Las alas de la libertad

Por José Barbosa

 

Somos aquello en lo que creemos, aún sin darnos cuenta. 

Carlos Monsiváis 

 

¿Alguna vez han sentido que no saben qué hacer? Hay cierto tipo de cuestionamientos que los seres humanos debemos hacernos día a día, digo esto porque existen momentos en los que nos sentimos dichosos porque, suelen existir etapas en nuestra vida, que están funcionando mejor que otras y tal vez solemos aceptarlas porque son momentos positivos. Algunos ejemplos pueden ser el tener un buen día, una buena relación de pareja, una buena compañía en el trabajo, buenos momentos con los amigos y con la familia. Pero ¿qué pasa cuando todo eso llega a cambiar?

El destino es efímero, muchas personas no creen en él y simplemente se encargan de vivir el momento, pero yo estoy en desacuerdo con ese punto; ya que por algo pasan las cosas, y el destino o la vida misma se encargan de ponernos pruebas, que en algunas ocasiones suelen ser muy duras y en otras tal vez no tanto. Aunque ¿qué pasa cuando no sabemos cómo reaccionar? Es ahí cuando debemos ser maduros para aceptar cualquier tipo de desafío o reto.

Es ahí donde menciono que somos seres imperfectos, que debemos de aprender de los errores cometidos y salir adelante de ellos. Aunque no sólo se trate de errores profesionales o sentimentales, ya que el aceptar las cosas por lo que son en su momento es lo que nos hace crecer, y tal vez no sólo los errores, sino las simples consecuencias de la vida misma ¿Quién no ha perdido a un ser querido,  a un amigo, se ha decepcionado, se ha sentido frustrado, se ha enojado consigo mismo? todos estos cuestionamientos y más son meramente humanos; y ese es el punto que quiero tocar, el dejar que todo fluya y aceptar las cargas.

Algunas personas no suelen aceptar los retos y muchas veces suelen encerrarse en una esfera que utilizan como “método de protección al corazón”, dicho de una manera muy coloquial, y no aceptan lo que la vida les está poniendo enfrente. Aunque debemos de cuestionarnos el hecho de que todas las casualidades o las circunstancias pasan por un solo motivo en la vida, que todo sucede para hacernos fuertes y salir a flote de cualquier reto (ya he mencionado esto, pero es necesario entenderlo).

Si nos pusiéramos a analizar la vida de todas las personas en el mundo, jamás terminaríamos de entender la complejidad de la mente humana y de cómo aceptan o no las batallas de la vida.  Cada cabeza es un mundo y a cada persona le pasan circunstancias diferentes y duelos diferentes. Y todos debemos ser respetuosos, porque no sabemos por lo que están pasando las demás personas. Aunque muchas de las veces, los problemas de terceros nos parezcan tontos.

Muchos suelen sufrir acoso, discriminación, violencia, explotación en el trabajo o simplemente no son felices. Pero, ¿qué pasa cuando fueron felices y ahora no lo son? Hay temporadas buenas y malas, pero el hecho de aceptarlas y salir a adelante depende de cada uno. El ser humano es tan brillante, que es capaz de lidiar con todo tipo de circunstancias, y somos capaces de dar mucho por nosotros y por los demás.

Debemos entender que aceptar las cosas nos puede llevar a un grado de estabilidad emocional muy alta, y resignarnos a las cosas puede llevarnos a un punto en el que podamos, un tiempo sentirnos bien y al otro día estar devastados y con mucho estrés en la cabeza.

Eso no quiere decir que debamos bloquearnos, sino que sepamos cómo aceptar los hechos y aprender de todo lo sucedido. Entender que en alguna etapa de nuestra vida fuimos muy felices y aprovechar esa experiencia para salir adelante y re-dirigir nuestro camino, ya que la misión más grande de todo ser humano, es ser feliz.

En otros términos, también debemos aceptarnos a nosotros mismos y perdonarnos, y hacer lo mismo con las personas a nuestro alrededor. Aunque, una cosa es cierta, es necesario sentirnos tristes ya que es normal por qué somos humanos, y sentirnos acabados o invadidos de vez en cuando por angustias, dolor y desilusiones. Estas emociones sólo nos llevan a un punto final, a buscarnos y enseñarnos a valorarnos y entender cuál es la felicidad en nuestra mente.

Al sentirnos tristes y abatidos por las consecuencias que han pasado en algún momento de nuestra vida, nos puedan parecer injustas y preguntarnos ¿Por qué a mí? Y es que no es fácil entender la vida, no es fácil entender el porqué de los sucesos. Aa veces se está arriba y a veces se está abajo. Estar triste es bueno porque es una emoción que al poco de un tiempo o un largo momento, conlleva a la felicidad misma. Y cuando esta sensación vuelva a ser vital en nuestra mente, cuerpo y espíritu sabremos perfectamente que estamos bien y nos hizo fuertes al sentirnos tristes.

Nunca hay que arrepentirse de lo vivido, hay que ser realista ante el pasado. Es necesario revisar lo que ocurrió y darnos cuenta de que la negación no es lo mejor y pensar en positivo acerca de lo que puede ser. Es entender que hay luz al final del camino y que a veces la mente es tan compleja, que se niega a entender. Debemos experimentar las emociones y descargarlas, ya que hay personas que nos dicen: – No llores, todo pasará – Y es que ahí se equivocan, porque nadie está en nuestros zapatos, todos enfrentamos retos y ciclos distintos.

Pero lo que está muy claro es que debemos ser fuertes, enfrentarnos a ese dolor sea cual sea, y siempre estar agradecidos por lo vivido en el pasado y por el simple hecho de haber sido felices, esos momentos que son únicos, especiales y que se quedan guardados en el corazón. si en este momento alguien está pasando una batalla campal en su cabeza, siempre, después de la tormenta, sale el sol y no debemos de tratar de apresurar las cosas (muchos tanatológos lo dirían de este modo). El experimentar el dolor para salir a flote y entender la felicidad es la mejor arma, el aceptar nuestras emociones lleva tiempo, pero todos podemos hacerlo, somos seres pensantes y nos merecemos ser felices, todos nos merecemos abrir nuestras: “Alas hacia la libertad”.


Imagen: http://3.bp.blogspot.com/eHwRTjBUG1A/UM93jh0vZOI/AAAAAAAABJI/SwZ8BdwtsSI/s1600/alas.jpg

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.