Las jornadas juveniles en la FILPM

El día de ayer tuve la oportunidad de asistir a las jornadas juveniles de la Feria del Libro del Palacio de Minería (FILPM). Para ser completamente sincero, no esperaba mucho de las actividades que se tenían para esos días “pensados para jóvenes”, principalmente porque aún sigue existiendo un terrible estigma respecto a lo que los jóvenes buscan como material de lectura. Lamentablemente este mismo estereotipo del “joven lector”, es reforzado por las actividades que muchas veces se muestran en diferentes eventos como esta Feria.

Muchas veces estas jornadas, por lo general, son pensadas como una simple extensión de literatura infantil con un enfoque un poco más “desarrollado”. Esto por supuesto que se debe también en gran parte a la mínima inclusión de los niños en la lectura desde tempranas edades en México. Es decir, si carecemos de una juventud con ya una lectura mucho más amplia y trabajada, es difícil que se pueda aspirar a ofrecer libros con más riqueza escrita. Simplemente no es negocio.

Ahora bien, regresando a la FILPM, debo aclarar que nunca antes me había acercado a espacios como éste, que estuvieran pensados para jóvenes dentro este evento en ocasiones anteriores. Debo hacer énfasis en lo anterior, porque aunque he ido a la Feria en múltiples ocasiones anteriormente, no tengo punto de partida para juzgar como se ha desarrollado este tipo de actividades; ni siquiera sé si hayan existido estas jornadas en ediciones pasadas. Fue hasta esta ocasión que decidí poner atención especial en ellas.  De manera afortunada, y con bastante agrado, puedo decir que en esta trigésima quinta edición, la FILPM me dio una grata sorpresa.

Si hay que reconocerle algo a la Feria es su riqueza como evento; con 644 actividades durante sus doce días de duración, es algo indudable.  A mi parecer, por lo menos dentro de las jornadas juveniles, los espacios ofrecidos fueron sumamente interesantes y variados; cosa que honestamente no me esperaba.

Durante los tres días que duraron estas jornadas juveniles hubo eventos como la presentación del libro “Dinámicas políticas, sociales, económicas y culturales frente al cambio climático”, presentado por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; la conferencia “Bukowski: el alcoholismo irrediento”, por Manuel González Oscoy;  la lectura íntegra de la gran obra de Juan Rulfo, Pedro Páramo, por el Grupo Poesía en Voz Alta; o la conferencia presentada por la Dra. Andrómeda Valencia Ortiz, que explicó la Identificación de las principales fortalezas psicológicas de los superhéroes de Marvel a través de un análisis basado en psicología positiva.

Además de las interesantes conferencias y los diversos talleres, algo que debe notarse, es que la participación de los jóvenes dentro de la FILPM fue muy vasta. No solamente iban jóvenes de escuelas, con grupos de amigos o con sus papás y mamás, también hubo jóvenes que asistieron en pareja o inclusive solos. Siempre interesados en conocer un poco más sobre sus temas preferidos.

Afortunadamente estás jornadas juveniles dentro de la XXXV Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, han logrado causar una impresión diferente en la visión que yo tenía respecto a la forma en la que muchas veces nos ven a los jóvenes. Me da  gusto ver que realmente se están tocando temas de gran importancia para los jóvenes dentro de estos espacios, y aunque definitivamente siga existiendo un gigantesco camino por recorrer, esperemos que la próxima edición sea tan rica en sus logros como ésta.

Comentarios

Comentarios

Héctor Mondragon

Héctor es el Director de Jóvenes Construyendo, además, es estudiante de Relaciones Internacionales de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Disfruta de placeres como la lectura, la escritura y la fotografía.