Lo que el Iceberg A- 68 nos dejó

Por Nely Ortíz

El 12 de julio del año pasado, el Iceberg A-68 se desprendió de la plataforma Larsen C de la península Antártica, convirtiéndose en el 3er iceberg más grande en desprenderse, con medidas equivalentes al tamaño del Estado de Delawere o al de  Aguascalientes, de la Isla Mallorca o de la distancia del centro histórico de la CDMX a Querétaro.  Esta enorme pieza de hielo mide 5,800 km2 y sobresale 30 metros sobre el nivel del mar.

La Antártida cuenta con enormes extensiones de hielo que rodean al continente y es muy común que a veces se fragmenten, sin embargo la magnitud de esta iceberg no se había visto desde 1957 y su tamaño es la causa principal de preocupación ya que puede desprenderse en pedazos más pequeños y afectar directamente al trafico marítimo, en el peor de los casos se irá derritiendo y por supuesto propiciará el aumento del nivel del mar.

Tan solo con el agua que contiene el iceberg A-68 es suficiente para elevar el nivel del mar tres milímetros, si esto ocurre no será inmediato, al contrario, será un proceso que tardará años, algunos de los pedazos se quedaran congelados durante décadas y otros se irán a aguas más cálidas y se fundirán.

El iceberg de un trillón de toneladas no se ha movido demasiado de la plataforma Larsen, la última toma registrada muestra que sólo se ha movido 15 millas desde su desprendimiento.

¿Cómo afecta a la plataforma Larsen?

Con el desprendimiento del iceberg A68, la plataforma Larsen redujo su tamaño en -10%. Si los glaciares mantenidos bajo control por la plataforma Larsen se dividen en el Océano Antártico, podría elevar el nivel del mar unos 10 centímetros. La plataforma actúa como una especie de frenos o barrera que impide que los glaciares fluyan directamente al océano.

En 2011, científicos de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA)  descubrieron una grieta que atraviesa los glaciares de Pine Island, también de la Antártica y para septiembre de 2017 ya se habían desprendido 266 km2 formando así un iceberg.

El trozo que se desprendió formaba parte de la parte flotante del glaciar, que significa que cómo tal este no contribuirá directamente al aumento del nivel del mar.

La mayor parte del tiempo, cuando se desprenden parte de los glaciares sucede de las orillas (cómo el iceberg A-68) sin embargo en de Pine Island fue internamente, es decir se desprendió de una sección interior del glaciar.

La importancia de los icebergs  en el ciclo del carbón.

Se ha descubierto que el derretimiento de los icebergs de la Antártida aumentan los niveles de clorofila en el agua, lo que aumenta la absorción de dióxido de carbono en el océano ya que se muestran cambios en las características físicas y biológicas de las aguas superficiales después del tránsito de un iceberg y esto aumenta la población de fitoplancton, esta agua derretida de los icebergs contiene hierro y otros nutrientes que contribuyen a una actividad llamada “carbon sequestration” que  es el proceso involucrado en la captura de carbono y el almacenamiento a largo plazo del dióxido de carbono atmosférico u otras formas de carbono para mitigar o diferir el calentamiento global . Se ha propuesto como una forma de disminuir la acumulación atmosférica y marina de gases de efecto invernadero, que se liberan al quemar combustibles fósiles.

Glaciares y cambio climático.

Los glaciares se producen cuando la nieve se acumula, se compacta y se cristaliza. Las áreas glacearizadas cubren más de 15 millones de km2 y almacenan cerca del 75% del agua dulce del planeta. El glaciar más grande del mundo está en la Antártida es el “Lambert-Fisher” y tiene 400 km de largo.

Ya se sabe que la producción de electricidad usando carbón y petróleo, y otros usos de los combustibles fósiles en el transporte y la industria, afecta el medio ambiente de una manera que antes no se entendía.

En los últimos 200 años, la actividad humana ha aumentado la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera en un 40 % y otros gases, como el metano en un 3% aproximadamente.

Estos gases absorben calor que se irradia desde la superficie de la tierra y, al absorber este calor, la atmósfera está más caliente. Los gases que atrapan el calor, a veces llamados “gases de efecto invernadero”, son la causa de la mayor parte del calentamiento del planeta y el derretimiento de los glaciares en los últimos 50 años. Sin embargo, causas relacionadas, como el aumento del polvo y el hollín debido al pastoreo, la agricultura y la quema de combustibles fósiles y bosques, también están causando su derretimiento.

Actualmente los glaciares se enfrentan al avanzado deshielo, que últimamente superan a la cristalización, es decir, que se producen tan rápido que no permiten que se recuperen las capas de hielo.


Imagen:  https://www.artspace.com/cyril_christo_and_marie_wilkinson/iceberg_disco_bay

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.