Mayo

Por Fernando Rocha

…mi madre: pan que yo cortaba
con su propio cuchillo cada día…
.
Octavio Paz

El mundo deviene por la palabra y la palabra deviene por la mamá, Artesana de la libertad, ella es tierra de existencia y lluvia ontológica, pues

Por la Gracia de Mamá el Caos es Ser

Los cigotos ya son almirantes del dilema: o reculan para bombardear al ovario o se despeñan hacia la metamorfosis social, Y antes de ser pétalos, pólvora biológica, son pensamientos, dinamita de esencia, El hijo nace cuando es futuro de la mamá,

El bebé es un universo desgreñado que se peina al desmelenar al mundo, Con los sentidos hirvientes, cuece el conocimiento: la realidad es banquete, orquesta, braille, rosaleda y espejo, es víctima de su vagido pero patíbulo para su inocencia, pues el bebé es un dios suicida: omnipotente pero mortal, Él no cabalga con la conciencia sino con el arrullo de la mamá, mientas sorbe la libertad de su corazón,

Ustedes, niños salpicados de moral, debaten sobre las reglas del mundo, legislan con chistes o son golpistas con travesuras, La escuela es un ogro con colmillos de calificaciones, un pizarrón donde bailan las neuronas el mambo de las matemáticas, Ustedes, niños sarpullidos de conocimiento, son el destino de sus universos de juguete: la canica vive de sus pulgares y el muñeco es la boca desgajada de sus fantasías, Pero el cielo que derrumban, la mar que seducen, el desierto que arrodillan, la vida que llueven… es una sonrisa en el invernadero de las pupilas de mamá,

Tú, adolescente, eres nada, Entre el ancla y el naufragio, tú, chicle de la sociedad, Tu identidad bebe hobbies, ondea su ocio y vomita espejos, Decapitas los paradigmas y eres funámbulo de ti: o héroe de los vicios o villano de las virtudes; la libertad es una moneda para vender o comprar tu futuro, La novia de látex anudada a tu mano, la guitarra de alcohol en la espalda, la patineta de cáñamo bajo el hombro, los auriculares pedagógicos inyectando tus oídos, pero ¿dónde estás tú? Porque tú, joven, licenciado, ingeniero, violinista, biólogo, arquitecto, poeta, teniente, cura, piloto, médico, tejes la república con tu voz, tu nombre ya es la sangre de la sociedad, Clausuras la degeneración con tu corona de páginas y tu cayado de café, Embolsas tu libertad y escribes el mundo porque ya no eres inercia de carne o de juguete, sino de ideas, Pero aun siendo nada, en mamá eres todo; y aun siendo todo, a lado de mamá eres nada,

Nosotros, los esclavos del fisco, con la corbata de premuras y la blusa de prestaciones, entronizamos la ciudad, Nuestro caos es el presente eterno: las tragicomedias del periódico, la Habanera del tránsito, la diarrea crediticia, nosotros, El amanecer es una alarma, sudamos rutina pero nos perfumamos con asuetos: nuestra libertad tiene collar de sueldo, pues no hay sombra tutelar para esta canícula de supervivencia, Erizamos el pensamiento y detonamos los labios:

— #*@!

Pero una visita a la casa de pan, donde atardece nuestra madre, nos libera, pues sus abrazos son alas,

Y yo, una pasa huérfana, respiro paz, La bandada desgreña al arcoíris, El tiempo está descalzo, La ciudad flota, No hay dilema ni hervor de sentidos, No debato las reglas del mundo porque yo las escribí, No soy esclava pero tampoco soy libre pues no está mi madre, Mi madre de tierra, de sol, de libertad, de caos… ¿Cómo seré yo si no hay caos de amor? ¿Cómo seré?

Apago mis ojos, sello mis labios y entierro mi mundo, pues mi mundo devino por mi palabra y mi palabra por mi mamá.


Imagen: https://es.pinterest.com/pin/290693350933598904/

Comentarios

Comentarios