobierno, el cual (hasta la fecha) por tratar de sacar beneficio personal han tenido un mal manejo de este. Políticos que lo único que hacen es vivir del pueblo y llenarse los bolsillos con nuestros impuestos y explotar todos los recursos de México.Se dice que los que bien se aprende jamás se olvida, y es imposible no pensar en esa dicho tan cliché cuando se sabe de cosas como las de Duarte, ¿será que su educación fue tan deficiente? ¿sus papás olvidaron inculcarles valores? Es necesario hacer estas preguntas para reflexionar que la educación escolar no forma y que los pilares personales siguen siendo responsabilidad del hogar.

La relación dialéctica entre empleo y educación es básica en México, lo que hoy en día es supuesta “educación gratuita” es todo menos eso, con el sueldo miserable que se ofrece y el alza de precios en los alimentos de la canasta básica, cada vez es más difícil que una familia mande a sus integrantes a estudiar, dando pie a la cadena de a analfabetismo, empeorando de generación en generación. 

Desafortunadamente esto no se va a acabar si no se sale del narcisismo, egocentrismo e individualidad, ¿qué quiero decir con esto? Cuando se deje de invadir la vía pública con puestos informales en banquetas y cachivaches, arriesgando al peatón, cuando se deje de dar mordida a los policías evadiendo responsabilidad, cuando se empiece a cruzar únicamente por los lugares permitidos y no a media calle, cuando cedamos el asiento, cuando se deje de tirar basura en las vías del metro y cualquier otra acción que afecte al otro. 

Cuidar la tierra, los recursos naturales, los alimentos, es primordial para conservar nuestra seguridad, nuestra sobrevivencia. El pueblo pide a gritos justicia, autonomía y sobre todo decidir sobre su propio destino, ser soberanos. Se debe leer y prepararse, no quedarse en lo que los medios ofrecen, informarse de lo que hacen los gobernantes e impedir con el poder de ciudadanos unidos y la democracia, los cambios que afecten a nuestro bienestar y de las futuras generaciones. 


Imagen: Hernández Eduardo. CDMX tiene más de dos mil marchas al año. 04/07/18. El Universal. http://www.eluniversal.com.mx/metropoli/cdmx/cdmx-tiene-mas-de-2-mil-marchas-al-ano

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.