Más allá de la Navidad y de otras festividades…

Por José Barbosa

 

“Lo que me atraía no era la belleza externa cuantificable e impersonal, sino algo más absoluto que se hallaba en el interior. De la misma manera que hay quien ama secretamente los diluvios, los terremotos y los apagones, yo prefería ese algo recóndito que alguien del sexo opuesto emitía hacia mí. A ese algo voy a llamarlo aquí “magnetismo”.
Una fuerza que te atrae y te absorbe, te guste o no te guste, quieras o no. ” 

Haruki Murakami

En estas fechas muchas personas están inundadas del espíritu navideño, el deseo y la ilusión de compartir una celebración tan importante con la familia, los amigos o la pareja sentimental. Si tú estás leyendo esto, tú esa persona que hace tiempo anhelaba la llegada de Santa Claus y hoy sólo te piensas en estar un rato ameno, disfrutar de esta festividad o nada más disfrutas de la tranquilidad de tu hogar con una copa de vino sentado viendo Netflix o haciendo otros deberes, déjame decirte algo.

No pierdas la fe, no sólo es hoy, sino siempre. Todos los días hay algo nuevo que celebrar, seguramente muchas personas religiosas pueden juzgar este tipo de pensamiento, y es muy respetable por los diferentes tipos de ideologías, pero ese no es el caso; sino porque el hecho de estar vivo ya es un motivo de celebración.

Como puedes notar no soy el típico blogger, es decir; yo me considero una persona sensible que más que estar en este espacio para compartir información tal vez más importante y que necesita más visibilidad y seguimiento, como los temas políticos, científicos, literarios, económicos, entre otros; me manifiesto como una persona que se siente identificado con este espacio para proporcionar un poco de mí. El que tú, mi querido lector, te sientas también identificado conmigo. Sé que tal vez no se presta para que sepan todo acerca de mi vida personal pero ese es el significado de mi esencia hacia ti. No dar una explicación completa de mi mismo, pero en lo efímero y complejo de mis textos se explica fervientemente la simplicidad de lo que quiero expresar o dar a entender.

No me avergüenzo de mí mismo y soy capaz de reconocer cualquier aspecto erróneo que pueda llegar a tener. Y si en algo puedo ayudar a encontrarte, tal vez entretenerte, o simplemente que te pases un poquito de tu tiempo pensando en todas las barbaridades que puedo llegar a escribir, eso ya es un paso gratificante hacia mi persona.

Regresando al tema, hay que ser lo suficientemente fuerte y maduro para afrontar cualquier situación que se nos pueda presentar en la vida. Siempre hay escalones que subir y también escalones que bajar. No es permanente, aunque a veces pueda parecer que no vamos a salir de esa situación que nos pueda llegar a perturbar, todo es temporal. Por eso el hoy es lo más importante en cada uno de nosotros, tal vez muchos sienten la necesidad de dar gracias y pasar un rato agradable con la familia, pero no todas las personas la pasan bien. He ahí el equilibrio y en lo personal muchas veces se me hacen actos hipócritas de sentir empatía una vez al año, por mencionar algunos: Año nuevo, día de reyes, San Valentín, día del niño, día de la madre, día del padre, día de muertos, Noche Buena, Navidad, entre otras.

Sé que es sólo mi opinión, pero todos debemos ser consientes que todo el año es un día de celebración. Vivimos todo ese año con las personas que compartimos en esas festividades, y ahora existen las redes sociales en las que te etiquetan en una imagen deseándote lo mejor del mundo cuando no se toman la molestia de saludarte o preguntarte qué tal te ha ido tan solo una vez al año. En su momento yo también lo hice, pero con el paso del tiempo uno se da cuenta de muchas cosas y cambia su panorama totalmente.

Perdóname querido lector si mi crítica hacia este tema puede parecer algo burda o amargada por así mencionarlo, pero no quiero llegar a ese punto sino el hacerte entender que debemos ser empáticos siempre, pero sobre todo dar amor sin recibir nada a cambio. Por qué no hay nada más maravilloso que dar, y no hablo de cosas materiales sino el hecho de otorgar tiempo que es algo que jamás vas a recuperar, dar cariño, o tan sólo estar presente (dar amor es la palabra correcta).

El hecho de haber ganado amigos, o de haber perdido amigos a lo largo de este año, o del pasado o del anterior… No nos hace malas personas, y eso ocurre en todos los temas; familiares, profesionales y sentimentales. Aprovecha el hoy, vive el hoy, sonríe y vence tus temores. Podemos llorar no somos rocas, eso nos hace sacar todo lo que llevamos guardado, porque a veces a la larga nos puede provocar enfermedades.

Sólo te pido una cosa:¡No decaigas! Como ya dije; soy una persona de sentimientos tal vez a simple vista si llegas a conocerme débiles, pero tengo el carácter fuerte. Detesto que me mientan, pero sobre todas las cosas que las palabras no coincidan con las acciones y a su vez contradicciones de las mismas. No todos podemos andar de buen humor siempre, no debemos presumir de algo que no tenemos y debemos agradecer por lo que tenemos.

Sé que hay muchos temas que destaco en este texto, y sé que aún me falta mucho por aprender de la vida misma. Pero si de algo te sirven mis palabras, como ya dije antes eso es lo que hace llenarme como ser humano, la estabilidad emocional es en lo que las personas deberíamos enfocarnos, y sé que no todas las personas están tan perturbadas como yo jajaja pero ese no es el caso. Debemos también ser conscientes de todo lo que pasa en el mundo, pero sobretodo en nuestro país. Te invito a que leas uno de mis textos; “Mejoremos la visión política”, ese también es un tema que pueda interesarte si acaso no lo has leído.

Como ya dije; no soy el típico blogger. A lo largo de este año sufrí muchos cambios en mi vida que me hicieron comprender tal vez 90% de lo que acabo de escribir, espero me hayas brindado un poco de tu tiempo y hayas llegado hasta este párrafo. Te lo agradezco mucho, hoy es navidad. No sé si se vaya a subir el día de hoy mi texto, pero no es necesario todos los días se celebran nuevas situaciones, oportunidades, promesas, etc.

Ser fiel a uno mismo y sobre todo a tus seres queridos no es ser tonto, sino ser lo suficientemente maduro para ser honesto y cumplir las promesas, preocuparse por los sentimientos de los demás y valorar el amor de otras personas. Si amas, demuéstralo. Si no amas no ilusiones. Si pides prestado, paga. Pero sobretodo ten el valor de afrontar las situaciones que se te lleguen a presentar y no esperes que los demás las resuelvan por ti.

Yo perdí muchas personas este año, pero también gane aprendizajes, muchísimas lecciones de vida. Pero sobretodo gané recuerdos maravillosos. Y tal vez no perdí, porqué el hecho de haberlas conocido me hace un ganador. No hay que guardar rencores y saber dar gracias por lo compartido. Y por todo lo que vendrá.

Y recuerda ver más allá de la Navidad y otras festividades…


Imagen: https://loqueva.com/wp-content/uploads/2014/12/holi-festival-of-colours-buenos-aires-loqueva-1.jpg

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.