Las nuevas generaciones y el cambio de paradigma en la política

Por Ángel Arce

No es secreto que aproximadamente desde hace una década, las transformaciones sociales, tecnológicas, económicas y políticas en donde fenómenos como la “Primavera Árabe”, el movimiento global “Ocupas” y movimientos políticos como “Yo Soy 132” en México y “Podemos” que, logró su constitución como partido político en España transformando el espectro del poder en la península ibérica, han cambiado a partir del hartazgo y deterioro del sistema neoliberal en todo el mundo la forma en cómo los ciudadanos, sobre todo las nuevas generaciones, perciben su entorno y la realidad. Partiendo de la incapacidad de re invertirse y adaptarse a estas nuevas condiciones, en donde la transformación del poder mismo influye drásticamente en quienes lo obtienen, cómo lo obtienen y quienes son capaces de mantenerlo, las nuevas generaciones empiezan a impulsar opciones políticas que buscan conectar con el sector al que pertenecen para motivarlos a participar en política y entonces desde una opción que ellos mismos construyen, se transforme su realidad. Actualmente los poderes tradicionales y avasallantes como trasnacionales, partidos políticos, Estados y otras expresiones del poder están perdiendo terreno ante compañías, agrupaciones, movimientos sociales y políticos relativamente inferiores en estructura y tamaño, por lo que las opciones políticas tradicionales no son más, viables para los ciudadanos por carecer de la representación de sus intereses, necesidades y acciones que garanticen las mismas a través de resultados benéficos y concretos.

Ante esta situación, las nuevas generaciones, aquellas identificadas con los Millenial, e incluso la Generación Z, capaces de crear empatía, y entender las dinámicas sociales y políticas a partir de la transformación del poder y la utilización de las TIC (Tecnologías de las Información y Comunicación,) deben construir opciones ciudadanas que den un giro de 360° en la forma de hacer política a partir de causas y activismo tanto social como digital. En México, la política clientelar, sigue dominando el escenario electoral sin importar el partido, sea de derecha o izquierda, por lo que es sumamente necesario que la organización política de asociaciones civiles, perfiles políticos, académicos y activistas pertenecientes a las nuevas generaciones, diseñen y materialicen un proyecto único a partir de diferentes expresiones, pensamientos diversos y plurales que sin embargo, confluyan en una opción política fresca, congruente y atractiva cuya motivación sean las causas de la sociedad y no los intereses de grupo y personales que manchan hoy en día a los partidos tradicionales. Ejemplos como los de las elecciones en Estados Unidos en donde la representante del Establishment del partido Demócrata perdió ante Donald Trump y su discurso populista a pesar de “defender” una agenda progresista, hasta las actuales elecciones en Francia en donde el partido gobernante, el partido Socialista tuvo que crear una alternativa de “centro” que atrajera a nuevos simpatizantes y adherentes, refleja la necesidad de renovación que la ciudadanía impulsa con base en no un programa o plataforma de un partido tradicional, sino con base en una propuesta nueva, fresca y efectiva que garantice el inicio de una era del quehacer político que signifique un rompimiento total con las practicas actuales de todos los partidos políticos sean de izquierdas o derechas y obedezcan solo y  claramente a las causas y derechos de los ciudadanos.

Hoy en México opciones como “Por México Hoy” y “Ahora” entre otros colectivos, conforman una esperanza de cambio real constituida por una pluralidad representativa de la sociedad mexicana y de las nuevas generaciones que en conjunto con la experiencia de liderazgos históricos como el del Ing. Cuauhtémoc Cárdenas, aunado al surgimiento de nuevas figuras como la de Pedro Kumamoto entre otros activistas, tienen las condiciones para conectar con los ciudadanos y sus causas, apostar a un proyecto en donde la diversidad social y las nuevas generaciones propositivas, se alejan de las juventudes que con pesar, se alinean con intereses de la clase política que no aportan un centímetro a la transformación de la realidad mexicana. Para combatir populismos de derechas e izquierdas, hace falta una confluencia generacional que solvente dogmatismos y construya una plataforma congruente en el discurso y la acción.  Las nuevas generaciones deben alejarse del conformismo electoral y político y arriesgar en favor de un proyecto verdaderamente progresista de avanzada que resuelva a corto, mediano y largo plazo las necesidades de justicia, libertad e igualdad, la trasformación del país reside en la voluntad de sus nuevas generaciones, aquellas que con convicción y creatividad concentran el manubrio de la acción política y social alrededor del mundo.


Imagen: http://www.morelosesmas.com/2016/10/10/los-milenial-tienen-el-futuro-en-sus-manos/

Comentarios

Comentarios