Libro versus Película

Por Ana Fernanda Garduño
Me pasó hace poco, estando en la escuela, que nuestra profesora de lingüística nos preguntó acerca de los libros que habíamos leído. Me llamó mucho la atención una respuesta que dio un compañero: “Yo ví la película de Harry Potter, pero no leí el libro”, creando claramente, una igualdad entre la película y el libro.
¿Porqué es que los jóvenes actualmente prefieren conocer una historia por unas película más que por un libro? Es verdad que es parecido, es más rápido, no te tomas la “molestia” de imaginar las voces, los personajes, o tú mismo de formar parte de la historia.
Como amante del cine, siempre me han gustado las películas, en especial las que están basadas en libros que yo ya he leído, y, aunque a veces salgo decepcionada de la película por su bajo nivel de fidelidad a la historia original, la mayoría de las veces establezco una conexión entre el director, los productores, guionistas y actores, sabiendo que, de cierta forma, a ellos les gusta lo mismo que a mí, sabiendo que ellos también disfrutaron del libro como yo lo hice (siendo el caso de el señor de los anillos, del club de la pelea y las muchas adaptaciones de Sherlock Holmes, por ejemplo).
Pero entonces, ¿Qué sucede con los libros? ¿Es acaso la televisión el libro contemporáneo? ¿O, es que nuestra generación no imagina más y prefiere que todo se lo presenten, para no procesar nueva información?
De acuerdo con la Encuesta Nacional de Lectura 2012, en nuestro país sólo existe una biblioteca por cada 15 mil habitantes, y una librería por cada 200 mil. Según sus datos, los mexicanos leen tan sólo 2.8 libros al años, teniendo tan sólo al 2% de la población con la costumbre de leer habitualmente, lo cual nos sitúa en el penúltimo lugar de 108 naciones de la UNESCO. Y, si queremos hablar de gente joven (de 12 a 17 años), 30% afirma que no le gusta leer, 61% que no tiene tiempo, y 48% que nunca ha acudido a una biblioteca.
Por otro lado, las investigaciones arrojan que 41% de la población dedica su tiempo libre a ver televisión, ¡Ni siquiera películas! Es muy común que la gente tenga cable en su casa, pero no todos tienen películas, y mucho menos libros.
Es muy común que cuando a los estudiantes de secundaria o preparatoria se les pida leer un libro, busquen mejor su versión televisiva, o su reseña en internet, y los profesores o padres lo permiten, argumentando que realmente “Es lo mismo”, ¿pero realmente lo es?
Me llegó a pasar hace poco, que previamente a que saliera la película del “Hobbit” en los cines, leí primero el libro, el cual, siendo muy sencillo, me pareció maravilloso. La verdad es que la película me sorprendió. No porque fuera muy buena, sino porque fue una completa violación a su versión impresa, al contrario de sus predecesoras: La trilogía del señor de los anillos. Por cuestiones de fama, económicas, o no sé porqué, Peter Jackson decidió hacer del sencillo y precioso libro, una trilogía, por lo que obviamente, salen muchas cosas que no se incluían en el libro, como la no muy pequeña aparición de Azog, el orco blanco, o el romance creado en la segunda película entre Kili y Tauriel (quien por cierto no aparece en el libro), quienes restaron importancia a todas las grandes cosas que pudieron haber desarrollado, como la escena del oso, en la segunda película, la cual fue soza y mal manejada.
Siendo mi punto: Un libro NO es lo mismo que la película. Muy a pesar de que nos parezca más cómodo sentarnos en nuestro sillón y dejar que las imágenes y las palabras lleguen automáticamente a nuestro cerebro, la palabra escrita es mucho más bella, más sutil, y desde luego, más informativa. La película se come cosas, o agrega cosas que no estaban en el libro. Hay que recordar también, que el que escribió el guión de la película, la gran mayoría de las veces no es el autor del libro, por lo que la calidad del guión puede decaer en gran medida.
No estoy diciendo que sea malo ver películas, ellas también son una forma de liberación y de entretenimiento artístico, solo creo que no deberíamos hacer comparaciones de libros con películas. Son dos cosas completamente diferentes, con su propio encanto cada una.

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.