La sociedad fragmentaria

Por  Mauricio Rodríguez

 

“Todos somos genios. Pero si juzgamos a un pez por su habilidad para trepar un árbol, vivirá toda su vida creyendo que es estúpido.”
Albert Einstein.

En el mundo habitamos 7349 millones de seres humanos según estadísticas del Departamento de Economía y Asuntos Sociales de las Naciones Unidas en 2015, lo anterior significa que hay una enorme cantidad de variables en diversos temas, pues un ser humano es una composición de diversos elementos, tanto intelectuales como emocionales y por lo tanto, estudiarlos a todos es elementalmente aún imposible.

Sin embargo, estableciendo generalidades, se puede pensar que todos los seres humanos tenemos un elemento o más bien fragmento que nos diferencia los unos de los otros, aunque la distancia entre el ser humano con el fragmento más común hasta el fragmento más extravagante o algún talento excepcional es abismal, lo anterior no quiere decir que cada una de las personas que habitan este planeta no tengan algo que aportar.

Por lo tanto cada persona tiene algo que transformar o fortalecer para exaltar tal fragmento, pero en realidad para ello es totalmente necesario replantar el sistema educativo, pues este aspecto determina la formación de un infante, y por lo tanto si el sistema está diseñado para implantar a las personas a una lógica social de los años 20 la mayoría ignorara las potencialidades de su personalidad.

Tomando en cuenta lo anterior, en primer lugar se debe afirmar que hay áreas que tienen mayor prestigio sobre las otras, es decir, hoy la ciencia y la razón son el aspecto dominante, lo cual limita totalmente al ser humano a desarrollarse en otros elementos tales como la espiritualidad o la teología sin ser criticado por esta comunidad que dice portar la verdad tal y como la santa inquisición hizo una vez, en segundo lugar entonces, debemos denotar que el desarrollo histórico nos ha permitido crear Estados Nación que generan los medios para un desarrollo individual más estable y mucho menos determinante, sin embargo tal lógica recientemente se está instaurando gradualmente, pues provenimos de una etapa de industrialización lo que quiere decir que el sistema educativo y aun la sociedad determinaba su actuar bajo una lógica de integración, en donde se limitaba al individuo a producir y a gastar, pero hoy en día comienza a cambiar.

Pues con el advenimiento de la democratización en el aspecto de la información es posible que cada persona se auto determine y de manera autodidacta fortalezca el ya mencionado fragmento, aunque existen determinados elementos que imposibilitan a la mayoría de las personas para materializar lo anterior expuesto, es así como en tercer lugar la desigualdad social, la capacidad individual y social se ven determinadas en una lógica de acceso, es decir el más pobre dentro de un país no tiene la capacidad de fortalecer su fragmento equivalentemente con el más rico del mismo, y es entonces cuando la relación abismal en tal ejemplo debe hacernos reflexionar acerca del desperdicio de capital humano que todo país tiene a causa de la inatención de este sector, en los países de primer mundo se puede decir que es baja, sin embargo; en los países en vías de desarrollo de verdad está siendo un tema preocupante que no se toma en cuenta más que en tiempos de elecciones, por lo tanto es posible que si existen 10 mil seres humanos capaces de ser o considerárseles genios simplemente lo ignoramos, en ese caso entonces ¿queda como misión de las personas de clase media y alta generar acceso para personas de bajos recursos?

La respuesta según la realidad social del mundo es no, pues nos encontramos alienados en la constante cultura mundo que nos hace estar al pendiente de otras naciones pero ya no de la nuestra, y es así porque nos permitimos observar nuestra individualidad y desperdiciarla consumiendo y aunque la mayoría de estos sectores tengan al alcance de sus manos el desarrollo personal de su fragmento también lo ignoran, pocas son las personas que durante la historia de la humanidad han volteado a observarse y ser conscientes de su actuación en pro de la humanidad, y aunque también exista el caso contrario realmente es desalentador observar que las personas resulten tan apáticas a la hora de observar la grandeza de sus personas.

La humanidad entonces, en esta lógica seguirá siendo dominada, aun cuando en esta época existen todos los medios para generar más cultura, más belleza, más estabilidad y justicia social, paradójicamente es el momento en el cual más desapegados estamos de nuestra responsabilidad social y exaltamos de manera fútil, frívola y narcisista nuestra individualidad, en el momento en que la sociedad reconozca que la individualidad no es un regalo sino más bien un privilegio que dicotómicamente debemos utilizar para formar un sentido social más compasivo, inclusivo, bello, justo entre otros adjetivos utópicos lo estamos desperdiciando para acrecentar nuestra ignorancia y conformismo, hay mucho que cambiar, hay mucho que afrontar pero hoy estamos en una sociedad tan fragmentaria que realmente somos motas de polvo flotando en una pesada y densa oscuridad, las palabras del siglo entonces son la incertidumbre y la ceguera.


Imagen: http://www.crisasesores.com/img/blog/posts/6613925.jpg

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.