La palabra del año: The F-Word

Por Elisa Horta

A inicios de esta semana el diccionario anglosajón Merriam-Webster publicó su lista de las 10 palabras más buscadas en su plataforma online. Los resultados, incluyendo la definición, trasfondo y contexto de la palabra, fueron desde lo esperado hasta lo sorprendente.

Lo que nadie vio venir fue el resultado número uno.

Feminismo”.

Merriam-Webster define al feminismo como “la teoría de la equidad política, económica y social de los sexos” y “actividad organizada en nombre de los derechos e intereses de las mujeres” (n.a. traducción).

Ahora, no todos conocen realmente la definición de diccionario del feminismo y mucho menos la que activistas, políticas y las mujeres de la actualidad le dan. Siempre se ha dicho que la ignorancia es la felicidad de los tontos, o la madre de todos los males. Y en esta ocasión me inclino más a la segunda frase.

Hoy en día nos topamos, todavía, con personas que rehúyen de esta poderosa palabra y se ven molestadas por su fuerza. “Feminismo” se ha vuelto casi una grosería, una de esas palabras que no puedes decir en voz alta frente a las personas porque te van a voltear a ver y te criticarán con todo lo que tienen… Porque poseen una idea errónea de lo que es este movimiento ideológico.

El diccionario online ha comentado que a lo largo del año se han registrado varias alzas en la tendencia de esta palabra en su plataforma después de fechas clave a lo largo del año. La primera, y más grande, fue el 21 de enero cuando en Washington D. C. se llevó a cabo la Marcha de las Mujeres (Women’s March) un día después de la toma de presidencia de Donald J. Trump para protestar en contra de éste y los peligros que su administración representaba. La segunda fecha más importante fue recientemente, cuando las redes sociales explotaban por el movimiento #MeToo (#YoTambién) en respuesta a las acusaciones y declaraciones de asalto y violencia sexual.

Sin embargo, la presencia de esta palabra tomó fuerza con producciones para la televisión y pantalla grande. Algunos ejemplos serían la película de Patty Jenkins, Mujer Maravilla o la premiada serie The Handmaid’s Tale (El Cuento de la Criada), basada en la novela de Margaret Atwoood.

Merriab-Webster también ha atribuido a la búsqueda continua de esta palabra a las dudas de muchas personas a lo largo del mundo sobre si este movimiento e ideología es realmente inclusivo o si es propio únicamente de las mujeres.

Con el tiempo se ha podido ver que el verdadero propósito del feminismo es unificar a ambos sexos y a todos los géneros en una lucha activa por la igualdad y la equidad en todos los ámbitos que podamos pensar.

El feminismo no es un movimiento sexista ni una respuesta violenta a las tradiciones que conocemos de toda la vida. El feminismo no se trata en salir a la calle a protestar sin playera (aunque siempre defenderá el derecho de las mujeres a hacerlo, si lo desean, sin problemas), o a buscar deshacerse de los roles tradicionales que consideramos apropiados para una mujer. El feminismo se trata de retar a las estructuras y sistemas socio-políticos de la actualidad a transformarse y flexibilizarse para permitir que las mujeres tengan más y mejores oportunidades de participar en donde y como lo deseen.

También protege a las minorías y se preocupa por la cultura, la salud física y mental, la protección de razas y etnias, los derechos humanos y la libertad sexual y la ideología de género. El feminismo es interseccional, conecta y relaciona todo lo que defiende con la correcta representación de todo esto.

Y claro que busca incluir al hombre en el movimiento no sólo para hacerlo más fuerte y numeroso, si no porque también los acoge y apoya cuando es necesario. Pero también busca destruir su equívoca idea de supremacía y mayor importancia, pero sin dañar ni excluirlos de la sociedad o la corriente en sí… A menos que hayan hecho algo en contra de lo que se lucha.

Y esa es la verdadera esencia de la palabra, no el insulto que se piensa que es.

En la publicación de las 10 palabras del año del diccionario se hace una introducción que vale la pena mencionar: “[… es una medida cuantitativa del interés por una palabra en particular. Nuestro diccionario online nos da una visión a la curiosidad colectiva del público, con millones de palabras buscadas cada mes.”

Con esto, nos es fácil interpretar que cada vez más personas se preocupan e interesan por el verdadero significado de esta palabra tan grande y fuerte que tiene tantos significados pero un solo objetivo: la igualdad. Si más personas continuaran con esta tendencia y no sólo buscaran sobre el significado de la palabra si no por la historia, el trasfondo y la misión y objetivo del movimiento, éste continuaría creciendo de manera que no pudiera seguir siendo ignorado como intentan que así sea.

Porque no hay nada más importante para el feminismo que ser visible, que ser escuchado.

Y si la curiosidad se transforma en interés y éste en unión y compromiso, también será imparable.

Merriam-Webster también incluye otras palabras como “cómplice”, “empatía”, “rechazado” y “dotard” cuya traducción literal en español sería “viejo chocho” o “viejo loco”… Me pregunto el por qué estará ahí.

Si uno lee la lista completa y piensa en el año que atravesamos y estamos por acabar, no será muy difícil el ver el por qué están ahí. Después de todo las palabras del año, entre tantas listas que aparecen conforme se va acabando, es otra manera de repasar lo que ha sucedido en los últimos 365 días.


Imagen HerCampus, Universidad de Toronto

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.